Perfil del historiador Burnett Bolloten

(Publicado en el tomo 30 de la Colección La Guerra Civil Española. Mes a mes. Unidad Editorial. Madrid, 2005. pp. 124-5)
Burnett Bolloten (1909-1987) fue el hijo inquieto de un matrimonio judío de Liverpool. Siendo un adolescente se dio cuenta de que lo suyo no eran los negocios sino el periodismo y en aquella Inglaterra de los años 30 comenzó a trabajar en la popular agencia de noticias United Press. Le encantaba viajar y el destino le llevó a elegir Barcelona para pasar el verano de 1936. Cuando estalló la sublevación de Franco, llamó a sus jefes para ofrecerse como corresponsal y nació en él un interés excepcional por la Guerra Civil Española que marcaría el resto de su vida.

Como él mismo ha confesado, aunque no era marxista, en aquel momento simpatizaba con el Partido Comunista. Su trabajo en España se redujo, muy a pesar suyo, a transmitir los comunicados oficiales y los escritos revisados por la censura de prensa extranjera. En seguida sintió una gran atracción por un conflicto tan característico y comenzó a recopilar documentación que le sirviera para escribir un pequeño libro. Al dejar España en 1937, siguió la pista de los líderes republicanos que fueron llegando a Francia, México, Argentina, etc. Entrevistó a casi todos ellos, a unos personalmente y a otros por carta, la cual comenzaba diciendo: “Salí de España pensando escribir un librito sobre la Guerra Civil y varios años después veo muy lejano el día de poder terminarlo”. Personalidades destacadas de todas las tendencias le ofrecieron su apoyo, aunque las preguntas de Bolloten fueran tan complejas que resultaran imposibles de contestar. Lo que Bolloten trataba de descubrir era la verdad, por oculta que ésta estuviera. Cabe como ejemplo la correspondencia que mantuvo con la ex-ministra anarquista Federica Montseny, quien dejó de contestarle cuando recibió un cuestionario de 20 folios plagados de preguntas complicadísimas. Tal obsesión por su cometido le llevó a tener problemas económicos y de salud. “Un agotamiento nervioso y cansancio cerebral muy agudo le han obligado a suspender todo trabajo”, informaba su esposa Gladys.

Como buen periodista e historiador, se vio obligado a modificar su tesis inicial al darse cuenta de que el papel de los comunistas en la evolución política de la zona republicana escondía una trama fraguada desde Moscú y puesta en práctica por el PCE. Ello hizo evolucionar a Bolloten hacia el anticomunismo, especialmente el soviético. Su ayudante y amigo, George Eisenwein, profesor hoy de la Universidad de Florida, señala que “a pesar de su punto de vista conservador, Bolloten nunca fue un ideólogo de la izquierda o de la derecha. Llevó a cabo visiones políticas, pero nunca permitió que sus opiniones políticas dictaran sus juicios históricos”. Su investigación reveló además el camuflaje emprendido por las autoridades republicanas de cara al exterior para esconder la revolución y presentar a la zona “leal a la República” como una democracia popular respetuosa con el poder surgido el 16 de febrero de 1936.


Su libro, titulado The Grand Camouflage, fue terminado en 1952 pero no fue publicado hasta 1961, al parecer por no obedecer a los parámetros establecidos en la historiografía del momento. Era sin duda una tesis revolucionaria, que fue ensombrecida por el éxito de The Spanish Civil War, de Hugh Thomas, que apareció ese mismo año y gustó más al “prorrepublicanismo” internacional. Como apuntó en 1967 H. R. Trevor-Roper, profesor de la Universidad de Oxford, Bolloten “es un hereje porque su obra no apoya la ortodoxia de la izquierda ni de la derecha […]. Los primeros no desean oír que la República ya había caído en julio de 1936 y que el régimen posterior […] se había convertido en la fachada de una organización estalinista. A los últimos, aunque aprueben algunas de sus conclusiones, no puede satisfacerles la parte que les afecta, pues Bolloten descarta completamente la doctrina oficial de la amenaza comunista en 1936 y de la ‘cruzada nacional’ emprendida para combatirla”.

Sin embargo, a las autoridades franquistas les gustó el libro de Bolloten. Por fin un autor extranjero les daba parte de razón. El libro fue en seguida adquirido por el falangista Luis de Caralt y publicado en España con prólogo de Manuel Fraga Iribarne. La traducción no fue fiel, modificando entre otras cosas el término “republicanos” por “rojos”. La edición fue desautorizada por Bolloten, que envió varias misivas manifestando su descontento, también al prologuista. Según cuenta su amigo Ronald Hilton, profesor de la Universidad de Stanford, Fraga le contestó que “debería considerarse afortunado de que su libro hubiera sido honrado con un prólogo de tan importante oficial”. Hilton ha relatado el episodio en el que el embajador de España en EEUU asistió a una reunión con hispanistas en Stanford y abrazó a Bolloten exclamando: “¡Tú eres el autor de un libro espléndido! ¡Nosotros siempre lo recomendamos a los americanos que nos preguntan la verdad sobre la Guerra Civil!”. Hilton añade: “Dudo que Burnett durmiera esa noche”. No obstante, Caralt lo reeditó en 1967 teniendo en cuenta las exigencias del autor y éste la autorizó públicamente. Llama la atención que las autoridades franquistas no recalaran más en los aspectos del libro que les desacreditan y sí lo hicieran con otros autores. Herbert R Southworth ha admitido que “es el libro más prorrepublicano que se haya publicado legalmente en la España de Franco”.

En los años setenta y ochenta se dedicó desde su casa de San Diego a completar su obra mientras ganaba algún dinero con trabajos temporales. En 1977 se tradujo el libro al francés de la mano de Ruedo Ibérico; en 1979 el prestigioso hispanista Raymond Carr prologó su reedición en inglés con el título La Revolución Española: la izquierda y la lucha por el poder, traducida en España por Grijalbo con prefacio de Gabriel Jackson; y, finalmente, en 1989 la obra revisada y ampliada la publicó en Madrid la editorial Alianza con el título La Guerra Civil Española: Revolución y Contrarrevolución, con prólogo de Stanley Payne.

Bolloten murió en 1987 mientras revisaba los últimos capítulos. Su legado es una de las obras más minuciosas y documentadas de las miles publicadas sobre el tema y un archivo conservado en la Universidad de Stanford que, como acertadamente asegura Payne, “se ha convertido en una de las dos o tres fuentes más importantes del mundo para el estudio de la Guerra Civil Española”.
Anuncios

Acerca de manuelaguilerapovedano

Periodista e investigador de la Guerra Civil Española. Doctor, con premio extraordinario, por la Universidad CEU San Pablo y profesor de Periodismo en el CESAG. Autor de "Compañeros y camaradas. Las luchas entre antifascistas en la Guerra Civil Española".
Esta entrada fue publicada en Artículos académicos, Historia y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Perfil del historiador Burnett Bolloten

  1. Anonymous dijo:

    No dejas de sorprenderme… qué será lo próximo?

  2. Pingback: Alianza Editorial reedita a Burnet Bolloten | Manuel Aguilera Povedano

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s