La guerra de Gafim

Busto de Gafim en la plaza Mayor de Palma.

Busto de Gafim en la plaza Mayor de Palma. Fue colocado en 1979.

Gabriel Fuster Mayans, alias Gafim, fue un guerrero letal: “En dos días he causado más de 30 bajas al enemigo”. El popular periodista del diario Baleares y concejal promotor de los Premis Ciutat de Palma -tiene un busto en la plaza Mayor- vivió la Guerra Civil en la primera línea del frente. Esta parte de su vida apenas se conocía hasta que este periódico ha encontrado las cartas que envió a su novia entre julio y agosto de 1936.

En las misivas a Maria Antònia Sureda Sancho, de Capdepera, con quien se casaría en 1938, se conoce de primera mano cómo fue el desembarco de Bayo. Un combate de 10.000 republicanos contra unos 3.000 nacionales que inexplicablemente ganaron los segundos. Gafim vivió con 23 años los primeros bombardeos sobre Palma y después fue trasladado al frente de Manacor al mando de una unidad de morteros. Sufrió pero supo adaptarse, hasta reconocer con “horror” que aquello empezaba a gustarle. A sus padres no les contaba todo. A su novia sí: “Todo lo que te digo es de verdad, a ti te lo puedo decir porque sé que te lo tomas con serenidad”.

Gabriel Fuster Gafim

Gabriel Fuster ‘Gafim’, segundo por la derecha, en Artà en noviembre de 1936. Del libro de Carles Marín, ‘Gabriel Fuster Mayans, un periodista en la Mallorca franquista’ (Lleonard Muntaner).

 28 de julio de 1936 (cuartel de artillería de San Pedro -hoy Es Baluard-)

Ayer pasó otro avión (anteayer, tres) y yo salí al terrado con la pistola y le pegué nueve tiros. Cuando se terminaron le tiré la pistola con una rabia.
1 de agosto (cuartel)
El comandante me ha dicho que me necesitaba para hacer ‘limpieza’, a lo mejor iré de servicio a a Capdepera, ¿te gustaría? ¡Quién sabe! [ella, en la siguiente carta, le pregunta qué significa eso de ‘limpieza’ y él explica]: «’limpieza’ es ir por lo pueblos a buscar armas en individuos sospechosos y fichados, ¿comprendes?».
11 de agosto (cuartel)
El otro día pedí ser voluntario para ir a las ametralladoras del terrado que es de las cosas más emocionantes que hay. (…) Me he pasado a morteros, que son unos cañones de trinchera que tienen el tiro muy bueno. (…) No te asustes si se dice que van a desembarcar, ojalá lo hagan y verán esos rabassaires como las gastan por aquí, ¡verán qué hermosas ensaimadas se fabrican en la isla!
Bayo y milicianos desembarcando en Punta Amer el 16 de agosto de 1936.

Bayo y milicianos desembarcando en Punta Amer el 16 de agosto de 1936.

15 de agosto (cuartel, un día antes del desembarco)

Ayer arrojaron 30 bombas, ¡treinta bombas! ¡canallas! No causaron ninguna desgracia personal. Esto es la demostración de que, si la gente se guarda, todo bombardeo es inútil. La gente se va entrenando y ya no hay aquel pánico de los otros días.
18 de agosto (cuartel, dos días después del desembarco)
He estado dos días en la línea de fuego, los de casa no sabían nada, ni yo quise decir nada. Por fortuna, todo está terminado, estoy cansadísimo, hace cuatro días que no duermo nada.
20 de agosto (cuartel)
Seguramente hoy partiré otra vez hacia el frente. (…) No te preocupes pues ya queda poca cosa que hacer. Supongo que te habrás enterado de la llegada de nuestros aviones.
21 de agosto (Manacor)
Estoy en Manacor (…) La gente se desvive para servirnos y obsequiarnos, me he afeitado en una casa, me he lavado en otra y he desayunado en otra. En el frente no hay más que unos tiroteos aislados. Hemos llegado a ser una columna de más de 400 hombres: morteros, ametralladoras, enfermeros e intendencias.
24 de agosto (frente de Sant Llorenç)
Esta vida azarosa y llena de aventuras me gusta horrores. Hasta he engordado algo desde que estoy por aquí. Hace dos días que estoy en la línea de fuego y noto (¡horror!) que esta vida empieza a gustarme. Seguramente los hombres llevamos escondidos instintos de bestia salvaje. (…) Estamos entre Son Servera y Son Carrió y vamos batiendo al enemigo que era más numeroso de lo que creían algunos. Digo era porque lo vamos batiendo en todos sus frentes.
27 de agosto (frente de Sant Llorenç)
Todos me felicitan por lo certero de mis tiros de mortero. (…) No es verdad que sean 2.000 ni mucho menos, lo que pasa es que están muy bien colocados y atrincherados en más lomas y desde allí hostilizan y molestan bastante. Juro que les iremos sacando de la madriguera.
29 de agosto (frente de Sant Llorenç)
Te escribo encima de una caja de municiones oyendo cómo algunas balas enemigas silban por encima del parapeto. (…) Dormimos poco. En cuanto a comer, comemos mucho y bien por estas fincas hay víveres en abundancia. Ayer hicieron aparición nuestros aviones de caza. Desde entonces, no hemos visto a ningún aparato enemigo y parece que la canalla invasora les tiene un miedo atroz pues desde ayer por la tarde hay bastante tranquilidad. (…) En Manacor hay la mar de gente que está todo el día rascándose la barriga, principalmente falangistas a los cuales he visto huir como conejos en más de dos ocasiones.
31 de agosto (Porto Cristo)
Desde anteayer estoy en Porto Cristo arreando pepinazos al enemigo que, aunque poco numeroso, está bien fortificado y parapetado y es muy difícil sacarle de sus madrigueras. Nuestra aviación está realizando una labor magnífica. El enemigo está desmoralizado y resiste sólo por instinto de conservación y no como antes por afán de conquista. (…) La calidad de mis morteros es formidable. En estos dos días he causado yo solo más de treinta bajas al enemigo sin contar con el efecto moral que es considerable. (…) Creo que dentro de tres o cuatro días lo de Porto Cristo se terminará.

Efectivamente, el 4 de septiembre reembarcaron los últimos milicianos y terminó la batalla. Gafim ascendió a teniente y fue destinado a los cañones de Artà. El 19 de abril de 1938 se casó con Maria Antònia Sureda Sancho. Falleció en 1977.

Publicado en EL MUNDO / El Día de Baleares el 1 de septiembre de 2014, págs. 6-7 y en elmundo.es.

Anuncios

Acerca de manuelaguilerapovedano

Periodista e investigador de la Guerra Civil Española. Doctor, con premio extraordinario, por la Universidad CEU San Pablo y profesor de Periodismo en el CESAG. Autor de "Compañeros y camaradas. Las luchas entre antifascistas en la Guerra Civil Española".
Esta entrada fue publicada en Historia y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La guerra de Gafim

  1. Pingback: Son Vives y Pocafarina | Manuel Aguilera Povedano

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s