Violencia en el Lluís Sitjar

La peña Komuna Sud en 1995 en el Lluís Sitjar.

La peña Komuna Sud en 1995 en el Lluís Sitjar.

(Artículo publicado en EL MUNDO / El día de Baleares el 5 de diciembre de 2014, pág. 19. Descarga)

El día que más miedo pasé en el Lluís Sitjar fue el 20º aniversario de la muerte de Franco. Aquel día los ultras fueron de caza y nos cogieron al salir del campo, junto al ya desaparecido Bar Osiris. Alguien gritó «¡arriba España!» y empezaron las carreras. Nos salvó meternos en el bar y el dueño nos protegió unos minutos. Sirvió para enfriar el ambiente. Los ultras decidieron perdonarnos la vida y dejarnos marchar. Éramos demasiado niños para ellos.

Ahora que van a demoler el Lluís Sitjar y un ultra del Deportivo ha muerto en Madrid, vale la pena rescatar un par de historias que ocurrieron en los noventa en nuestra propia isla. En ese estadio que tanto queremos y echaremos muchísimo de menos. En aquellos años la política impregnaba de lleno el fútbol. Incluso más que ahora. Las peñas mayoritarias tenían un marcado perfil político y en muchos casos eso estaba por encima del amor a tu club.

ultras-MallorcaEn el campo bermellón la que mandaba era Mallorca Sud, de ideología neonazi y españolista. Sus principales enemigos eran los Boixos Nois, también nazis pero independentistas, y eso les provocó más un susto en Palma (cerca del bar Estadio), más que nada porque los catalanes eran muchos más.

En 1995 les apareció un enemigo más asequible, era del mismo equipo pero eso poco importaba. Se creó una peña mallorquinista de ideología de izquierdas. Ya saben, política en el fútbol. Se llamaba Komuna Sud y estaba formada por gente muy joven, la mayoría de 15-16 años, entre los que estaba yo. La policía convino que era peligroso colocar a ambas peñas en el mismo fondo y mandó a los neonazis al norte, que en ese momento se llamaban Ultras Mallorca. Unos hermanados con los de derechas: Ultras Sur (Real Madrid), Brigadas Blanquiazules (Español), etc. Los otros con los de izquierdas: Herri Norte (Athletic de Bilbao), Biris (Sevilla), etc.

Los dos años siguientes ir al campo era jugártela. Se notaba la tensión. Un día estaba en la grada cuando me rodearon los ultras. Tuve suerte. Se limitaron a insultarme y escupirme. En otro partido se nos ocurrió salir del campo antes del pitido final. Mala idea. Al salir por el sur del Lluís Sitjar, las calles estaban desiertas y advertimos que nos seguían los ultras. Aceleramos el paso y nos separamos en una bocacalle. Como no había móviles, me enteré de lo ocurrido al día siguiente. Uno del grupo se había llevado una paliza. Sí, por política.

Poco después, a otro se le ocurrió pasar en bici por delante de los recreativos de los ultras. Lo vieron y salieron detrás de él con un bate en la mano. Lo reventaron. La policía detuvo al agresor. Era menor y la pena se quedó en nada. Hubo innumerables peleas más entre 1995 y 1996. La prensa se hizo eco con titulares como «guerra de bandas» y «violencia en el Mallorca». La policía hizo un registro sorpresa al entrar al campo y requisó un verdadero arsenal: puños americanos, porras extensibles, navajas… Hay que decir que, en general, los ultras eran los que ganaban la partida. Eran menos pero más comprometidos y violentos, así que la policía optó por escoltarnos a la salida. A mí me ha llegado a acompañar un policía desde el Lluís Sitjar hasta mi casa.

La peña de izquierdas pasó a llamarse Tramuntana Reds pero las agresiones ultras habían metido mucho miedo a la gente. Unos se fueron porque estaba muy politizada, otros porque la monopolizaba el independentismo. Así, ninguna peña de izquierdas del Mallorca llegó a ver el ascenso a primera división de 1997. Ahora hay una en el Atlético Baleares, los Revolta Blanc-i-blava, de ahí que ellos y los Supporters Mallorca tengan dos razones para odiarse. Y sigue habiendo peleas.

Lo ocurrido en Madrid este domingo no es fútbol. Es política. Es un ejemplo más de la España cainita, la de la guerra civil. Izquierdas contra derechas. La primera razón de hermanamiento de dos aficiones radicales es la política, tanto a nivel nacional como internacional. Los Ultras Sur están hermanados con los Irrudicibili de la Lazio y no con los de la Roma. Por política. Dicen que a pesar del odio que se tienen, algunos de Ultras Sur ayudaron a los del Frente Atlético el pasado domingo. Por política. Los nazis están cuando hay que estar.

Me acuerdo que en aquellos años se editaron revistas antiultras. Una de ellas contaba historias de estas de la calle, de las que todo el mundo habla pero ningún medio publica. Rumores. Quizá ciertos, quizá no. Contaba que un día fueron cuatro de los más chungos del Frente Atlético a casa de uno de los líderes de Ultras Sur. Le tocaron al interfono y le dijeron: «Baja, que te vamos a matar». Él contestó: «Ahora bajo». Se puso tres chaquetas, un casco y amarró una espada toledana. Bajó gritando por las escaleras de una manera que cuando los atléticos le vieron asomar apenas les dio tiempo para meterse en el coche y salir zumbando.

Estas historias encantan a los jóvenes y muchos quieren vivir este tipo de experiencias, ya sea por la sensación de riesgo, la adrenalina, pertenecer a un grupo, tener un enemigo… Al final de la película Football Factory uno de los protagonistas está hecho polvo tras una pelea. Anda en muletas por una calle solitaria de Londres mientras se pregunta si ha valido la pena estar a punto de morir. En ese momento, abre la puerta del local del Chelsea y todos los presentes le ovacionan. Él se contesta: «Por supuesto que sí». A la vista de lo ocurrido el pasado domingo, no. Con dos hijos, en absoluto vale la pena. Descansa en paz, Jimmy.

Anuncios

Acerca de manuelaguilerapovedano

Periodista e investigador de la Guerra Civil Española. Doctor, con premio extraordinario, por la Universidad CEU San Pablo y profesor de Periodismo en el CESAG. Autor de "Compañeros y camaradas. Las luchas entre antifascistas en la Guerra Civil Española".
Esta entrada fue publicada en Opinión y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s