Carta de Stalin a Podemos

(Publicado en elmundo.es y en la pág. 17 de EL MUNDO / El Día de Baleares el 3 de enero de 2015)

StalinAl camarada Iglesias:

Nuestro embajador nos ha comunicado que usted se siente alentado por la seguridad en la victoria. Permítanos darle nuestras gracias fraternales por los sentimientos manifestados y decirle que somos partícipes de su confianza en la victoria del pueblo español.

Consideramos que es nuestro deber, dentro de nuestras posibilidades, ayudar al gobierno español, que dirige la lucha de todos los trabajadores, de toda la democracia española, contra la camarilla militar-fascista, que no es otra cosa que un instrumento de las fuerzas fascistas internacionales.

La revolución española discurre por caminos que, en muchos aspectos, son muy distintos del recorrido por Rusia. Así lo determinan las distintas condiciones sociales históricas y geográficas, las necesidades de la situación internacional, muy diferentes de las que tuvo frente a sí la revolución rusa. Es muy posible que la vía parlamentaria resulte en España un procedimiento de desarrollo revolucionario más eficaz de lo que fue en Rusia.

Le envío cuatro consejos amistosos que sometemos a su discusión:

1- Convendría dedicar atención a los campesinos, que tienen gran peso en un país agrario como es España. Sería de desear la promulgación de decretos de carácter agrario y fiscal que satisficieran los intereses de los campesinos.

2- Convendría atraer al lado del gobierno a la burguesía urbana pequeña y media o, en todo caso, darle la posibilidad de que adopte una actitud de neutralidad favorable al gobierno, protegiéndola de los intentos de confiscaciones y asegurando la libertad de comercio.

3- No hay que rechazar a los dirigentes de los partidos republicanos, sino, contrariamente, hay que atraerlos, aproximarlos y asociarlos al esfuerzo común del gobierno. Esto es también necesario para impedir que los enemigos de España vean en ella una república comunista y prevenir así su intervención.

4- Se podría encontrar la ocasión para declarar en la prensa que el gobierno de España no tolerará que nadie atente contra la propiedad y los legítimos intereses de los extranjeros en España.

Con un saludo fraternal, Iosif Stalin.

stalin-podemos

Esto es un extracto literal de la carta que envió Stalin al presidente del Gobierno español y líder del PSOE, Largo Caballero, en plena guerra civil, en diciembre de 1936. En este país no ha pasado el tiempo. Sólo hay que cambiar «campesino» por «obrero» y «fascista» por «casta» y ahí está la estrategia política de Pablo Iglesias.

disputar-la-democracia-El método es simple: abandonar el comunismo e ir hacia el centro para ganarse a la gente; moderarse para alcanzar la unión antifascista. Esa es la estrategia que marcaron Stalin y Dimitrov para ocupar el poder en las democracias occidentales y que el PCE preconizaba en la España de la guerra civil. «Se trata única y exclusivamente de la defensa de la República democrática por el gobierno constitucional», decían. De comunismo, nada. Pablo Iglesias conoce muy bien esta estrategia. En su libro Disputar la democracia (pág. 97) habla de la realpolitik que planteaba Stalin, es decir, subordinar la ideología comunista a la estrategia política del momento. Para Iglesias, las democracias occidentales deberían haberse aliado con Stalin en 1936 para luchar contra el fascismo, la casta de entonces.

Elorza y Bizcarrondo ya lo plantearon en el libro Queridos Camaradas. Dimitrov marcó la estrategia de crear unos nuevos sistemas democráticos «de izquierdas» en los que participara «el sector auténticamente izquierdista de la burguesía». Togliatti dijo que en España había que hacer una democracia de nuevo tipo. Al final, la intención era crear «un tipo específico de república con una auténtica democracia popular». Es decir, las «democracias populares» que se instauraron en los países comunistas tras la Segunda Guerra Mundial, como la República Democrática Alemana (RDA), en las que se usaba la palabra «democracia» para enmascarar una dictadura. Gorkin dijo que «la España republicana fue un banco de pruebas para las democracias populares».

Largo Caballero, y sobre todo Negrín, siguieron los consejos de Stalin pero la guerra se perdió. Ahora Iglesias tiene una tercera oportunidad. Como se ha visto en los últimos meses, el núcleo de Podemos ha ido hacia el centro para ganarse a todo tipo de votantes. Lo primero es superar la simbología marxista. Mantiene el puño en alto pero no hay nada de color rojo ni hoces y martillo. El enemigo es el mismo pero ya no se le llama fascista sino casta. Son los hijos de los que dejaron todo atado y bien atado, los que firmaron el pacto «apócrifo» de la Transición (Vicenç Navarro dixit).

El núcleo Podemos incluso ha superado la dicotomía izquierda-derecha. Iglesias habla de abajo-arriba para agrupar a mucha más gente. Sabe que España no es comunista pero votaría a un comunista reconvertido a la socialdemocracia que sólo piensa en la gente, en los de abajo.

Presentación de Podemos

Presentación de Podemos el 16 de enero de 2014 en Madrid.

Otra de las claves es la palabra «democracia». Antes era «democracia popular». Ahora es una «democracia real» pero los planteamientos son muy parecidos: intervenir la economía, controlar la vivienda, nacionalizar empresas, controlar los medios de comunicación, etc. Hay que tener cuidado con esto. El extremo es el partido único y el clima irrespirable de 1984, la novela de Orwell. Ese es el miedo de la gente ante Podemos.

Y lo mejor, la confianza que tiene Iglesias en la victoria, dignas sólo de Stalin y el Che. Los dirigentes de Podemos se han quitado el complejo de inferioridad que arrastran los comunistas de IU, felices si sacan un 10% de los votos.

Si Podemos gana, si la estrategia de Stalin funciona, esperemos que con el pretexto de la igualdad no nos quiten la poca libertad que nos queda. La historia del siglo XX nos dice que el mayor enemigo de la libertad es un estado todopoderoso que actúa en nombre del «pueblo» o «los de abajo». Los de abajo queremos igualdad pero la libertad es sagrada.

Anuncios

Acerca de manuelaguilerapovedano

Periodista e investigador de la Guerra Civil Española. Doctor, con premio extraordinario, por la Universidad CEU San Pablo y profesor de Periodismo en el CESAG. Autor de "Compañeros y camaradas. Las luchas entre antifascistas en la Guerra Civil Española".
Esta entrada fue publicada en Opinión y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Carta de Stalin a Podemos

  1. Pingback: HIRANIA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s