Nos vemos, Piraña

(Columna Los últimos de Malle, El Mundo / El Día de Baleares, 8 de agosto de 2016)

LA ÚLTIMA vez que te vi fue en un avión. Quise saludarte pero pasé de largo. No quise molestarte. Ibas acompañado de una chica y se te veía muy feliz. Tenías buen aspecto. «Cómo ha cambiado el Piraña», pensé. Me alegré de verte bien.

El otro día me dijeron que habías muerto. Tenías sólo 42 años. Complicaciones en el hígado y demás te mandaron con Juanma y Iosu. Me contaron que te pegaste una buena en Bilbao y al volver te ingresaron en la UCI. He buscado tu muerte en internet y sólo aparece un post en Facebook del grupo Guadaña: «Día triste para la familia punk de Mallorca. Nos dejó un grande. ¡Nos quedamos con tu vida Piraña! La viviste intensamente, rodeado de los tuyos, que fueron muchos, los mejores. Gasolina y fuego… Anarkía y cerveza fría…».

La verdad, no te imaginaba con nietos, pero me entristeció la noticia. Eras auténtico. Un punk de verdad. Demasiado de verdad. Por eso, estabas enamorado de la muerte. Nunca fuiste arrogante con los más jóvenes. Eras buena gente con piel de lobo. Ibas a lo tuyo, como debe ser, y siempre de buen humor con todos. Cuando llegaba la hora, no te quedabas atrás. Sufriste agresiones de nazis y de algún que otro navajero. Acostumbrado a las sombras, seguro que para ti el infierno es demasiado dulce.

Como dijo MCD, hace mucho tiempo que pasó tu esplendor. Ahora el punk es algo trivial. Zara vende camisetas de los Ramones y se ha puesto de moda llevar cresta. Una cresta pequeñita, sin colores, que no significa nada. Muchos se la ponen porque les queda bien. No saben que una cresta es política. Significa, desde siempre, ir contra el sistema.

Viviste la vida como te dio la gana y eso es lo más punk que hay. Tocaste el cielo y el infierno. Por la noche armando bronca en el Nagual, el Crui, el Hipódromo… Los conciertos de Cerebros y Oi! The Arrase… Siempre jugando a juegos peligrosos y buscando el último bar.

Conociste a toda Palma. Chavales de todos los barrios. Todos, sin falta, lamentan tu pérdida. Has dejado huella. Guadaña añadió una canción de La Polla al post de despedida: «Mis colegas quedan tirados por el camino, y cuántos más van a quedar. Cuánto viviremos, cuánto tiempo moriremos, en esta absurda derrota sin final». Nos vemos, Piraña.

Anuncios

Acerca de manuelaguilerapovedano

Periodista e investigador de la Guerra Civil Española. Doctor, con premio extraordinario, por la Universidad CEU San Pablo y profesor de Periodismo en el CESAG. Autor de "Compañeros y camaradas. Las luchas entre antifascistas en la Guerra Civil Española".
Esta entrada fue publicada en Opinión y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s