El espíritu del Kronen


(Columna Los últimos de Malle, El Mundo / El Día de Baleares, 31 de octubre de 2016)

9788423340026Historias del Kronen es un oda a la juventud. La novela de José Ángel Mañas fue finalista del Premio Nadal en 1994 y está escrita como le dio la gana al autor. Inventa nuevas formas gramaticales y por eso mola. El libro se convirtió en película y fuimos todos los amigos a verla al cine ABC, una pequeña sala que había cerca de la Plaza España. Me fumé varios cigarros durante la película porque allí no había ley. Juan Diego Botto se encendía un piti en la pantalla y yo le imitaba. Así me metía más en el personaje. Sí, el ABC era un cine diferente. En Palma había leyendas sobre las tendencias sexuales de sus clientes pero bueno, yo nunca vi -ni sentí- nada de eso.

Historias del Kronen va de Carlos, un joven de 21 años que hace lo que le da la gana. Esta es una de sus frases más recordadas: «El mañana no existe, Roberto. No lo olvides». Hay que vivir el momento. He oído esa frase otras veces. También Sex Pistols y La Polla Records decían que no había futuro. Que se lo digan ahora a Evaristo y Johnny Rotten con casi 60 años de edad. Parece que algo de futuro sí tenían.

Esto lo cuento como reflexión sobre el paso del tiempo y qué debemos hacer con los días que nos quedan. Rosa Montero dice que si hubiera sabido que iba a envejecer y que se iba a morir, hubiera vivido de otra manera.

Yo siempre he sido consciente del paso del tiempo. De adolescente iba con cámara y grabadora intentando congelar momentos. Me martilleaban algunas letras, como las de Ilegales: «Nunca más seremos tan jóvenes». Antes de que acabara algo ya sentía nostalgia. Me inventé una frase: «Lo que le falta a los buenos momentos es tiempo para creérselos». Era una crítica a la inconsciencia.

No sé por qué pero me da que las generaciones que vienen detrás piensan parecido. Siempre van corriendo porque la vida se les escapa. Son conscientes del paso del tiempo y saben que tienen que aprovechar la oportunidad. Después de jóvenes, seguirán siendo jóvenes y así hasta morir. La cuestión es no parar de hacer el amor y la revolución, como decía Benedetti.

Yo distingo a los que se mantienen jóvenes en el brillo de sus ojos. Tienen el espíritu de Hunter S. Thompson y llegarán a la tumba derrapando, en una nube de humo, completamente desgastados y destrozados. Feliz cumpleaños.

1443628605_930509_1443695351_sumario_normal

 

Anuncios

Acerca de manuelaguilerapovedano

Periodista e investigador de la Guerra Civil Española. Doctor, con premio extraordinario, por la Universidad CEU San Pablo y profesor de Periodismo en el CESAG. Autor de "Compañeros y camaradas. Las luchas entre antifascistas en la Guerra Civil Española".
Esta entrada fue publicada en Opinión y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s