Cuánto punk y yo qué viejo

Javier Soto, Julián Hernández y Óscar Avendaño.

Javier Soto, Julián Hernández y Óscar Avendaño.

(Columna Los últimos de Malle, El Mundo / El Día de Baleares, 23 de enero de 2017)

Hace 25 años Mallorca no existía para el punk rock. Nadie venía a tocar aquí. Ahora no sólo vienen todos sino que lo paga el ayuntamiento y el alcalde asiste como uno más. El jueves vi en las fiestas de Sant Sebastià a José Hila en el concierto de Siniestro Total y me dijo que era la plaza con más gente. Palma es una ciudad maravillosa.

58263463Siniestro fue el primer gran grupo de mi vida. Lo conocí un verano gracias a mi primo de Granada. Oíamos la versión de Highway to hell una y otra vez, sin parar. Me gustaban los discos enteros, sobre todo los primeros, y hasta me compré la biografía que escribió Jesús Ordovás. Aquello fue el inicio de todo. Mi entrada en un estilo musical que he llevado hasta el final, hasta el punk más cutre del mundo.

Sólo me faltaba ver a Siniestro en concierto. Si esperaba a que vinieran a Mallorca, ya podía esperar sentado. A mediados de los noventa no venía nadie. La visita de los Ramones en mayo de 1993 me pilló demasiado joven y no fui. Y luego vino la sequía.

portada-breu-historia-del-punkRecuerdo la visita de Monstruación en 1995 como un acontecimiento. Estábamos tan caninos que nos fuimos en masa a Capdepera para ver a Reincidentes. Menos mal que en Palma teníamos varios grupos locales que Tomeu Canyelles ha recogido en el libro Breu història del punk a Mallorca. En 1997 mejoró algo la cosa. Vinieron Soziedad Alkohólika, La Polla Records, Barricada y otros. Luego viví 10 años en Madrid y vi todo lo que me faltaba, incluido Siniestro.

El concierto del jueves fue un lujo. La formación sigue casi al completo (Miguel Costas está por su cuenta) y sobrevive bien a la edad (van para los 60). Siniestro es el único grupo punk de España que sabe de música. Son unos maestros: «Venimos de un país con mar, como este; muy verde, como este; muy lluvioso, como este…», y a continuación suena Miña terra galega. La lluvia enfrió el ambiente. Julián pedía palmas y le seguían cuatro, hasta que se hartó: «¡Un aplauso para ustedes mismas!». Y aplaudieron cinco. Tocaron temas casi olvidados como Tumbado a la bartola, Keke Rosberg y Fuimos un grupo vigués, y calentaron el final con Vamos muy bien y Bailaré sobre tu tumba. Asistió mucho personaje ilustre, como media redacción del diario El Mundo. Palma está en el mapa. Cuánto punk y yo qué viejo.

Anuncios

Acerca de manuelaguilerapovedano

Periodista e investigador de la Guerra Civil Española. Doctor, con premio extraordinario, por la Universidad CEU San Pablo y profesor de Periodismo en el CESAG. Autor de "Compañeros y camaradas. Las luchas entre antifascistas en la Guerra Civil Española".
Esta entrada fue publicada en Opinión y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s