Antonia, Magdalena y Mercedes

Bombardeos Mallorca

Diario La Almudaina, 11 de junio de 1937, página 2.

(Columna Los últimos de Malle, El Mundo / El Día de Baleares, 20 de febrero de 2017)

Las hermanas Antonia, Magdalena y Mercedes Muñoz Martí no tienen ninguna placa que las recuerde. Tampoco salen en ningún blog ni listado de internet. Fueron asesinadas en la guerra civil pero no tienen memoria histórica. Tenían 23, 21 y 7 años, respectivamente. Sí, Mercedes tenía sólo siete cuando la mataron. Su pecado fue vivir en la plaza de la Palla, en Palma. Allí perdieron la vida las tres, sin poder despedirse de nadie. Cuando vi su necrológica en la hemeroteca pensé en sus padres. Perdieron tres hijas de golpe. Sin culpa de ningún tipo, sin aviso. Mayor injusticia no cabe.

Todo ocurrió el lunes 31 de mayo de 1937. Tres bombarderos republicanos despegaron de madrugada desde Lleida para atacar Palma. Llevaban varias bombas para el cuartel de las Avenidas. Las sirenas sonaron a las 6 de la mañana y los palmesanos corrieron a los sótanos. Algunos no llegaron a tiempo.

Los aviones volaban a gran altura para evitar las baterías antiaéreas y, quizá por eso, erraron el tiro. De hecho, casi siempre fallaban porque tiraban los proyectiles a ojo. Cayeron en la calle Socorro, en Aragón, en el jardín del Temple y en la plaza de la Palla. En el cuartel, ninguna. Antonia, Magdalena y Mercedes murieron al salir de su casa. En el número 10. Seguramente dormían cuando oyeron las sirenas y corrieron hacia el refugio. Dos de sus vecinos, una madre y su hijo, sufrieron el mismo destino: María Picornell Mayol (41 años) y Alfonso Bueno Picornell (15).

Plaza del Pes de Sa Palla, Palma, donde murieron Antonia, Magdalena y Mercedes.

Plaza del Pes de Sa Palla, Palma, donde murieron Antonia, Magdalena y Mercedes. (Google Maps)

En el jardín del Temple murió otra niña: Isabel Llabrés, de 11 años. La macabra lista la cierran Juana Salas Oliver (60 años), Francisca Brindis Moragues (44), Magdalena Colombás Pujol (84) y Antonio Marí Juan (19). En total se segaron 10 vidas.

La venganza llegó cinco días después. Los franquistas fusilaron a cinco presos. La información aparece en el diario Ultima Hora del sábado 5 de junio de 1937 en una breve nota, como si fuera un tema menor: “Ejecuciones. Esta mañana, en la explanada del Fuerte de Illetas, ha sido cumplida la sentencia dictada contra los paisanos Bernardo Marqués Rullán, Gaspar Moragues Comas, Rafael Gamero Ginata, el soldado de artillería Juan Terrasa Hernández y el de Infantería Gabriel Mulet Estades, que habían sido condenados a la pena capital por Consejos de Guerra celebrados en esta Plaza”. Memoria histórica para ellos y para Antonia, Magdalena y Mercedes; para los 150 baleares que murieron en los bombardeos. Entre ellos había 35 niños y esta democracia también debe recordarles.

Anuncios

Acerca de manuelaguilerapovedano

Periodista e investigador de la Guerra Civil Española. Doctor, con premio extraordinario, por la Universidad CEU San Pablo y profesor de Periodismo en el CESAG. Autor de "Compañeros y camaradas. Las luchas entre antifascistas en la Guerra Civil Española".
Esta entrada fue publicada en Historia, Opinión y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Antonia, Magdalena y Mercedes

  1. naniboloqui dijo:

    Suerte que estás tú para dar visibilidad a historias como esta. Gracias x compartirlas con nosotros, víctimas de guerra sin “memoria histórica”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s