Invitados a Mallorca, ‘go home’

(Columna Los últimos de Malle, El Mundo / El Día de Baleares, 29 de mayo de 2017)

Hay que controlar a quienes invitamos a Mallorca. No toda la gente llega aquí con Airbnb. Muchos, muchísimos, llegan invitados a casas de residentes. Los amigos de Barcelona, los tíos de Granada, la amiga de cuando trabajé en Londres… Estos vienen gratis, sin pagar ecotasa y sin ningún control del Govern. ¡Menuda jeta! Vienen a herir nuestra tierra. Generan residuos y se llevan arena pegada a las chanclas.

Señores del Govern, si se controla a los turistas que ocupan habitaciones particulares, hay que controlar también a los invitados porque, seamos sinceros, una cama vacía en verano en Mallorca es un desperdicio. Si no podemos meter turistas que pagan alquiler, limpieza y ecotasa, vamos a ponerla a disposición del mundo, que hoy es muy fácil hacer amigos por ahí.

Mi casa va a estar llena este verano, como ocurre desde hace decenios. Los que hemos estudiado fuera, hemos viajado o tenemos familia forastera, es decir, la gran mayoría de los residentes aquí, recibimos cada verano más solicitudes que Booking. El calendario no da de sí. Se empalma una visita con otra y el coche no deja de estar en Salidas del aeropuerto, porque allí lo aparcamos tanto cuando se van como cuando llegan.

Hay algunas visitas más culturales, que requieren el kit básico: Catedral, Bellver, Valldemossa y Es Trenc. Si te tocan tres visitas de estas seguidas, acabas trastornado de ir tanto a los mismos sitios y contarles lo mismo (cuando en realidad no tienes ni idea). Encima tú has trabajado por la mañana. Ellos, no. Yo tengo una técnica con mis amigos de Madrid. Llevan 15 años viniendo y cuando me preguntan por la Catedral o el Castillo de Bellver les digo: «Miradlo, si desde aquí se ve mejor». Y asienten un poco tristones.

La cuestión es que este turismo, el de los invitados, no se controla. Señores de Terraferida, hay que hacer un mapita como el de Airbnb con todos los apalancados del verano. Esa gente es mucho peor que los turistas vacacionales. ¡Pensad que no pagan nada! Y lo que más os importa a vosotros: ¡No pagan impuestos directos! Imaginad cuando hay una boda o un evento así, familiar. ¿Cuántos se quedan en hoteles y pagan ecotasa? ¡Ni Dios! Como dice Agustín el Casta: «¿A un hotel vas a ir? ¡En casa! ¡Hay sitio de sobraaa!». La familia mallorquina es acogedora y si hace falta los meteremos a piñón en el salón. Aquí no paga ni Dios.

Anuncios

Acerca de manuelaguilerapovedano

Periodista e investigador de la Guerra Civil Española. Doctor, con premio extraordinario, por la Universidad CEU San Pablo y profesor de Periodismo en el CESAG. Autor de "Compañeros y camaradas. Las luchas entre antifascistas en la Guerra Civil Española".
Esta entrada fue publicada en Opinión y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s