El incidente de la bandera republicana en el Castillo de Bellver

Castillo Bellver

La torre del homenaje del Castillo de Bellver, Palma. (Autor: Manuel Aguilera)

(Columna Los últimos de Malle, El Mundo / El Día de Baleares, 27 de noviembre de 2017)

Una bandera desteñida provocó un hecho trágico el 12 de octubre de 1936 en el Castillo de Bellver, en Palma. Allí había cientos de presos republicanos que veían ondear en la torre del homenaje la bandera rojigualda. La habían colocado allí los franquistas a partir de una tricolor republicana, pintando de rojo la franja morada. Se ve que había escasez de banderas de la época monárquica, así que lo arreglaron de forma casera.

Aquel día de la hispanidad los presos salieron al patio y vieron que la bandera rojigualda de la torre había mutado a republicana. Al parecer, la lluvia había eliminado el color rojo de la franja inferior y ahora lucía violeta. Bellver volvía a ser republicano de repente. Los presos pensaron que el castillo había cambiado de bando y que iban a ser liberados así que empezaron a celebrarlo con gritos y cantos de júbilo. Los guardias se movilizaron y en seguida impusieron el orden. Cambiaron la bandera y los devolvieron a la realidad.

Pero aquello no se quedó ahí. Un teniente del que sólo se sabe que se apellidaba Gomila y era de Santa María del Camí decidió castigar el conato de motín. Había que dar ejemplo. Eligió a tres de los participantes en la celebración prácticamente al azar y los sometieron a juicio sumarísimo. Una semana después, el 19 de octubre de 1936, fueron fusilados en el foso del castillo. Eran el abogado de Son Servera Joan Vidal Sureda, el albañil de Esporles Andreu Nicolau Matas y el militante de Izquierda Republicana Balear en Palma Josep Picornell Porcel.

Este episodio lo han documentado varios historiadores gracias a los testimonios de los prisioneros. Se puede encontrar en las obras de Llorenç Capellà, Margalida Capellà, David Ginard o la reciente tesis sobre la represión que ha presentado Tomeu Garí. Los historiadores Tomeu Canyelles y Aina Ferrero-Horrach también lo contaron el pasado 18 de noviembre en un acto en el castillo. El próximo 20 de diciembre inauguran una exposición en la torre del homenaje titulada “Bellver: prisión franquista”. Allí se podrán ver algunas historias personales de aquel periodo trágico. Calculan que por el Castillo de Bellver pasaron unas 700 personas acusadas de simpatizar con el bando republicano. Muchos de ellos dejaron pequeños escritos a lápiz en las paredes del recinto: “Jaime Nadal Tomás, preso político”. Ellos las han documentado antes de que se borren. Se pueden consultar en la web http://johiera-bellver.com/.

Anuncios

Acerca de manuelaguilerapovedano

Periodista e investigador de la Guerra Civil Española. Doctor, con premio extraordinario, por la Universidad CEU San Pablo y profesor de Periodismo en el CESAG. Autor de "Compañeros y camaradas. Las luchas entre antifascistas en la Guerra Civil Española".
Esta entrada fue publicada en Historia, Opinión y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s