Arte fascista en Mallorca

(Columna Los últimos de MalleEl Mundo / El Día de Baleares, 16 de abril de 2018)

Panteón italiano Palma

Placa del panteón italiano en el cementerio de Palma.

CONOCÍ A Alina Navas en un archivo de Roma el verano de 2013. Un día íbamos en el metro y me hizo una pregunta que me desconcertó: «¿Tu casa es fascista?». La verdad, no supe qué contestar. No sabía que también las casas podían ser fascistas. Alina estaba haciendo su tesis en el arte fascista, y claro, el fascismo es también una corriente arquitectónica. No había caído. «¿Las ventanas son grandes? ¿Hay simetría? ¿Cuántos años crees que tiene?», me preguntó. «Tu casa es fascista», concluyó. Yo estaba de alquiler en una pequeña habitación al norte de Roma y todos mis compañeros de piso eran gais. «Ya verás cuándo se lo cuente», pensé.

En Palma también tenemos arte fascista. Tenemos un panteón en el cementerio municipal con 66 italianos muertos en la guerra civil. Se puede ver desde fuera en la rotonda del parque de Sa Riera. Hay un águila y una gran columna que asoma sobre el muro exterior. Cada 1 de noviembre las autoridades italianas les rinden un pequeño homenaje. En 2013 vino el embajador en Madrid solo para eso.

La Vía Roma también se dedicó a la Italia fascista como agradecimiento a la ayuda prestada en la guerra civil. He visto la carta original en la que el conde Rossi informa a Mussolini de que el Ayuntamiento de Palma les había dedicado esa calle. Ahora el alcalde independentista de nuestra ciudad, Toni Noguera, quiere cambiarle el nombre pero el PSOE lo ha bloqueado hasta que una comisión técnica del Govern (que todavía no ha sido nombrada) decida si es franquista.

La cuestión no debe ser si el origen es franquista, sino si hace apología del franquismo. Para eso se ha aprobado por unanimidad la Ley de Memoria Democrática. Yo creo, así a priori, que llamar a una calle Vía Roma no enaltece el franquismo. Podemos hacer una encuesta si quieren. Pero vamos, yo creo que no. Si al final deciden cambiarla, me ocurre como con Sa Feixina, no voy a llorar, pero me parece inútil cambiar algo que no enaltece el franquismo. Ante la duda, hay que proteger el patrimonio. En cambio, se puede usar para poner una placa y recordar el horror de las guerras y las dictaduras, como hizo Aina Calvo en Sa Feixina. Eso sí es hacer pedagogía y memoria.

En Italia quedan muchos restos del fascismo, no sólo las casas. Sólo en Roma hay varios monumentos levantados en la época fascista, que terminó en 1943. Por ejemplo, en la puerta del Ministerio de Exteriores hay un monolito con grandes letras: «Mussolini, Dux». Han pasado 75 años y sigue ahí. En España hace sólo 43 que murió Franco. Llevamos 32 años de ventaja en este tema a una democracia yo creo que consolidada como la italiana. Así que vamos a relajarnos todos y a hacer las cosas por consenso, que duran más.

Monolito a Mussolini en Roma.

Anuncios

Acerca de manuelaguilerapovedano

Periodista e investigador de la Guerra Civil Española. Doctor, con premio extraordinario, por la Universidad CEU San Pablo y profesor de Periodismo en el CESAG. Autor de 'Compañeros y camaradas. Las luchas entre antifascistas en la Guerra Civil Española' y 'Un periodista en el desembarco de Bayo'.
Esta entrada fue publicada en Historia, Opinión y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s