Mallorca como Antelope

Sheela Silverman, presidenta de la Rajneesh Foundation y secretaria de Osho, en Antelope (Oregón, EEUU). Foto: Robert Bach.

(Columna Los últimos de MalleEl Mundo / El Día de Baleares, 11 de junio de 2018)

EN MALLORCA hay cierta psicosis por la venta de casas a los extranjeros. No dejo de escuchar últimamente eso de que estamos «vendiendo la isla». La cuestión es que está entrando mucho dinero de fuera -hablan de 1.600 millones al año- para comprar casas. Con tipos de interés tan bajos en Europa, el dinero sólo crece fuera del banco y una salida golosa para los que tienen mucho por allí arriba es comprar una casa por aquí abajo y alquilarla. Los precios están altos en España y el alquiler vacacional ni te digo, así que es rentable. Una casa con licencia vacacional de 10 plazas puede obtener fácilmente unos ingresos de 40.000 euros al año. Los extranjeros lo saben, por eso compran. Otros simplemente huyen del mal tiempo y quieren venir a vivir aquí. Me parece estupendo.

Los últimos datos hablan de que casi el 40% de las casas que se venden en Baleares son a extranjeros, sobre todo alemanes y británicos. Somos líderes nacionales, por delante de Canarias y Valencia. En Palma entran con fuerza en barrios. Son el 40% en el casco antiguo y ahora hablan de que llegan hasta La Soledad. Un agente inmobiliario contó el otro día en IB3 que un noruego había comprado en Pere Garau porque iba a ser el nuevo Santa Catalina. Inversiones de luces largas.

Y atención a este dato: el 93% de los nuevos habitantes de Palma en 2017 eran extranjeros. El Ayuntamiento de Palma ha avisado que de seguir así en 2030 los extranjeros serán mayoría en Cort, Cala Major, Sant Agustí, El Terreno, Son Vida y Portopí. Veo difícil parar esto. Me gustaría conocer a alguien que se niegue a vender su casa a extranjeros para «no vender la isla». Tendría una gran entrevista.

La serie documental de Netflix Wild Wild Country me ha recordado este follón. Cuenta la historia real de la secta de los rajneeshes, que en 1980 se fueron de la India a Oregón, en EEUU, y empezaron a comprar todo hasta que fueron mayoría en el pueblo de Antelope. Es increíble. Un pueblo perdido en el oeste donde sólo vivían 40 vaqueros muy conservadores, de repente invadidos por miles de jipis occidentales vestidos de rojo que adoraban al filósofo Bhagwan Shree Rajneesh, más conocido como Osho. Compraron terreno por 30 veces su valor de mercado y levantaron una ciudad con aeropuerto y todo. Se hicieron también con todas las casas a la venta y, claro, cuando llegaron las elecciones municipales las ganaron. Antelope pasó a llamarse Rajnishpuram y se legalizó tomar el sol desnudo en el parque. Luego fueron a por las elecciones al condado pero las autoridades les impidieron empadronarse. Temían que llegaran a controlar todo el Estado de Oregon. Los oregonenses tenían pánico, se veían vestidos de rojo y adorando a Bhagwan por ley. Al final se les fue la olla (más si cabía) y empezó la violencia. Si pueden verla, les va a dejar impactados.

Rajneeshes en Antelope.

Anuncios

Acerca de manuelaguilerapovedano

Periodista e investigador de la Guerra Civil Española. Doctor, con premio extraordinario, por la Universidad CEU San Pablo y profesor de Periodismo en el CESAG. Autor de "Compañeros y camaradas. Las luchas entre antifascistas en la Guerra Civil Española".
Esta entrada fue publicada en Opinión y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s