La moto del parking de Son Espases

El Hospital Son Espases (Palma).

NOS VENDEN la moto de que los parkings de los hospitales Son Espases (Palma) y Can Misses (Ibiza) van a ser gratis. Eso no va a pasar ahora ni en los próximos 20 años. Los vamos a pagar igualmente, pero en lugar de hacerlo como ahora, cuando los usamos, lo haremos vía impuestos, vayamos al hospital o no. Pasa lo mismo que con el Túnel de Sóller, lo seguimos pagando, pero vía impuestos (16 millones). Me encanta ver a la gente contenta porque, como diría la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, “el dinero público no es de nadie”. Estamos felices porque el gobierno nos da algo gratis cuando gratis no hay casi nada en este mundo, y menos un servicio público. Todos pagamos, de una manera o de otra.

Los parkings de Son Espases y Can Misses se los van a cobrar las empresas constructoras con 50 millones de euros (ojo, un centro de salud vale unos tres millones) en cómodos plazos los próximos 20 años. Este bonito gesto de Armengol a un año de las elecciones nos deja una hipoteca de 2,5 millones anuales. Yo no digo que no sea gratis, me parece perfecto, a mí me preocupa que nos vendan la moto, como dice Chomsky, diciendo que el parking será gratis. Eso es mentira.

El problema de todo esto es que Son Espases es un negocio. Fue concebido como tal por el popular Matas y el gobierno socialista de Antich lo continuó porque era tarde para pararlo. Matas quería construir un súper hospital sin gastarse el dinero que no tenía así que siguió el modelo público-privado de Margaret Thatcher: que las empresas bajaran el precio de la construcción a cambio de cederles 30 años la gestión de los servicios no asistenciales del hospital. Vamos, que todo lo que no lleva bata blanca pertenece a una empresa privada. ¿Por qué cree usted que el agua y la televisión es de pago? El parking, máquinas de vending, cocina, bar, lavandería, guardería, telefonía, limpieza, seguridad… Todo pertenece a las empresas constructoras de Son Espases, que son cuatro: FCC, Dragados, Llabrés Feliu y Melchor Mascaró. Por todo esto, el Govern balear pagará a estas empresas más de 1.000 millones (¡!) de euros hasta 2039.

El exconseller de Salud, el socialista Vicenç Thomàs, inauguró el hospital en estas condiciones cuando las había criticado. Le pregunté por ello y su respuesta fue: “Evidentemente critiqué este modelo pero había una coyuntura económica determinada. Nos encontramos con una obra empezada que no había manera económica y jurídica de echarla para atrás. En la coyuntura actual [crisis de 2010], si queremos hacer obra pública, la respuesta que hemos recibido del gobierno es que el modelo debe ser de colaboración público-privada”.

Por eso, en Son Espases hay bancos, joyerías, papelerías, un pequeño súper, etc. Sólo falta un Zara. En 2010 el gerente del hospital llegó a enviar un correo a los casi 5.000 trabajadores recordándoles que podían convertir su tarjeta en VISA del Santander en la oficina que hay en el complejo. Surrealismo socialista.

(Columna Los últimos de MalleEl Mundo / El Día de Baleares, 6 de agosto de 2018)

Anuncios

Acerca de manuelaguilerapovedano

Periodista e investigador de la Guerra Civil Española. Doctor, con premio extraordinario, por la Universidad CEU San Pablo y profesor de Periodismo en el CESAG. Autor de "Compañeros y camaradas. Las luchas entre antifascistas en la Guerra Civil Española".
Esta entrada fue publicada en Opinión y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s