Jerusalén: guía para el turista español

Jerusalén desde el Monte de los Olivos y el cementerio judío más antiguo, el 30 de diciembre de 2018 (llovía).

(Experiencia de viaje de fin de año 2018 en Jerusalén. Al final doy datos concretos sobre la estancia)

Jerusalén es la ciudad donde todo empezó. La civilización cristiana surgió allí porque fue donde predicó y murió Jesús. Es obligado visitarla para comprenderlo todo, también el judaísmo y el islamismo, porque fue la ciudad del rey David y Mahoma. Vamos, que es una ciudad tres veces santa. No hay lugar en el mundo con mayor gloria (y horror), así que cada piedra rebosa historia.

Para el turista español (lo digo por lo de civilización cristiana, sea o no creyente) es imprescindible visitar los lugares donde vivió sus últimas horas Cristo, todos gratis y sin exceso de turismo (hay pocos turistas para lo que es). Sí, todas las iglesias y tal son gratis a pesar de que en las rutas guiadas digan que “incluye entrada” en el precio. Es mentira porque no hay que comprar ninguna entrada. En la ciudad se puede tocar y sentir la historia pero hay algo que tira para atrás: la ciudad antigua está a más de 10 metros bajo tierra. Se ha construido sobre ruinas durante 2.000 años. Saber esto la verdad es que es un bajón.

Quizá, el único lugar que está igual es el Muro de las Lamentaciones, porque esa pared es lo único que queda del Templo de Jerusalén (o Templo de Salomón), destruido primero por los babilonios y luego por los romanos. Ese templo era el lugar santo que veneraban los judíos como Jesús. Allí fue donde se lió a latigazos con los mercaderes.

Nosotros contratamos varias rutas en getyourguide y aunque fueron un poco caras, todas estuvieron bien. Me encantan los guías judíos porque te dan su versión de la historia y luego los musulmanes te dan otra, y la verdad es que ambos parecen tener razón. Una de las cosas que nos dijo la guía judía fue que Palestina nunca ha existido, que Jerusalén no aparece ni una vez en el Corán (!!) y que los musulmanes tienen tapiada la Puerta Dorada de la ciudad que es donde los judíos esperan que entre el Mesías. Y encima han construido un cementerio musulmán delante, para que no pase nadie. Vamos, todo para molestar.

En Jerusalén debes visitar el edificio de la última cena de Jesús (el cenáculo, en el Monte Sión), el lugar donde fue apresado (el Monte los Olivos y el huerto de Getsemaní), el lugar donde fue juzgado (antiguo Palacio de Pilatos), donde estuvo preso (unas cuevas al inicio de la Vía Dolorosa) y el camino exacto del vía crucis, donde arrastró la cruz, que llega hasta al monte Gólgota, lugar de la crucifixión y entierro de Jesús (hoy Iglesia del Santo Sepulcro). También se puede visitar el lugar de nacimiento de María: una cueva cerca de la Puerta de los Leones, y su tumba, en Getsemaní (justo enfrente). Todo queda muy cerca. Se puede hacer en un día y es gratis (estoy pesado con esto).

En zona musulmana, cruzando el enorme muro, a unos 30 kilómetros, está Belén (Bethlehem), donde nació Jesús (la Basílica de la Natividad) (nació en una cueva, no un establo), el monte donde los ángeles anunciaron a los pastores la noticia (Capilla del Campo de los Pastores) y la cueva blanca donde María dio de mamar a su hijo (Capilla de la Gruta de la Leche).

La capital de Israel es Jerusalén para los israelitas y Tel Aviv para el resto del mundo. Es un país lleno de contradicciones y muy muy recomendable. Vale la pena también visitar el Mar Muerto y las ruinas de Masada (palacio de invierno de Herodes). El Mar Muerto es el lugar más profundo del planeta, a 435 metros bajo el nivel del mar. Está a menos de dos horas en autocar desde Tel Aviv. Casi cada día hay rutas guiadas en español en getyourguide.

Datos para el viaje: El vuelo Madrid-Tel Aviv dura sólo 4 horas y nos costó unos 300 euros ida y vuelta en Iberia. Baratísimo para ser fechas navideñas. El traslado del aeropuerto a Jerusalén fue en minibus contratado allí mismo y tarda menos de una hora. Dormimos en un apartamento de airbnb en la calle Ben Yehuda, zona comercial con ambiente en barrio muy judío. Digo muy judío porque Tel-Aviv es muy diferente. En Jerusalén todos llevan kipá (gorro) y en Tel-Aviv no. El país es muy seguro (si hay dudas, consultar con el consulado) y la gente es muy hospitalaria. La nochevieja la pasamos en Tel-Aviv porque es una ciudad con ambientazo, de las mejores del Mediterráneo. Hay muchísima gente joven y en invierno hace menos frío que en Jerusalén (están a sólo 60 kilómetros).

Anuncios

Acerca de manuelaguilerapovedano

Periodista e investigador de la Guerra Civil Española. Doctor, con premio extraordinario, por la Universidad CEU San Pablo y profesor de Periodismo en el CESAG. Autor de 'Compañeros y camaradas. Las luchas entre antifascistas en la Guerra Civil Española' y 'Un periodista en el desembarco de Bayo'.
Esta entrada fue publicada en Historia y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s