Cartas desde el frente de Mallorca

Gabriel Fuster Mayans, alias Gafim, escribió 19 cartas a su novia desde la batalla de Mallorca. Era un joven de 23 años muy enamorado y entusiasmado por la guerra que estaban ganando. Luchó en el bando nacional y enseguida lo pusieron al mando de una unidad de morteros en el frente de Manacor. Este arma causó estragos entre los republicanos: “He causado yo sólo más de 30 bajas al enemigo“. Sobrevivió a la batalla, se casó, tuvo varios hijos y se convirtió en uno de los periodistas más venerados de la isla. Tiene un busto en la plaza Mayor de Palma.

Las cartas estaban perdidas hasta que un coleccionista mallorquín las encontró en un rastro de Madrid. Cuentan con todo detalle lo que pasó, en qué sitios combatió Gafim y qué pensaba sobre el conflicto. Conseguí que el coleccionista me dejara transcribirlas y publicarlas en este libro: Un periodista en el desembarco de Bayo. Gafim y la guerra civil en Mallorca (Lleonard Muntaner, 2017). Se puede comprar online en la web de la editorial. Haremos alguna presentación en breve.

Publicado en Artículos académicos, Historia | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario

Homenaje a las fuentes informativas

(Columna Los últimos de Malle, El Mundo / El Día de Baleares, 17 de abril de 2017)

Hervé Falciani.

HACE TIEMPO que quiero hacer un homenaje a las fuentes informativas. Gracias a ellas pervive el periodismo y salen a la luz delitos de corrupción. Hoy quiero mostrar mis respetos a ese hijo de vecino que ve una injusticia y tiene el valor de pasar la información a un periodista. Si todos los ciudadanos fuéramos así, las cucarachas no saldrían de su agujero por miedo a la inmensa luz de la calle.

Todos podemos ser fuentes informativas. Todos podemos ser un ejército invisible contra la injusticia; la mayor sociedad secreta del mundo, que todo lo ve y todo lo oye. Sólo falta ser conscientes de que lo somos. Por eso les animo, desde este artículo, a acordarse de los periodistas cuando vean algo que no les gusta. Contacten con uno. Hoy es fácil a través de las redes sociales o el correo electrónico. Otra manera es enviar una carta o ir en persona al periódico, la radio o la televisión. Les aseguro que el periodista protegerá su identidad. Nadie puede obligarle a revelarla. Ni siquiera el director del medio.

Cuando trabajaba en este periódico tuve multitud de fuentes secretas. Algunas eran anónimas, es decir, que ni siquiera yo sabía quiénes eran. Tenía varias personas que me enviaban información desde correos electrónicos con nombres falsos. Mi obligación era contrastar y verificar. Evidentemente, algunas tenían un interés personal y a veces me negaba a seguir una pista para preservar mi independencia. En los medios se reciben con frecuencia cartas anónimas. También son muy útiles. Recuerdo una que me avisaba de que un ayuntamiento de Unió Mallorquina estaba contratando a dedo a una empresa afín. Un caso parecido al de los contratos de Més que conocemos estos días y destapó el Diario de Mallorca.

Queridas fuentes, seguid dándonos información, ¡seguid filtrando! Gracias a una filtración dos periodistas del Washington Post investigaron el Watergate y Nixon acabó dimitiendo. La filtración de Chelsea Manning nos ha permitido conocer las informaciones de Wikileaks. Por Edward Snowden sabemos que el Gobierno de EEUU controla todas nuestras comunicaciones y por Hervé Falciani cuántos españoles tienen el dinero en Suiza. Unos hackers filtraron los Papeles de Panamáy pusieron cara a evasores de impuestos. Los periodistas que procesaron esta información acaban de ganar el premio Pulitzer.

Quedan muchos temas por destapar. Sigamos denunciando.

Publicado en Opinión | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Ocupas y periodismo

(Columna Los últimos de Malle, El Mundo / El Día de Baleares, 3 de abril de 2017)

Los periodistas a veces confundimos agresores con víctimas. Nuestros referentes nos dicen que debemos proteger siempre a los más vulnerables pero en ocasiones no los identificamos bien. Cuatro emitió el martes un programa lamentable en el que ponía a los ocupas (con ce) como víctimas. Intentaron hacer periodismo de investigación (el programa se llama En el Punto de Mira) para denunciar a la empresa Desokupa y acabaron haciendo el ridículo. Los espectadores criticaron duramente en Twitter el enfoque del programa, buena muestra de que ese periodismo no iba en defensa de la gente sino de delincuentes con mucha cara.

El objetivo no era malo: desenmascarar a la empresa Desokupa como una banda de matones al servicio de los especuladores. Lo grave es que no encontraron nada solvente que demostrara la tesis. Ni una sola prueba. A pesar de ello, siguieron adelante, porque la realidad no tiene por qué estropear un buen titular.

Como no tenían nada en esa línea, la liaron aún más presentando a los ocupas como víctimas de los propietarios porque los querían echar. Es increíble.

Como escribí en mi último artículo, los ocupas (con ce) se meten en casas particulares, perjudican a familias corrientes y usan la extorsión. Vean a la chica de Son Gotleu que fue noticia hace poco. La detuvo la policía por querer entrar en su propia casa después de que la ocuparan. O la mujer de 69 años a la que agredieron dos ocupas esta semana en su finca de Sant Joan. ¿Quién es la víctima aquí? Otra cosa son los okupas (con ka), que tienen un objetivo social y no usan casas particulares.

El periodismo es el poder del pueblo. Existe para hacer más libres a los ciudadanos; para denunciar al que abusa. En España existe un problema legal que permite que muchos caras (otros por necesidad) ocupen casas y no se les pueda echar hasta que un juez lo diga un año después. Sepa usted que si alguien entra en su casa y resiste 48 horas, no lo podrá echar. Si alguien le alquila su casa y no le paga, tampoco podrá hacer nada. Muchas familias trabajadoras se ven perjudicadas y desamparadas. Si hay un problema de vivienda, si una persona necesitada está en la calle, lo debe resolver el Estado con los impuestos que ya pagamos, no la gente que hace el esfuerzo de pagar una hipoteca.

Publicado en Opinión | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

El Castillo de Osma, un refugio para Fernando de Aragón

Castillo de Osma, Soria. Foto del 1 de abril de 2017.

El Castillo de Osma contempla desde hace mil años el viñedo soriano. Se levantó en el siglo X junto a la ribera del Duero para proteger al pueblo de Osma, hoy El Burgo de Osma. La plaza era una fortaleza cristiana que sufrió varios cambios de señor en la reconquista hasta la victoria cristiana de 1088.

El lugar era inexpugnable. El cerro es muy empinado, tiene un río a sus pies y además levantaron tres líneas de gruesa muralla. Hoy sólo queda la construcción principal, con todas sus torres de defensa. Incluso hay munición de las catapultas.

Munición para catapulta. Castillo de Osma, Soria.

Cuenta la historia que la noche del 6 de octubre de 1469 el príncipe Fernando de Aragón buscó refugio en el castillo. Iba de camino a Valladolid  para contraer matrimonio en secreto con Isabel de Castilla (se casarían el 19 de octubre) y paró en Osma. Como Fernando iba disfrazado de mercader, el guardián de la puerta del castillo no le reconoció y le arrojó un dardo de ballesta que a punto estuvo de alcanzarlo.

Está a sólo diez minutos del centro del pueblo. La entrada es libre. El cerro se puede subir sin problemas. Arriba el viento es fuerte y frío. Las fotos las hice con el móvil.

Publicado en Historia | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Ocupas y okupas

Centro Social Okupado en el Parc Güell, Barcelona.

Centro Social Okupado en el Parc Güell, Barcelona. Foto: Wikipedia.

(Columna Los últimos de Malle, El Mundo / El Día de Baleares, 6 de marzo de 2017)

No es lo mismo un ocupa que un okupa. Creo que todos deberíamos distinguir entre unos y otros y luego formarnos una opinión sobre cada uno de ellos. Un ocupa es una persona que entra por la fuerza en una casa ajena. Un okupa, con ka, es un antisistema, normalmente anarquista, que ocupa un edificio público abandonado para darle un uso social.

En los últimos meses algunos periodistas han llamado «okupas» a gente que eran «ocupas». Según la RAE, no se equivocan, porque la definición de «okupa» que aparece es: «Dicho de un movimiento radical: Que propugna la ocupación de viviendas o locales deshabitados». No dice nada de propiedad pública o uso social. En mi opinión, es un error. El matiz es importante.

El movimiento okupa se dedica a rehabilitar edificios públicos abandonados y a ponerlos al servicio del barrio con multitud de actividades. Convierten nidos de ratas que llevan cerrados 30 años en centros sociales okupados (CSO). Eso quiere decir que el edificio no pertenece a los okupas, sino al barrio. Están obligados a atender a todos los que vayan allí. En España, hay muchos ejemplos, como Minuesa o El Laboratorio en Madrid, con biblioteca, gimnasio, guardería, huerto, locales de ensayo, comedor social, etc. En Palma estuvo durante años el Kasal Llibertari, una antigua fábrica en calle Manuel Azaña, donde ahora hay una gasolinera. En mi opinión, es una buena iniciativa privada si no perjudica a nadie. Hay que tener en cuenta que siempre son temporales, hasta que el Estado reclama la propiedad para darle un uso.

Los ocupas son otra cosa. Entran en pisos particulares y no se van hasta que el dueño les pague. Utilizan la extorsión. Hace unos días nos encontramos un titular indignante: «Detenida la propietaria de un piso al intentar ‘sacar’ por la fuerza a una ocupa de su casa de Palma». Resulta que si alguien entra en tu casa y permanece 48 horas dentro, no la puedes sacar hasta que un juez ordene un desahucio, es decir, varios meses después. Como la policía no puede actuar, ha nacido una empresa llamada Desokupa que soluciona el problema controlando el acceso a la vivienda ocupada. Es decir, esperan a que salga el ocupa y luego no le dejan volver a entrar. Todo es legal y no desalojan a familias con niños. Una empresa privada ha venido a resolver un fallo del sistema. Hay que acabar con el movimiento ocupa, con ce.

Publicado en Opinión | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Murieron dos veces

Milicianas Mallorca

¿María García?, la autora del diario, Daría Buixadé, Mercedes Buixadé y ¿Teresa?, en la Escuela Graduada de Manacor el 4 de septiembre de 1936. Las asesinaron pocas horas después en el cementerio. Foto conseguida por Antoni Tugores.

(Columna Los últimos de Malle, El Mundo / El Día de Baleares, 6 de marzo de 2017)

El historiador Antoni Tugores acaba de publicar en la editorial Lleonard Muntaner un libro imprescindible. Se titula Moriren dues vegades y trata sobre la violación y asesinato de cinco milicianas antifascistas en Manacor en 1936. Participaron en el Desembarco de Bayo y sirvieron de enfermeras. No dispararon ni un tiro. La derrota les pilló durmiendo y al despertar se vieron sobre rocas buscando la esperanza en un mar desierto. No quedaba ningún barco. La batalla había acabado y sus compañeros se habían marchado a Barcelona sin poder avisarlas.

Una de ellas escribió en su diario: “¡Qué momentos más inenarrables de peligro! ¡Qué emoción ante el momento enorme de peligro sin arreglo posible! Yo he cogido nuestra bandera, pues no quiero quede abandonada y debe ir con nosotros hasta el último momento. ¡Qué nerviosismo existe! ¡Todos quieren mostrarse valientes y, sin embargo, se les ve que el abatimiento, el temor y el miedo les domina! Tenemos víveres para un par de días. Municiones, también. Esperemos los acontecimientos”.

Los falangistas liderados por el italiano Conde Rossi las atraparon y las llevaron a Manacor. Las exhibieron en la Escola Graduada como un trofeo y allí les hicieron la única foto que tenemos de ellas. Las cinco con mono azul y brazalete de la Cruz Roja. Tugores ha encontrado en los archivos la foto original, con buena calidad. Aparte hay otros 40 milicianos. Las caras reflejan pena, fatiga, miedo. No sabían lo que les esperaba.

El 5 de septiembre de 1936 fueron fusilados en el cementerio de Son Coletes, Manacor. Ellas sufrirían antes abusos. Todavía no sabemos el nombre de todas: Teresa, María García y las hermanas Daría y Mercedes Buixadé Adroher. Nos falta el nombre de la autora del diario. TV3 prepara un documental y un investigador de Barcelona, Gonzalo Berger, publicará en breve el nombre de todas.

Daría y Mercedes Buixadé Adroher.

Daría y Mercedes Buixadé Adroher. Foto conseguida por Antoni Tugores.

La gran batalla ideológica del siglo XX que vivió Baleares, el llamado Desembarco de Bayo, es una gran desconocida. A veces pregunto a mis alumnos de 18 años quién la conoce. Nadie levanta la mano. Ahora, el Desembarco de Normandía, lo conocen todos. Sé que algún colegio hace pedagogía sobre ello, incluso visita la zona cada año, pero es la excepción.

Tugores dice que las milicianas murieron dos veces porque también asesinaron su memoria al decir que eran unas vulgares prostitutas. Hoy se sabe que era un bulo y algunas eran de buena familia y muy cultas. La verdad nos hace un poco más libres.

Casa hospital Sa Torre Nova, en Sant Llorenç, donde sirvieron de enfermeras durante la batalla.

Casa hospital Sa Torre Nova, en Sant Llorenç, donde sirvieron de enfermeras durante la batalla. Foto cedida por Antoni Tugores.

Almacén de la fábrica de Punta N’Amer donde fueron encerradas las milicianas antes de que las llevaran a Manacor. Foto cedida por Antoni Tugores.

Publicado en Historia, Opinión | Etiquetado , , , , , , | 4 comentarios

Antonia, Magdalena y Mercedes

Bombardeos Mallorca

Diario La Almudaina, 11 de junio de 1937, página 2.

(Columna Los últimos de Malle, El Mundo / El Día de Baleares, 20 de febrero de 2017)

Las hermanas Antonia, Magdalena y Mercedes Muñoz Martí no tienen ninguna placa que las recuerde. Tampoco salen en ningún blog ni listado de internet. Fueron asesinadas en la guerra civil pero no tienen memoria histórica. Tenían 23, 21 y 7 años, respectivamente. Sí, Mercedes tenía sólo siete cuando la mataron. Su pecado fue vivir en la plaza de la Palla, en Palma. Allí perdieron la vida las tres, sin poder despedirse de nadie. Cuando vi su necrológica en la hemeroteca pensé en sus padres. Perdieron tres hijas de golpe. Sin culpa de ningún tipo, sin aviso. Mayor injusticia no cabe.

Todo ocurrió el lunes 31 de mayo de 1937. Tres bombarderos republicanos despegaron de madrugada desde Lleida para atacar Palma. Llevaban varias bombas para el cuartel de las Avenidas. Las sirenas sonaron a las 6 de la mañana y los palmesanos corrieron a los sótanos. Algunos no llegaron a tiempo.

Los aviones volaban a gran altura para evitar las baterías antiaéreas y, quizá por eso, erraron el tiro. De hecho, casi siempre fallaban porque tiraban los proyectiles a ojo. Cayeron en la calle Socorro, en Aragón, en el jardín del Temple y en la plaza de la Palla. En el cuartel, ninguna. Antonia, Magdalena y Mercedes murieron al salir de su casa. En el número 10. Seguramente dormían cuando oyeron las sirenas y corrieron hacia el refugio. Dos de sus vecinos, una madre y su hijo, sufrieron el mismo destino: María Picornell Mayol (41 años) y Alfonso Bueno Picornell (15).

Plaza del Pes de Sa Palla, Palma, donde murieron Antonia, Magdalena y Mercedes.

Plaza del Pes de Sa Palla, Palma, donde murieron Antonia, Magdalena y Mercedes. (Google Maps)

En el jardín del Temple murió otra niña: Isabel Llabrés, de 11 años. La macabra lista la cierran Juana Salas Oliver (60 años), Francisca Brindis Moragues (44), Magdalena Colombás Pujol (84) y Antonio Marí Juan (19). En total se segaron 10 vidas.

La venganza llegó cinco días después. Los franquistas fusilaron a cinco presos. La información aparece en el diario Ultima Hora del sábado 5 de junio de 1937 en una breve nota, como si fuera un tema menor: “Ejecuciones. Esta mañana, en la explanada del Fuerte de Illetas, ha sido cumplida la sentencia dictada contra los paisanos Bernardo Marqués Rullán, Gaspar Moragues Comas, Rafael Gamero Ginata, el soldado de artillería Juan Terrasa Hernández y el de Infantería Gabriel Mulet Estades, que habían sido condenados a la pena capital por Consejos de Guerra celebrados en esta Plaza”. Memoria histórica para ellos y para Antonia, Magdalena y Mercedes; para los 150 baleares que murieron en los bombardeos. Entre ellos había 35 niños y esta democracia también debe recordarles.

Publicado en Historia, Opinión | Etiquetado , , , | 1 Comentario