Pipi, cosas de juventud

(Columna Los últimos de Malle, El Mundo / El Día de Baleares, 16 de octubre de 2017)

El periodista deportivo Pipi Estrada la lió la madrugada del miércoles. Era la víspera del Doce de Octubre y estaba despierto a las dos de la madrugada. Cogió el móvil y puso en un tuit algo que le hacía mucha gracia a él en ese momento: una foto de Inés Arrimadas y el comentario «¿Qué aplicamos aquí, el 155 o el 69?». Twitter se inundó de mensajes de condena por su machismo. Él pidió perdón el jueves a las 13.38 de la tarde. Buenos días, Pipi.

Esto pasa por tuitear o chatear cuando no toca. Por ejemplo, cuando es de madrugada y estás más contento de lo normal. No digo que le pasara a Pipi -a lo mejor estaba en la cama desvelado- pero sé de muchos que sí, también famosos. Voy a poner algunos ejemplos sin citar nombres. Por ejemplo, estar a las cinco de la madrugada en una discoteca y enviar un sms a tu jefa que ponga: «Vaya pedo llevo». Ya está, sin más conversación. La jefa debía saberlo y punto.

Una mañana maravillosa fue cuando vi que un amigo había puesto el nombre de una chica en su muro de Facebook. Así, sin más. Vamos, que lo quería poner en el buscador y se equivocó. A las seis de mañana. Ahí se quedó el nombre varias horas. Sin likes. Sin comentarios. El horror.

Otro caso fue por la mañana. Ojo, que este es duro. Juan y María (nombres inventados) pasaron la noche juntos. Juan se despertó con ganas locas de contárselo a alguien. Sólo que se equivocó de número y el mensaje se lo envió a María. Toma ya. Id buscando una excusa para eso.

Y el ganador, señores, es un periodista. Uno de esta isla que pasó un día entero haciendo un reportaje sobre un hombre mayor, un abuelo muy afable que le abrió las puertas de su casa y le enseñó los inventos de toda una vida. Esa noche, el periodista salió de marcha y a eso de las cinco de la madrugada robaron el móvil a su amigo. El periodista decidió enviar un mensaje al móvil robado para que lo leyera el ladrón, pero se equivocó de número y se lo mandó al abuelo maravilloso del reportaje. Decía así: «Punki cabrón, sabemos donde vives. Ya te pillaremos». Por la mañana el periodista le llamó para disculparse y el hombre contestó: «No te preocupes. Son cosas de juventud».

Anuncios
Publicado en Opinión | Deja un comentario

Presentación del libro ‘Fariña’, de Nacho Carretero

La Asociación de Periodistas de las Islas Baleares (APIB) organizó este jueves 19 de octubre una charla con el periodista Nacho Carretero, redactor de El País y autor del libro Fariña. Yo tuve el honor de presentarle. Fue en la Librería Drac Màgic de Palma. Acudió medio centenar de periodistas. Dejo aquí la pieza que hizo Canal 4.

Publicado en Opinión | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

Entrevista sobre periodismo en Canal 4

El director de Informativos de la televisión balear Canal 4, Biel Ramis, fue el primer periodista que me contrató para hacer prácticas en El Mundo en 1997. Este lunes tuve la suerte de que me entrevistara como vicepresidente de la Asociación de Periodistas de las Illes Balears para hablar de la conferencia que hemos montado para este jueves 19 de octubre a las 19 horas con Nacho Carretero, periodista de El País y autor del libro Fariña. Será en la librería Drac Màgic de la plaza de los patines de Palma.

Publicado en Opinión | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Choque de banderas blancas y españolas en Madrid

Las dos manifestaciones que hubo en Madrid contra la independencia de Cataluña se encontraron en Cibeles el sábado 7 de octubre de 2017. Algunos manifestantes en defensa de la unidad de España se acercaron desde Colón a Cibeles para recriminar que allí había “podemitas con banderas blancas de rendición“. La respuesta fue que no había “ninguna guerra”. La policía separó los bloques y no hubo incidentes, pero sí muchas palabras.

Publicado en Opinión | Etiquetado , , , , , , , | Deja un comentario

Barcelona sigue diversa

(Columna Los últimos de Malle, El Mundo / El Día de Baleares, 2 de octubre de 2017)

Estuve ayer [1 de octubre de 2017] en Barcelona. Quería vivir este momento histórico: el mayor desafío al Estado de los últimos 30 años. Estuve en tres movilizaciones (una españolista, otra independentista y otra anarquista) y tengo conclusiones que me gustaría compartir como humilde observador interregional.

He visto la misma Barcelona de los últimos años. Una que quiere la independencia, con sus movilizaciones y banderas en los balcones, y otra que sigue con su vida. Un amigo catalán me decía: «Has visto pocas ganas de ser español, ¿no?». La verdad es que sí, pero he visto sobre todo gente no encuadrada en ningún bando, es decir, gente no politizada.

Como anécdota, el viernes en un bar de Gràcia dos barceloneses me preguntaron si iba a votar. En un arranque de cinismo les dije que sí y se indignaron. Ellos estaban en contra de votar, pero no porque quieran ser españoles sino porque rechazan el proceso independentista. Está claro que hay una ideología totalmente movilizada y otra en silencio que sigue con su vida.

Otra conclusión a la que he llegado es el ambiente de respeto y libertad. Ojo que puede sonar contradictorio con las imágenes que nos llegan de la televisión. Sin embargo, he notado bastante respeto a la opinión del otro, dadas las circunstancias. Vi gente en la Rambla con banderas opuestas pasear sin miedo. En general, puedes ir con una estelada o rojigualda por Barcelona con relativa tranquilidad. Se está normalizando esto de encontrar propaganda en cualquier sitio.

Por último, he visto que los dos bandos son muy transversales en ideología. El derecho a decidir está controlado por el independentismo pero agrupa a gente diferente que coincide en su rechazo al PP. Asimismo, en el bando contrario al procés hay gente de izquierda, derecha e incluso anarquistas con el lema «solidaridad sin fronteras».

Estuve ayer en un instituto del Eixample, el Escola del Treball, y allí hubo centenares de personas que aguantaron la lluvia para votar, a pesar no haber garantías. No funcionaba el acceso al censo, todos los sabían, pero no les importó. Una mujer salía contenta: «Por fin hemos votado. Apuntan el DNI de manera manual. Supongo que para comprobar que no votas dos veces». No se comprobó y algunos se fotografiaron votando en cuatro colegios diferentes. Fuera de allí la vida seguía. En general, Barcelona sigue con su diversidad de siempre. Todavía hay esperanza para la convivencia.

Publicado en Opinión | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

Barricada proreferéndum en un instituto de Barcelona

Un grupo de jóvenes ha levantado una barricada este domingo 1 de octubre en el Institut Escola del Treball, en la calle Comte d’Urgell, en el Eixample de Barcelona, durante la celebración del referéndum de autodeterminación. No tenía mucho sentido porque el recinto es muy amplio y la policía podía usar otras entradas. Al final no ha habido incidentes en este centro. Los únicos polícias eran dos mossos inactivos en la puerta.

Mossos inactivos en la puerta del Institut Escola del Treball, el 1 de octubre de 2017, en Barcelona.

Publicado en Opinión | Etiquetado , , , , | 1 Comentario

Manifestación anarquista en Barcelona: “Ni fronteras ni mossos”

Unos 300 anarquistas se han manifestado este sábado 30 de septiembre de 2017 en la zona del Raval de Barcelona bajo el lema “Ni fronteras, ni mossos, ni policía, ni militares”. Ha habido mucha presencia policial, con furgones y helicóptero. Se ha cortado el tráfico en algunos tramos y han tirado petardos pero no ha habido incidentes. Los lemas más repetidos han sido “Els carrers seran sempre nostres”, “Solidaridad sin fronteras“, “La policía tortura y asesina” y “Fuera fascistas de nuestros barrios”. Al final han cantado A las barricadas.

Han pedido a la prensa que no grabara de frente para que no salieran caras. Algunos fotoperiodistas han sido increpados por hacerlo y se han marchado por miedo. Les he tratado de convencer de que lo mejor era venir donde yo estaba, más en la zona de atrás, pero algunos se han ido. Odiar a la prensa es un error porque te quedas sin visibilidad.

Publicado en Opinión | Etiquetado , , , , | 1 Comentario