Reseña del libro ‘Madrid 1939, la conjura del coronel Casado’

(Reseña publicada en la Revista de Historia Contemporánea Aportes, Vol. 29, nº86, Actas, 2014. Págs. 245-248)  Descarga la reseña en PDF.

aportes

El catedrático de la Carlos III de Madrid, Ángel Bahamonde, ha abordado de nuevo el tema del golpe del coronel Casado en marzo de 1939. Esta vez para calcular la represión que sufrieron los mandos militares republicanos en la posguerra. Parte de la hipótesis de que los casadistas fueron beneficiados por Franco y tras analizar un millar de procesos judiciales ha llegado a la conclusión de que sólo lo fueron en parte, mucho menos de lo que algunos creían.

El libro responde a una pregunta clave: ¿fue más clemente Franco con los casadistas que con los comunistas? La respuesta que da Bahamonde es que los casadistas recibieron un trato “más benigno” pero “en ningún caso clemente”.

Este tema todavía no se había investigado a fondo así que el libro arroja luz donde había una importante laguna. La historiografía, en general, había llegado a la conclusión de que Franco no distinguió entre los dos bandos en que se dividió la República el último mes de la guerra. Se creía que, a grandes rasgos, todos habían sido reprimidos por igual. Sin embargo, no había un estudio científico que lo demostrara. Bahamonde ha cubierto ese vacío y, entre otras cosas, revela que a los militares casadistas se les aplicó el “beneficio de la duda” y unas mayores “posibilidades de defensa” en los juicios. En el 80% de los casos se recogen atenuantes reductoras de condena. De 37 mandos casadistas sólo fueron fusilados 4. Por contra, de 29 comunistas fueron ejecutados 16.

El mejor ejemplo de la compensación de Franco fue lo que ocurrió con el general casadista Manuel Matallana. Siendo la segunda autoridad militar de la España republicana en febrero de 1939 pasó sólo 26 meses en prisión. Fue liberado sin condiciones en julio de 1941. Los coroneles Garijo y Muedra, abiertamente quintacolumnistas, sufrieron penas parecidas.

RENDICION-CORONEL-CASADO

El coronel Casado anunciando el golpe en los micrófonos de Unión Radio el 5 de marzo de 1939.

El trabajo utiliza los procesos judiciales que se guardan en el Archivo General e Histórico de Defensa y ofrece unos cuadros resumen divididos en tres tablas: una con los principales responsables del golpe de Casado, otra con los neutrales o mandos casadistas y, por último, otra con los mandos comunistas. Bahamonde distingue acertadamente entre diferentes tipos de casadistas. Entre ellos había tanto quintacolumnistas como antifascistas sinceros que querían derrocar a Negrín y el PCE.

El valor del libro, que es como decimos el análisis de esos procesos judiciales, se concentra en el último capítulo. Respecto a las causas y desarrollo del golpe de Casado, Bahamonde utiliza prácticamente las mismas fuentes del trabajo que publicó con Javier Cervera en 1999: Así terminó la guerra de España. En la parte de los combates en Madrid del 5 al 12 de marzo de 1939 vuelve a basarse en los informes de los comunistas Jacinto Barrios y Arturo Jiménez, cuando en el archivo del PCE hay muchos otros, utilísimos todos y prácticamente vírgenes. El de Fernández Cortinas es imprescindible. También están el de Checa, Carro, Astor, Montiel, Montoliu, Pertegaz, etc. Tampoco cita las órdenes de operaciones de las unidades casadistas que se guardan en el Archivo General Militar de Madrid y que han sido claves para reconstruir los combates que aparecen en el libro Compañeros y camaradas (Actas, 2012).

El informe de Jacinto Barrios titulado “La última defensa de Madrid” debe contrastarse porque fue elaborado en 1963 y tiene algunos errores. Barrios, subjefe militar del PCE en marzo de 1939, comete el error de creer que la 12 División socialista fue la que llevó el peso de la contraofensiva final cuando en realidad fue la 14 División anarquista. Desconoce además los refuerzos que llegaron de otras provincias y confunde algunos números de unidades: cambia la 214a brigada por la 114a. Gracias a las órdenes de operaciones casadistas, desde 2012 está publicado que el ejército que decidió la batalla estuvo formado por unidades de la 64 División republicana y las 14 y 28 Divisiones anarquistas.

Respecto al número de víctimas mortales, Bahamonde da la cifra de 2.000 pero no cita ninguna fuente. Más adelante saca a la luz una sentencia franquista que habla de 3.000 bajas, pero no es una fuente fiable. Salas Larrazábal reveló en 1973 el recuento oficial que hizo la Dirección de Servicios de Sanidad del Ejército del Centro: 233 muertos y 564 heridos. Compañeros y camaradas aporta la cifra del registro civil de Madrid y el resultado es similar: 243.

Plaza de España de Madrid durante el golpe de Casado. Autor: Alfonso

Madrid durante el golpe de Casado. Autor: Alfonso

Bahamonde analiza ampliamente el libro de Casado Así cayó Madrid y responde a muchas de sus afirmaciones. Al final, concluye que fue un traidor que se dejó engañar por Franco al creer que podría conseguir una “paz honrosa” sólo por ser militar profesional. El autor concluye que el generalísimo quería desde el principio la rendición incondicional y utilizó a Casado para romper el recuerdo de la gesta de la defensa de Madrid. De esta manera, el golpe de Casado no consiguió su propósito de reeditar un segundo “abrazo de Vergara”.

Llama la atención que el autor haya utilizado las memorias de Casado publicadas en España en 1968 y 1977 cuando Luis Español y otros autores ya han advertido de la manipulación de la traducción y de la mayor validez de las memorias originales publicadas en inglés en 1939: The last days of Madrid. El archivo del PCE guarda una traducción que sí es fiel a la primera versión.

Sobre los ascensos comunistas que supuestamente había publicado Negrín poco antes del golpe, cita el artículo de Campanario, Díez y Cervera que está en la línea de los trabajos publicados en los últimos años: que no existió ningún golpe comunista en los diarios oficiales, aunque eso no determina que no estuviera planeado.

El trabajo dedica amplio espacio a las relaciones de la Quinta Columna con los militares profesionales y aparecen varias novedades. Es interesante el episodio en que explica el papel del hermano de Casado, César, en los contactos con la Quinta Columna. Como era franquista, fue un intermediario de confianza para el militar golpista. También revela el juicio farsa al que Casado sometió al coronel Barceló. El tribunal que lo condenó a muerte estuvo presidido por un agente quintacolumnista: Laureano Villar. Asimismo demuestra, gracias a un informe de la Quinta Columna, que Casado salió de España por orden de Franco. Era una de las condiciones que le transmitió el teniente coronel Garijo el 23 de febrero. Respecto a este tema hay un informe imprescindible que pasa por alto. Es el que escribió el quintacolumnista Julio Palacios y que publicó íntegro Aportes en 2009 (nº69). Este informe revela, por ejemplo, que Casado pidió a la Quinta Columna que los medios de comunicación nacionales le atacaran para así ganar adeptos. Asimismo, que no intervinieran en una lucha interna entre republicanos.

En los últimos años, el final de la Guerra Civil Española está siendo un tema recurrente en la historiografía. Fue abordado por Ángel Viñas y Fernando Hernández Sánchez en El Desplome de la República (2009) y por mí en Compañeros y camaradas (2012). Bahamonde ha resuelto ahora las dudas acerca de la represión de los militares. El siguiente es Paul Preston con El final de la guerra: la última puñalada a la República (Debate, 2014). En su perfil de Facebook ha escrito: “Ha sido una experiencia deprimente ver los errores cometidos por algunos y la bajeza moral de otros. Por poco, le habría puesto el título de Una conjura de necios. Quien se salva es Juan Negrín. ¡Ojalá España tuviera políticos de su talla ahora!”.

(Reseña publicada en la Revista de Historia Contemporánea Aportes, Vol. 29, nº86, Actas, 2014. Págs. 245-248)  Descarga la reseña en PDF.

Anuncios

Acerca de manuelaguilerapovedano

Periodista e investigador de la Guerra Civil Española. Doctor, con premio extraordinario, por la Universidad CEU San Pablo y profesor de Periodismo en el CESAG. Autor de "Compañeros y camaradas. Las luchas entre antifascistas en la Guerra Civil Española".
Esta entrada fue publicada en Artículos académicos y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s