Gafim, carcelero del campo de concentración

Gabriel Fuster Gafim
Gafim, segundo por la derecha, en una imagen de la guerra civil.

La profesora Margalida Socías acaba de publicar en Lleonard Muntaner el Diario de 1937 del popular periodista Gabriel Fuster Mayans, alias Gafim. Este texto íntimo viene a completar los ya publicados del inicio de la guerra civil y la dictadura. El personaje es el mismo: vitalista, inteligente, crítico, arrogante… pero añade información desconocida sobre su papel como teniente en los campos de prisioneros republicanos de Regana y Punta Llobera, en Llucmajor.

Los campos de concentración de Mallorca han sido estudiados recientemente por la historiadora Maria Eugènia Jaume. Los presos fueron utilizados para diversos trabajos públicos —sobre todo construir carreteras y defensas costeras— y sufrieron unas condiciones de vida deplorables. En cambio, Gafim califica la estancia de los militares de “camping deportivo”. El 7 de enero de 1937 escribió: “Me doy cuenta de que soy necesario. Empiezo a tomarle el gusto a esta vida. ¡¡Es magnífica!!”.

Gafim dedicaba la mayoría del tiempo a construir barracones y caminos. Pasaba las horas muertas leyendo, cazando, haciendo deporte y contemplando las puestas de sol. Es curioso que en el diario sólo hable de la vida en el campamento. No menciona nada sobre política, la presencia italiana o la dura represión que sufría Mallorca.  

Socías afirma que en la relación de los militares con los reclusos “predominaba la benevolencia e incluso la conmiseración”. Gafim escribió en su diario: “Me es muy penoso tratar con gente a la que se priva de libertad”. “He emprendido el regreso a Regana, donde he querido saludar a Simoncelli, el cual está preso. ¡Pobre Simoncelli! Me ha abrazado casi llorando”. El diario cuenta la bronca que le echó el capitán porque “no había pan para los presos” y cómo uno de ellos le regaló un “bastón de acebuche” y “una pipa hecha de maíz de mata”. Socías concluye que “las condiciones de vida de los presos, dentro de sus penosas circunstancias, no fueron inhumanas”.

Llama la atención, a través de sus diarios, el excelente humor de Gafim en toda la guerra. Durante la batalla contra los milicianos de Bayo mantuvo una moral alta y juraba disfrutar de la “aventura”. Incluso engordó en el frente. Después se libró de ser enviado a la península y luchar en batallas como la del Ebro, donde participaron muchos mallorquines.

Tras la guerra, se afilió a Falange y escribió 40 años en el periódico portavoz del movimiento, el Baleares. Llegó a concejal y fundó los premios literarios Ciutat de Palma. Murió en 1977 siendo un referente intelectual y el Ayuntamiento de la capital le homenajeó con un busto que todavía resiste en una de las columnas de la Plaza Mayor. El Govern ha pedido a Hila que lo retire.

Busto de Gafim en la plaza Mayor de Palma.
Busto de Gafim en la plaza Mayor de Palma. Fue colocado en 1979.

(Columna Tejiendo historia, publicada en el diario Ultima Hora (Mallorca) el viernes 24 de septiembre de 2021. Sale cada 15 días en papel y digital)

Publicado en Historia, Opinión | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

¿Quién murió en los bombardeos de Mallorca?

18. Bombardeo en la Puerta de San Antonio-calle Ferreria (Palma). 7 de diciembre de 1937. Hubo 7 muertos y 40 heridos.
Bombardeo en la Puerta de San Antonio-calle Ferreria (Palma). 7 de diciembre de 1937. Hubo 10 muertos y 30 heridos.

Una de las anomalías de la historiografía es que todavía no sabemos los nombres de los muertos en los bombardeos de Mallorca. Sabemos los de Menorca, Ibiza y Formentera, pero no los de la isla mayor. Josep Massot i Muntaner publicó una monografía sobre el tema pero no incluye los nombres, que se han quedado en un limbo sin memoria pública, placas ni investigador que se haya interesado. Eso cuando Palma fue la segunda ciudad más bombardeada de la zona sublevada —después de Córdoba— y la primera de la historia en sufrir ataques sistemáticos desde el aire contra su núcleo urbano.

El historiador Juan Boris Ruiz Núñez presentó en 2019 una tesis en la Universidad de Alicante sobre los ataques aéreos republicanos y en ella afirma que “desde los primeros momentos, Mallorca se convirtió en uno de los objetivos más bombardeados”.

El capitán Alberto Bayo avisó constantemente de las operaciones: “Por última vez, insisto en manifestar a los habitantes de esta isla que desaloje de las poblaciones al personal no combatiente, pues serán bombardeadas con insistencia día y noche hasta su completa rendición”. Mallorca estaba totalmente indefensa. No tenía aviación ni medios antiaéreos, así que Franco les conminó a construir refugios y esperar la ayuda italiana.

En esos primeros días de la guerra, otro comunicado republicano avisó a los sublevados de Ibiza que si no se rendían se reducirían “inexorablemente a escombros las casas que habitáis”. El comandante militar de Ibiza contestó: “Los aviones no rinden plazas y si los rojos llevan a cabo sus amenazas, una vez más, serán asesinos de pacíficos ciudadanos, mujeres y niños”.

En julio y agosto de 1936 Mallorca sufrió un total de 46 bombardeos que provocaron 12 muertos y 49 heridos. El mayor castigo fue contra Palma pero también se atacaron los núcleos urbanos de Inca, Alcúdia y Pollença. A estas víctimas hay que sumar las 11 que murieron en Artà en un salvaje bombardeo de la aviación italiana que la atacó por error durante la Batalla de Mallorca.

A partir de septiembre, la isla contó con la defensa italiana pero los bombardeos republicanos continuaron de manera puntual. Los más graves se produjeron durante la última semana de mayo de 1937. Hubo varios ataques que provocaron 40 muertos y más de 100 heridos. Otro importante fue el del 7 de diciembre. Participaron 24 aviones que dejaron 10 víctimas mortales.

En total, según Massot i Muntaner, que se basa en datos militares, hubo alrededor de un centenar de muertos, de ellos 35 eran niños. El Franquismo compensó a sus familias con trabajos públicos. Nosotros los hemos olvidado porque no sabemos ni sus nombres.

Bombardeos Mallorca
Diario La Almudaina, 11 de junio de 1937, página 2.

(Columna Tejiendo historia, publicada en el diario Ultima Hora (Mallorca) el viernes 10 de septiembre de 2021. Sale cada 15 días en papel y digital)

Publicado en Historia, Opinión | Etiquetado , , , , | 1 Comentario

El lugar más peligroso de Mallorca

Tal día como hoy, hace 85 años, el lugar más peligroso de Mallorca era el chalet de Can Servera, en la zona alta de Porto Cristo, a solo unos metros de la casa que se está construyendo Rafa Nadal. Los republicanos lo llamaban el Parapeto de la Muerte porque cada día sufrían entre 8 y 10 muertos. Allí levantaron barricadas para proteger la frontera sur de la zona conquistada y frenar el avance enemigo. El 27 de agosto de 1936 la Batalla de Mallorca se había estancado y los sublevados machacaban la posición con fuego de fusil, mortero y cañón. Ocupar un puesto en aquella barricada era completamente suicida.

El capitán Alberto Bayo dice que en el Parapeto de la Muerte “las disciplinadas fuerzas del PSUC (comunistas) y Estat Català (nacionalistas) mandadas por Zapatero se aferraron al terreno”. El lugar era “barrido diez o doce veces diarias por los disparos de la artillería enemiga del 15.5 y siempre fue rehecho”. Sus hombres estaban bien parapetados pero no podían defenderse contra los cañonazos: “Nosotros a ese armamento no podíamos responder porque nuestra columna no tenía esa artillería y no contaba con un solo mortero”.

En el otro lado, el popular periodista Gabriel Fuster Mayans, alias Gafim, explicaba en una carta a su novia el terrible daño que estaban causando: “La calidad de mis morteros es formidable. En estos dos días he causado yo solo más de 30 bajas al enemigo. Creo que dentro de tres o cuatro días lo de Porto Cristo se terminará”.

Uno de los milicianos que defendió el parapeto fue el menorquín Santiago Pons Pérez. Una reciente carta de su sobrino enviada a Memoria Democrática del Govern ha revelado su historia. Tenía solo 18 años, le apodaban Rielletes por su carácter alegre y se apuntó a la lucha “como una aventura”. Llevaba varios días luchando, sufriendo el calor de agosto y una sed tal que desoyó el aviso de su compañero de no levantar la cabeza. Su sobrino lo relata así: “Tú, sin experiencia y con la inconsciencia de tu juventud, sin ver el peligro, no te lo pensaste dos veces. Te levantaste para ir a beber y una bala asesina te segó la vida en un instante. La alegría de la casa desapareció”. “Todo fue tan triste e injusto… Durante mucho tiempo no se podía hablar ni reclamar nada, pero yo no he olvidado lo que mi madre me contó. Aquí, públicamente, quiero rescatarte del olvido”.

A pesar de todo, los milicianos cumplieron y el parapeto resistió hasta que llegó la orden de reembarcar. El 4 de septiembre la batalla terminó y los sublevados se fotografiaron en la posición como símbolo de la victoria. El mejor homenaje es rescatar su sacrificio del olvido.

Los sublevados, con el Conde Rosssi en el centro, fotografiados al terminar la batalla.

(Columna Tejiendo historia, publicada en el diario Ultima Hora (Mallorca) el viernes 27 de agosto de 2021. Sale cada 15 días en papel y digital)

Publicado en Historia, Opinión | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

El dilema del carabinero Eduardo Calviño

El carabinero Eduardo Calviño Díaz, del cuartel de S’Arenal en 1936. Fuente: Pau Tomàs Ramis.

La historia del carabinero Eduardo Calviño Díaz explica cómo este cuerpo armado de tendencias republicanas se sumó al golpe de julio de 1936 en Mallorca. El otro día pude entrevistar a su hijo Celso en el Claustro de Llucmajor y me contó sus años de investigaciones sobre este cuerpo dedicado a la vigilancia de costas. Su padre combatió en el bando sublevado en la Batalla de Mallorca porque así se lo ordenaron sus superiores. La mayoría de sus compañeros eran republicanos pero en el momento clave tuvieron que obedecer.

Cuando se declaró el golpe en Mallorca, la izquierda tenía grandes esperanzas en los carabineros. Eran unos 600 en todo Baleares y Celso calcula que el 75% era fiel a la República. Sin embargo, eran muy pocos para enfrentarse al Ejército y la Guardia Civil, así que sólo ofrecieron cierta resistencia en Sòller, Pollença, Sa Pobla y Manacor.

Eduardo Calviño era de Orense, tenía 24 años y estaba destinado en S’Arenal. Reconoce que en su cuartel apenas hablaban de política y no sabían qué hacer, así que se encomendaron a sus superiores. Las órdenes de Palma eran muy claras: sumarse al golpe y detener a los sospechosos. Los oficiales decidieron acatarlas y encerraron a los carabineros menos fiables.

Los demás, entre los que estaba Eduardo, fueron enviados a Porto Cristo a combatir a las columnas catalanas que desembarcaron el 16 de agosto. “Antes de salir, las mujeres de Llucmajor nos colgaron medallas de la Virgen pero se acabaron y a mí una me regaló la suya de plata”. Su primera misión fue reforzar la línea de defensa de las Cuevas dels Hams, desde donde contemplaron la cantidad de barcos enemigos. “Cuando vimos todo aquello, pensamos que no quedaría ninguno de nosotros”, recuerda.

Sin embargo, aseguraron el sector y el día 29 fueron enviados a Son Servera, porque los republicanos habían conquistado la importante montaña de Son Corb. Los carabineros de Llucmajor, combinados con otras fuerzas militares, ocuparon la zona de Pula para atacar desde el norte y el 2 de septiembre avanzaron hasta recuperar la posición. Eduardo asegura que no disparó a nadie: “No vi a ningún enemigo, sólo mucha sangre en el material abandonado”. El 4 de septiembre los republicanos reembarcaron y terminó la batalla. Los carabineros sufrieron en total seis muertos en el frente.

Años después, entrevistado por su hijo, Eduardo seguía sin explicarse el resultado de la batalla: “No entiendo cómo el primer día los republicanos no llegaron a Palma. Después de ver cómo se organizaron en Mallorca, sabíamos que perderían la guerra”. El dilema había sido resuelto: debían sumarse al bando sublevado.

Mapa de la Batalla de Mallorca el 1 de septiembre de 1936. Los carabineros de Llucmajor estaban en Pula preparando el ataque a Son Corb. Fuente: elaboración propia.

(Columna Tejiendo historia, publicada en el diario Ultima Hora (Mallorca) el viernes 13 de agosto de 2021. Sale cada 15 días en papel)

Publicado en Historia, Opinión | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

Los milicianos mallorquines de la Olimpiada Popular

Pau Tomàs Ramis acaba de publicar la historia de los mallorquines de la Olimpiada Popular de Barcelona, organizada por partidos y sindicatos de izquierda como alternativa a las de Hitler en Berlín en 1936. Eran unos 600 jóvenes que partieron en barco de Palma el mismo 18 de julio. La noticia del golpe de Estado les cogió en alta mar y eligieron la orilla que les salvaba de la represión: la Cataluña republicana. El libro se llama Els mallorquins a l’Olimpíada que no fou y se ha llevado el premio Assaig 2020 del Consell de Mallorca.

Uno de los capítulos más interesantes es el dedicado a la Batalla de Mallorca. Unos 150 de aquellos mallorquines —hombres y mujeres— se sumaron en Barcelona a la expedición que organizó el capitán Alberto Bayo con el objetivo de recuperar Baleares. Formaron su propia centuria y se integraron en la columna del comandante Cabrera junto a anarquistas y algunos militares. Llegaron a la Menorca republicana los primeros días de agosto y allí recibieron una breve instrucción militar.

Uno de ellos fue Climent Garau Salvà, un joven de Llucmajor que luego reconocería que no le “importaba un comino la política”. Él se apuntó al viaje porque quería ir de marcha a Barcelona y con la Olimpiada el viaje le salía más barato. Cuenta que el desembarco en Mallorca del 16 de agosto de 1936 fue un desastre por el mal tiempo. Su barcaza se fue a la deriva y tuvieron que esperar al día siguiente. Una vez en tierra, participó en las conquistas de Sa Torre Nova y Son Carrió, donde sufrieron las primeras bajas.

Entrevista a Climent Garau publicada en la revista Perlas y Cuevas el 26 de julio de 1986.

Uno de los episodios más traumáticos que presenció fue la ejecución de un miliciano que desobedeció a un oficial que le ordenaba que dejara de cantar. Aquel oficial fue después sometido a consejo de guerra y fusilado en la misma playa de Sa Coma.

Climent también relata cómo la aviación italiana acertó al polvorín y provocó una enorme explosión. Dice que aquel día se cruzó con Bayo y le dijo: “¡Qué desastre!”; y este respondió: “Esto es la guerra”. Sobrevivió a los 20 días de batalla y reembarcó el 3 de septiembre con la mentira de que Palma se había rendido. En realidad, los llevaron a Valencia. Climent se unió después a las columnas catalanas que defendieron Madrid y luchó también en la Batalla del Ebro. Otros mallorquines se enrolaron en la columna anarquista Rojo y Negro y fueron destinados al frente de Huesca. Después de la guerra, Climent volvió a Mallorca y consiguió salir indemne de un proceso militar.

En Mallorca también lucharon deportistas olímpicos de otros países como Rusia, Francia o Puerto Rico, como el boxeador Jack Contray. Aquellos voluntarios fueron el origen de las famosas Brigadas Internacionales.

(Columna Tejiendo historia, publicada en el diario Ultima Hora (Mallorca) el viernes 30 de julio de 2021. Sale cada 15 días en papel)

Publicado en Historia, Opinión | Etiquetado , , , , | 2 comentarios

El último falangista de Llubí

Antoni Perelló Serra trabajando de barbero en Llubí durante la posguerra. Fuente: Antoni Perelló Oliver.

La historia del falangista Antoni Perelló Serra es la más increíble y desconocida de la Batalla de Mallorca. Ha sobrevivido como leyenda popular y ahora han aparecido unas memorias manuscritas donde relata una historia real que parece de película. Si hubiera ocurrido en EEUU, ya estaría en Netflix.

Antoni tenía sólo 20 años cuando se sumó al combate contra el desembarco republicano del capitán Bayo. Se trasladó de Llubí a Son Servera y el 22 de agosto de 1936 le ordenaron defender la cima del Puig de Sa Font, junto a otros 42 falangistas de su pueblo. Era un grupo poco instruido y mal armado. No se imaginaban lo que se les venía encima. Llevaban un par de horas en la posición cuando un violento ataque republicano desató el pánico. Todos salieron corriendo. Antoni se perdió en “una lluvia de balas” hasta que llegó a un precipicio de unos 25 metros. Prefería “morir antes que caer prisionero”, así que, al verse rodeado, saltó al vacío. Rodó por los peñascos hasta caer junto a una higuera. Se rompió una rodilla, tres dientes y varias costillas.

Se despertó solo, en tierra de nadie y sufriendo el fuego cruzado. Los republicanos se habían apoderado de la montaña y los suyos disparaban desde el otro lado, en Son Servera. “Hubo momentos de tal desesperación que rogué a Dios que me matase una bala de aquellas, pero no quiso escucharme”. Advirtió una pequeña cueva a unos metros y se arrastró hasta ella para refugiarse. Allí encontró agua en abundancia, un melón, una manzana y medio pan con los que se alimentó durante 14 días, hasta que terminó la batalla. Dice que por las noches tenía tan cerca al enemigo que lo oía respirar. Los suyos lo encontraron el 4 de septiembre y casi lo matan al confundirlo con un republicano. Los médicos no se explicaban que hubiera sobrevivido.

Regresó a Llubí como un héroe: “El pueblo en masa estaba en la calle. Nadie creía que pudiera estar vivo. A duras penas pude llegar hasta la iglesia, donde prometí que iría cuando llegara. Por el camino saludé a mucha gente conocida, también a mi hermano y a mi padre. Y cuando estábamos a punto de llegar a la iglesia, saludé con un grito de ‘¡Arriba España!’ y la gente estalló en aplausos”.

Antoni se casó y trabajó como albañil y barbero. El Estado le compensó con algunas tareas públicas y jamás se arrepintió de su pasado falangista. Murió en 1997 sin descendencia. Su sobrino más cercano fue su único heredero y lo recuerda como “una persona honrada muy querida en el pueblo”.

(Columna Tejiendo historia, publicada en el diario Ultima Hora (Mallorca) el viernes 16 de julio de 2021. Sale cada 15 días en papel)

Publicado en Historia, Opinión | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario

Carta al conseller Martí March

Ángeles Durán (APIB); el conseller de Educación, Martí March, y Manuel Aguilera (APIB), reunidos para hablar de Educación Mediática el 23 de diciembre de 2020.

Coincido con Madó Pereta en que usted es una persona muy preparada para el puesto, un “magnífico ser humano”, incluso añadiría que es un orgullo tener un vecino tan ilustre, pero debo manifestarle mi decepción por su desplante hacia los periodistas de Baleares.

En 2016, usted nos recibió como representantes de la Asociación de Periodistas de Baleares (APIB) para hablar de Educación Mediática. Le recordamos que era un mandato del Parlamento Europeo y le presentamos uno de sus artículos donde defendía “incorporar a los medios de comunicación social al sistema educativo”. Coincidimos en que los alumnos deben aprender sobre los medios para conocer su lenguaje, fomentar el espíritu crítico y saber encontrar la verdad en la era de las Fake News. Nos pidió presentar un programa de formación a profesores y lo registramos ese mismo año.

Desde entonces, hemos tenido dos reuniones más sobre el tema, la última hace seis meses. Sin embargo, el pasado 23 de mayo su Govern anunció una formación a profesores sobre Educación Mediática y Fake News sin contar con nosotros. Su Conselleria había contratado a dos periodistas de fuera para impartir nuestra propuesta.

Celebro que aborden por fin este tema pero, como vicepresidente de APIB, lamento el desplante hacia los periodistas baleares. Aquel día le manifestamos por mensaje privado nuestra decepción y su asesora de Comunicación contestó que lo entendía y que nos tendrían en cuenta para el futuro.

Según el SOIB, en Baleares hay actualmente 179 periodistas en situación de desempleo. La mayoría son profesionales con la carrera de Periodismo o Comunicación Audiovisual y experiencia suficiente para impartir Educación Mediática. Si prefiere doctores en Comunicación con años de docencia, también los tiene a decenas. Le ruego que cuente con ellos. Si cree que son mejores los de fuera, díganoslo y dejaremos de insistirle.

Han pasado cinco años desde aquella primera reunión y hemos perdido la oportunidad de ser pioneros. La ministra Celaá y varias comunidades ya han declarado su interés en incluir la materia en el currículum y Baleares no puede quedarse atrás, sobre todo ahora que se está tramitando una nueva ley educativa.

Un estudio de la UIB reveló recientemente que la mayoría de los jóvenes comparten noticias sin saber si son verdaderas y que muy pocos saben verificar informaciones. Su vicepresidente Juan Pedro Yllanes declaró en la presentación del estudio que las Fake News ponen “en riesgo la democracia”. Le ruego que cuente con los periodistas baleares para defenderla.

Confío en su buen hacer y le deseo un feliz verano.

(Columna Tejiendo historia, publicada en el diario Ultima Hora (Mallorca) el viernes 2 de julio de 2021. Sale cada 15 días en papel)

Publicado en Opinión | Etiquetado , , , , , | 1 Comentario

Los valores del CESAG

La ceremonia de graduación del CESAG del viernes 18 de junio de 2021.

La mayor universidad privada de Mallorca celebra hoy [viernes 18 de junio] la ceremonia de graduación. Gracias a las nuevas medidas sanitarias, los estudiantes del Centro de Enseñanza Superior Alberta Giménez (CESAG) podrán recibir la banda de licenciados en un acto presencial en el campus de La Vileta y cerrarán la etapa más importante de sus vidas como toca, con todos sus compañeros. Hace diez años que trabajo en este centro como profesor y conozco bien cuál es su mayor valor: la excelencia de sus alumnos.

El CESAG tiene su origen en la Escuela de Maestras que fundó Alberta Giménez en Palma en 1872. Se convirtió en centro universitario en 1974 y ya ha graduado a 4.000 estudiantes en las seis carreras que imparte: Educación Infantil, Primaria, Periodismo, Comunicación Audiovisual, Publicidad y Relaciones Públicas, y Ciencias de la Actividad Física y del Deporte. Su trayectoria es amplia y hoy sus licenciados ocupan puestos importantísimos en esta comunidad. Eligieron profesiones vocacionales dedicadas a mejorar la vida de la gente y ahora son maestros, entrenadores, presentadores de informativos o directores de cine.

El centro tiene un récord entre todas las facultades de Comunicación de España: dos de sus graduados en Comunicación Audiovisual ganaron un Premio Goya en años consecutivos. En 2018, Jaume Carrió se llevó el galardón al Mejor Cortometraje de Animación por Woody & Woody. Al año siguiente, fue Carles Bover quien ganó el Goya al Mejor Cortometraje Documental por Gaza. Dos ejemplos de los valores del CESAG: humildad, talento y esfuerzo.

Otros estudiantes se han llevado premios nacionales antes de acabar la carrera. En 2017, Laura Casasnovas, alumna de tercero del doble grado en Periodismo y Comunicación Audiovisual, ganó el Premio Jameson a la Mejor Película del Notodofilmfest por el microcorto Reencuentro. Y hace unos días, hemos sabido que otros estudiantes de tercero del mismo doble grado están entre los ganadores del concurso de vídeos ‘Adicciones: tu punto de mira’. Se presentaron más de 200 universitarios de toda España y entre los elegidos hay dos equipos del CESAG formados por Adrián Oliver, Bárbara Rodríguez, Nina Jade Wood, Aurora Bonet, Aina Escandell, Aina Ambrosio y Carlota Pizá.

No es el mejor momento para salir al mundo profesional. La crisis económica llena de incertidumbre a los nuevos graduados. Yo les recuerdo las palabras que les dedicó Rafa Nadal durante el confinamiento: “Vuestra formación es vital, y más en estos momentos tan complicados. Las personas más preparadas serán las que tengan más opciones de alcanzar el éxito”.

Los amigos de la universidad son para toda la vida. Podéis contar con profesores y compañeros para superar los obstáculos y cumplir vuestros sueños. Creemos en vosotros. Habéis demostrado ser el mejor valor del CESAG.

(Columna Tejiendo historia, publicada en el diario Ultima Hora (Mallorca) el viernes 18 de junio de 2021. Sale cada 15 días en papel)

Publicado en Opinión | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Los hijos de Mussolini en Mallorca

El archivo italiano Luce guarda una joya inédita: la película de la visita de dos hijos de Mussolini, Bruno y Vittorio, a Palma el 15 de septiembre de 1929. Hasta ahora, sólo conocíamos el episodio gracias al libro Mussolini, a la conquista de las Baleares, del anarquista Camilo Berneri. Él cuenta, en base a los papeles del consulado italiano en Barcelona, que un crucero con mil camisas negras desfiló con todos los honores por la capital mallorquina. En su opinión, era un claro ejemplo de que el sueño imperial de Mussolini incluía Baleares. Hoy, gracias al vídeo de Luce, sabemos mucho más.

El crucero fascista salió de Roma y visitó Nápoles, Barcelona y Lisboa. Su última parada fue Palma, donde desfilaron hasta a la plaza de Cort. El alcalde –Joan Aguiló, del partido conservador– y varios concejales los recibieron en el Ayuntamiento “extendiendo el brazo en saludo fascista”. Después, visitaron el Castillo de Bellver. En la película hay una panorámica de toda la bahía filmada desde una de las torres con planos cortos de Bruno Mussolini, que entonces tenía sólo 11 años. Él se muestra interesado en el paisaje y trata de coger todos los detalles con su propia cámara de vídeo. En la siguiente imagen, aparece bebiendo agua del pozo del castillo.

La visita continuó en la recién inaugurada plaza de toros que diseñó Gaspar Bennàssar. Allí, les reservaron 1.200 asientos gratis, incluidos varios en el palco, junto al alcalde. Antes de empezar el evento, cantaron el himno de la Opera Nazionale Balilla (juventud fascista italiana) y recibieron una gran ovación del público mallorquín. Bruno se sentó muy cerca de la arena para grabar la escena con su cámara. Al terminar, los mil fascistas salieron en orden rumbo a la plaza de España. Era el 700 aniversario de la conquista cristiana de Mallorca y aprovecharon la ocasión para hacer una ofrenda floral a la estatua de Jaume I. Continuaron hasta el muelle y reembarcaron rumbo a su país. En el viaje de vuelta, bailaron y representaron una corrida de toros en la cubierta.

Bruno Mussolini volvería a Mallorca con 19 años como piloto de la Aviación Legionaria de Baleares. Llegó en septiembre de 1937, se alojó en el Gran Hotel como “señor López” y se puso al mando de un bombardero Savoia Marchetti SM.79, el avión más rápido y devastador de la flota italiana. Participó en los ataques a las ciudades del litoral republicano que causaron miles de víctimas. Sobrevivió y participó en la II Guerra Mundial como piloto del moderno cuatrimotor Piaggio P.108B, con base en Pisa. Murió en un accidente de aterrizaje el 7 de agosto de 1941.

(Columna Tejiendo historia, publicada en el diario Ultima Hora (Mallorca) el viernes 4 de junio de 2021. Sale cada 15 días en papel)

Publicado en Historia, Opinión | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

Lo que queda por saber

Margarita Cabrero (izquierda) en la cima de Ses Talaies, en Sant Llorenç des Cardassar (Mallorca), en agosto de 1936. La Vanguardia.

El otro día, el compañero Gonzalo Berger reveló el nombre de otra miliciana de la Batalla de Mallorca. Hasta ahora, sólo conocíamos su rostro gracias a una foto que publicó La Vanguardia en agosto de 1936. En la imagen aparecen dos mujeres con un fusil y una bandera en la cima de Ses Talaies, al lado de Son Carrió, en Sant Llorenç des Cardassar. Ahora sabemos que una se llamaba Margarita Cabrero Guiu, tenía 18 años, era de Barcelona y militaba en el Partit Socialista Unificat de Catalunya (PSUC). Sobrevivió a la guerra, tuvo dos hijos y murió en 1995.

Margarita Cabrero Guiu. Imagen de Gonzalo Berger.

Todavía queda mucho por saber sobre la batalla que duró 20 días en Manacor, Sant Llorenç y Son Servera. Por ejemplo, nos falta conocer el número de participantes, su nombre, su ideología y la cantidad exacta de muertos y heridos. Asimismo, hay que reinterpretar el transcurso de los combates gracias a la nueva documentación de archivo y al trabajo arqueológico que llevamos cuatro años realizando en el proyecto ‘Espais de la Batalla de Mallorca 2017-2022’. Este verano volveremos a la zona para acabar de prospectar el terreno y proteger el material en el Museo de Mallorca (ya hemos entregado más de 150 objetos). La idea es crear una web con toda la información, rutas de memoria y un centro de interpretación donde conocer de cerca los hechos más importantes del siglo XX español.

Todo este trabajo lo hacemos ocho personas de manera desinteresada. No hemos recibido subvención ni remuneración alguna. Sólo el Ayuntamiento de Son Servera nos ofrece alojamiento y comida los días de trabajo de campo. El Consell de Mallorca nos da la autorización y luego le entregamos el material con una memoria de 200 páginas. Ya hemos publicado varios artículos científicos y participado en congresos de la península donde hemos colocado a Baleares en el mapa. Los medios de comunicación también han valorado nuestro trabajo, sobre todo en la campaña de 2019, cuando excavamos por primera vez en la historia una trinchera en Mallorca.

El Gobierno central y las comunidades están invirtiendo en estos estudios y la recuperación de los espacios de la guerra civil. Ya existen museos y centros de interpretación de las batallas del Ebro, Teruel, Jarama, Brunete, etc. Según un estudio de Newtral, el Govern balear destina 1,3 millones a Memoria Histórica, el segundo mayor porcentaje en base al presupuesto total de la comunidad –sólo le gana Navarra–. Lo usa principalmente para financiar trabajos sobre la represión y organizar actos de homenaje.

Queda todavía mucho por saber, también sobre los bombardeos y la ocupación italiana. Estamos convencidos de que los hechos de Mallorca fueron más trascendentales de lo que nos han contado.

(Columna Tejiendo historia, publicada en el diario Ultima Hora (Mallorca) el viernes 21 de mayo de 2021. Sale cada 15 días en papel)

Publicado en Historia, Opinión | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

Un menorquín republicano en el gulag

Campos de concentración de la URSS. Fuente: Antonu – Собственная работа, основанная на материалах справочника «Система исправительно-трудовых лагерей в СССР», подготовленного правозащитным обществом «Мемориал»., CC BY-SA 3.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=16122807

El historiador sineuer Rafel Cifre Romero está recuperando la memoria de los baleares internados en los campos de reeducación soviéticos, los llamados gulags. Exmiembros de la División Azul pero también republicanos que sufrieron las delirantes persecuciones políticas del estalinismo en los años cuarenta. Cifre está terminando un trabajo muy necesario, sobre todo por lo novedoso, que nos hará recordar que el peligro totalitarista no sólo nos viene por la derecha.

Un ejemplo es la historia del menorquín Arturo Fernández Prieto, un piloto de caza del bando republicano que fue enviado a la URSS para culminar su formación en los últimos meses de la guerra civil. Quería luchar contra el fascismo y al final se enfrentó a otro tipo de totalitarismo. La victoria de Franco le sorprendió en tierras soviéticas y cometió el error de solicitar salir del país. Al recibir el rechazo, realizó gestiones con varias embajadas extranjeras y aquello fue suficiente para que el sanguinario servicio secreto soviético lo tachara de traidor a la causa comunista. Fue detenido por el NKVD (futuro KGB) e internado en varios campos donde sufrió trabajos forzados y toda clase de penurias durante casi 15 años.

Se calcula que en Rusia hubo más de 400 gulags que reprimieron a millones de personas. Entre sus prisioneros se podían encontrar tanto a los nazis y fascistas vencidos en la II Guerra Mundial como a presos comunes y antifascistas disidentes de la dictadura estalinista. En el bloque de estos últimos, Cifre tiene identificados por ahora a tres baleares. Algunos tuvieron que esperar hasta la muerte de Stalin en 1953 para obtener la libertad.

El origen de su investigación está en su anterior trabajo sobre las verdaderas motivaciones que llevaron a baleares a luchar en la División Azul, el contingente de voluntarios que envió Franco a Hitler en su invasión de la URSS, concretamente al cerco de Leningrado. El libro se llama División: Vivencias de mallorquines alistados en la División Azul 1941-1944. En el transcurso de aquella investigación observó que los que cayeron prisioneros compartieron cautiverio en los gulags con republicanos españoles. Aquel hecho llamó su atención y decidió investigarlo para saber si había también antifascistas de las islas.

Cifre afirma que es un tema olvidado y silenciado “en parte por la gran injusticia que se cometió con aquellos demócratas leales. Fueron luchadores por la República que en diferentes etapas fueron víctimas de los totalitarismos y a los que no se les ha reconocido. Merecen ser homenajeados y recuperada su memoria”. Ojalá sea así y perdamos los remilgos a recordar que durante el siglo XX la lucha por la libertad se jugó en varios frentes.

(Columna Tejiendo historia, publicada en el diario Ultima Hora (Mallorca) el viernes 7 de mayo de 2021. Sale cada 15 días en papel)

Publicado en Historia, Opinión | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario

Hila y la estatua de Espartero

La estatua de Espartero de la calle Alcalá de Madrid fue inaugurada en 1886.

El primer ministro de Gobernación de la II República, Miguel Maura, cuenta una anécdota en su libro Así cayó Alfonso XIII que me ha recordado al alcalde de Palma, José Hila. El que fuera hijo del único mallorquín presidente del Gobierno de España, Antonio Maura, dice que pasó los días 14 y 15 de abril de 1931 en su despacho del Ministerio gestionando los relevos de los gobernadores monárquicos. Cuando salió a la calle, eran las cinco de la madrugada y todavía quedaba gente de celebración. Él volvía a su casa, “extenuado pero satisfecho”, cuando llegó a la altura del monumento al general Espartero en la calle Alcalá y se encontró “a unos mozalbetes que habían enlazado la estatua con un fino cable de acero e iban a derribarla”. Maura mandó detener el coche y se enfrentó a ellos:

–¿Qué estáis haciendo?

–Vamos a ejecutar a este tío –dijo uno de los chavales.

–Este “tío”, como tú dices, era un liberal, y derribar una estatua es una salvajada.

–Pero, vamos a ver, ¿usted quién es?

–El ministro de Gobernación de la República.

En ese momento, los jóvenes se quitaron sus gorras y comenzaron a vitorearle. Maura salvó así la efigie que hoy sigue en pie y ha popularizado el dicho: “Tienes más huevos que el caballo de Espartero”. Otras, como la de Felipe III en la Plaza Mayor de Madrid, sí que fueron derribadas en aquella enorme y, en general, pacífica movilización popular.

La estatua de Felipe III, derribada en la Plaza Mayor de Madrid el 14 de abril de 1931.

Maura defendió a Espartero porque sabía que derrotó al carlismo y contribuyó a la implantación de libertades en el siglo XIX español. En cambio, José Hila retiró las placas de Churruca, Gravina y Cervera el pasado 22 de marzo sin saber quiénes eran: “No sé quiénes son estos almirantes. No tengo por qué saber de todo”, declaró. Cuatro días después, descubrió que no eran franquistas sino militares que murieron antes de que Franco naciera y decidió rectificar. Un desatino que nos llevó al ridículo nacional.

La estatua de Espartero fue respetada en el Madrid republicano de la guerra civil. 1937. Archivo Rojo.

Como Hila, nadie sabe de todo, principalmente del siglo XIX, que viene a ser como la segunda página de Google: el mejor lugar para enterrar un cadáver. Por eso, antes de enlazar un cable al cuello de una estatua, debemos contrastar las informaciones, incluso las procedentes de historiadores, y rectificar a tiempo. Así, podremos saber que hay escritores que apoyaron el franquismo y nadie cuestiona, como Llorenç Villalonga, que incluso da nombre al premio Ciutat de Palma de Novela que entrega Hila. Otros, como Gabriel Fuster Mayans, fundaron esos premios y ahora quieren quitarle su busto en la Plaza Mayor.

(Columna Tejiendo historia, publicada en el diario Ultima Hora (Mallorca) el viernes 23 de abril de 2021. Sale cada 15 días en papel)

Publicado en Historia, Opinión | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

Memoria para Maria Picornell y Alfonsito Bueno

Maria Picornell Mayol. Imagen del archivo de Isabel Picornell.

Cada primero de noviembre, Isabel visita el Cementerio de Palma y se sienta en el nicho de la familia Picornell-Bueno. Allí hay dos tumbas de sus antepasados, María Picornell y Alfonso Bueno, una madre y su hijo que murieron durante la guerra civil en un bombardeo. Isabel siempre espera varias horas para conocer a alguien de la familia Bueno. Quiere encontrar sus raíces porque, a pesar de su apellido –Picornell–, ella nació en Filipinas y reside en el Reino Unido. Ha venido a la isla varios noviembres, pero no ha habido suerte.

En 2018 publiqué un artículo sobre el bombardeo de Palma del 31 de mayo de 1937 e Isabel contactó conmigo. Gracias a ella y sus pesquisas, hemos podido conocer más sobre aquel suceso. Maria Picornell era una palmesana hija de barbero que se casó con Antonio Bueno, un inspector de tranvía con quien tuvo seis hijos. Durante la guerra vivían en la céntrica plaza del Pes de Sa Palla y allí sufrieron uno de los mayores ataques que sufrió la ciudad. Aquella madrugada, tres bimotores despegaron de la Catalunya republicana para atacar la Palma franquista. Sólo uno se atrevió a soltar su carga y mató a diez civiles inocentes. Dos fueron María y su hijo Alfonso de 15 años. También murieron sus vecinas Antonia, Magdalena y Mercedes, tres hermanas que fueron alcanzadas cuando corrían al refugio. La pequeña tenía sólo 7 años. Justo al lado, en la Iglesia del Temple, murió otra niña de 11 años. El avión sería después derribado por un caza italiano en Andratx y uno sus pilotos, el checo Jan Ferak, sobreviviría y sería encerrado en Bellver [aquí, la historia de Ferak].

Apenas sabíamos nada más de aquella madre y su hijo. El periódico La Almudaina publicó que María tenía entonces 41 años pero el archivo diocesano dice que tenía 67. Nadie se ha molestado en investigarlo y el Ayuntamiento ha votado en contra de ponerles una placa.

Las víctimas del bombardeo en el diario La Almudaina del 4 de junio de 1937.

El otro día se abrió un halo de esperanza. Un miembro de la familia Bueno contactó conmigo: “La padrina de mon pare era Maria Picornell Mayol”. La historia que se ha contado entre generaciones es que su hijo “Alfonsito” era un enamorado del motor y cuando sonaron las sirenas se quedó en medio de la plaza para contemplar el enorme avión que se acercaba. Su madre fue a agarrarlo cuando les cayó la bomba. Otro de sus hijos fue quien encontró los cadáveres. Tenía también una hija que estaba encerrada en la prisión de Can Sales por sus ideas de izquierdas.

Ahora, 84 años después, Isabel Picornell y la familia Bueno están en contacto vía mail y pronto se encontrarán en Mallorca. La memoria se abre camino.

*Estas son las víctimas del bombardeo de Palma del 31 de mayo de 1937:

  1. Francisca Brindis Moragues, 44 años. Calle Teresas, 7.
  2. Magdalena Colombás Pujol, 84 años. Calle Socorro, 10.
  3. Antonia Muñoz Martí, 23 años. Plaza Pes de Sa Palla, 10.
  4. Magdalena Muñoz Martí, 21 años. Plaza Pes de Sa Palla, 10.
  5. Mercedes Muñoz Martí, 7 años. Plaza Pes de Sa Palla, 10.
  6. Maria Picornell Mayol, 67 o 41 años. Plaza del Pes de Sa Palla, 4, 4ª.
  7. Alfonso Bueno Picornell, 15 años. Plaza del Pes de Sa Palla, 4, 4ª.
  8. Juana Salas Oliver, 60 años. Calle Socorro, 11.
  9. Antonio Marí Juan, 19 años. Calle Aragón, 3, 1ª.
  10. Isabel Llabrés, 11 años. Convento del Temple.

Las víctimas de los bombardeos están reconocidas por la Ley 2/2018 de Memoria y Reconocimiento Democráticos de las Illes Balears en el artículo 4.3b y como tales tienen derecho a memoria, justicia y reparación.

Pincha aquí para más información sobre los bombardeos de Palma en la guerra civil.

Registro del bautizo de Maria Ana Picornell Mayol el 12 de julio de 1870. Archivo diocesano de Mallorca.
Bombardeos Mallorca
Diario La Almudaina, 11 de junio de 1937, página 2.

(Columna Tejiendo historia, publicada en el diario Ultima Hora (Mallorca) el viernes 9 de abril de 2021. Sale cada 15 días en papel)

Publicado en Historia, Opinión | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario

Los tiros de la Puerta de Alcalá

Guardias de Asalto de Madrid. Jerónimo Rodríguez está en la fila superior, es el sexto empezando por la izquierda. Archivo de la familia.

Carlos Rodríguez tenía 14 años cuando salió a pasear con su abuelo por Madrid. Al pasar por la Puerta de Alcalá, Jerónimo, de 85 años, le dijo: “Madre mía, no he pegado yo tiros aquí contra los comunistas”. Carlos no entendía nada. Su abuelo había sido guardia de asalto republicano durante la guerra, así que aquello no tenía sentido. Observó los impactos que conserva el monumento y supo que justo al lado, en la calle Serrano número 6, estaba la sede central del Partido Comunista.

La Puerta de Alcalá en 2021. Foto: Manuel Aguilera.

Jerónimo Rodríguez falleció dos años después, en 2008, y al inicio de la pandemia Carlos se propuso resolver todas sus dudas. Así conoció el levantamiento contra los comunistas que hubo en Madrid en marzo de 1939, un mes antes de terminar la guerra. El llamado Golpe de Casado aglutinó a republicanos, socialistas y anarquistas contra el Gobierno de Negrín y el entonces poderoso PCE de corte estalinista. Fueron los primeros que derrotaron al comunismo porque, cuando entró Franco en Madrid, sus principales líderes estaban ya en las cárceles republicanas o habían huido. Aunque suene paradójico, en España fue la misma izquierda la que eliminó el peligro de totalitarismo comunista.

Casadistas con brazaletes blancos, después de tomar los Nuevos Ministerios a los comunistas en marzo de 1939.

Eso es lo que representan los impactos de la Puerta de Alcalá. Carlos contactó conmigo el otro día porque yo hice la tesis doctoral sobre el tema y entre los dos hemos reconstruido el periplo de su abuelo. La Puerta de Alcalá y el Retiro estaban defendidos por soldados de la 300 División de guerrilleros y la 5ª Brigada de carabineros. Su abuelo acababa de cumplir 18 años y su regalo fue un brazalete blanco que le distinguiría del enemigo. Se montó en una tanqueta de la Guardia de Asalto y subió por el Paseo del Prado para tomar aquella plaza. Durante varios días sobrevivió a un fuego durísimo, con artillería y numerosas ametralladoras en ambos bandos. Los proyectiles volaban por encima de la Cibeles y fueron avanzando con muchos heridos hasta que cumplieron la misión.

El Comité Provincial del Partido Comunista, en la calle Antonio Maura, 9, en el año 1937. Fue saqueado por casadistas en marzo de 1939.
Casadistas, en el saqueo de la sede del Comité Provincial del PCE, en la calle Antonio Maura, 9, en marzo de 1939. Foto de Martín Santos Yubero. Archivo Regional de Madrid.
La antigua sede provincial del PCE en la calle Antonio Maura, 9, conserva los impactos. Foto: Manuel Aguilera (2021).

Carlos tiene ahora 28 años, trabaja como conductor de autobús y dedica su tiempo libre a investigar. Su paciencia le ha llevado a encontrar fotos inéditas de la Puerta de Alcalá con los parapetos que levantaron los comunistas. Las retrató el fotógrafo Martín Santos Yubero y dormían en el Archivo Regional de Madrid. Hay unas 20 imágenes de soldados con brazaletes blancos felices por haber vencido a sus nuevos enemigos, antes compañeros. El nuevo gobierno republicano fusilaría después a dos líderes comunistas: el coronel Luis Barceló y el comisario José Conesa.

Se cumplen 82 años de aquellos hechos. La izquierda sigue dividida y el lema de debate es parecido al de entonces: “Comunismo o libertad”.

*Para saber más del Golpe de Casado, consulta este amplio artículo.

Casadistas, en el saqueo de la sede del Comité Provincial del PCE, en la calle Antonio Maura, 9, en marzo de 1939. Foto de Martín Santos Yubero. Archivo Regional de Madrid.
Barricadas comunistas en la calle Alfonso XI, muy cerca de la Puerta de Alcalá. Foto de Martín Santos Yubero. Archivo Regional de Madrid.
La Voz del Combatiente, 11 de marzo de 1939. Era el diario portavoz del Ejército del Centro republicano.
Portada de Claridad, órgano de la UGT, del 12 de marzo de 1939.
El coronel Segismundo Casado lideró el golpe contra el Gobierno Negrín y el Partido Comunista en marzo de 1939. Foto de Martín Santos Yubero. Archivo Regional de Madrid.

(Columna Tejiendo historia, publicada en el diario Ultima Hora (Mallorca) el viernes 26 de marzo de 2021. Sale cada 15 días en papel)

Publicado en Historia, Opinión | Etiquetado , , , , | 6 comentarios

La miliciana irreverente

La miliciana desconocida, Teresa Bellera, Daría Buixadé, Mercedes Buixadé y María García Sanchís en la Escola Graduada de Manacor el 5 de septiembre de 1936. Las asesinaron pocas horas después en el cementerio de Son Coletes.

Uno de los grandes misterios de la guerra civil en Mallorca es el nombre de la miliciana que se atrevió a mirar a los ojos de su verdugo. Estaba entre las cinco que quedaron presas tras el reembarque de Bayo y fueron fotografiadas antes de ser violadas y asesinadas. Sólo una mira a la cámara, tiene los brazos cruzados y una mirada irreverente, desafiante. De ella conocemos su diario de guerra pero, sin su nombre, no sabemos nada.

Varios investigadores han invertido mucho tiempo en tirar del hilo. Han buscado el diario original porque el que tenemos es sólo una transcripción. El escrito deja en bastante mal lugar a los milicianos que desembarcaron en 1936 y el historiador Gonzalo Berger cree que podría ser una “manipulación o falsificación con finalidad propagandística”. Por eso, es importante encontrar el original. Es posible que se lo llevara el Conde Rossi a Italia. Quizá se quedó en Mallorca y hoy duerme en algún archivo familiar. Ojalá algún día salga a la luz. (Mi correo: manuelaguilerapovedano@gmail.com)

En la transcripción del diario se adivina a una mujer formada, que sabe tocar el piano y tiene unas profundas convicciones antifascistas. Sus compañeras –Mercedes y Daría Buixadé, Teresa Bellera y María García– pertenecían al Batallón Femenino del PSUC, es decir, comunistas. Se embarcaron juntas en Barcelona y acabaron sirviendo de enfermeras. No pegaron ni un tiro. La autora muestra su carácter al hablar de sus problemas con Teresa: “Se ha enfadado sin motivo y ha estado llorando todo el día. No me habla porque dice que soy quien la ha ofendido más. Lo mejor será no hacerle más bromas, pues no tiene correa para aguantarlas”.

El final del diario es terrorífico: cuenta la mañana en que advierten que todos los milicianos se han ido y ellas están atrapadas en la isla. A partir de ahí contamos con fuentes franquistas. El periodista de La Almudaina las encontró en un pajar de Sa Coma y cuenta lo que le dijo Teresa: “Nos han engañado, pues nos situaron en Son Carrió dándonos seguridad de que, de haber retirada, nos avisarían. Y ahí nos han dejado, solas e indefensas”. El inglés Norman Bray dice que una de ellas tenía una actitud desafiante y repetía que no le importaba morir porque su espíritu sobreviviría. Encaja con la autora del diario.

La crónica del diario La Almudaina el 6 de septiembre de 1936.

El falangista Enrique García Gallud relata una ejecución de enfermeras que también tenían una escalofriante actitud de desafío: “Una de ellas, atada ya de manos, aún tuvo rabia para separar la primera capa de tierra y nos escupió diciendo que no quería morir sobre suelo fascista. El pelotón ejecutó la sentencia. La vista de cuanto sucedió me dio vómitos”. Todavía no lo sabemos, pero bien podría ser nuestra miliciana desconocida.

El libro del historiador manacorí Antoni Tugores, donde aparece el testimonio del falangista Enrique García Gallud.

(Columna Tejiendo historia, publicada en el diario Ultima Hora (Mallorca) el viernes 12 de marzo de 2021. Sale cada 15 días en papel)

Publicado en Historia, Opinión | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Los Hechos de Mayo en ‘Federica Montseny, la dona que parla’

Este lunes 8M, en las televisiones catalana, valenciana y balear estrenaron la película Federica Montseny, la dona que parla.

Me gustó el enfoque. Muy recomendable para entender las divergencias en el bando republicano y los Hechos de Mayo de 1937. Esta es una escena de aquellos sucesos, en la que Montseny casi muere de camino a la Generalitat:

Publicado en Historia | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

Las milicianas ibicencas María Ferrer y María Costa

El mármol que se conserva justo detrás de la iglesia de Igriés (Huesca). Foto: Gonzalo Berger.

Cada 14 de abril, alguien deja unas flores sobre un mármol de la iglesia del pueblo de Igriés, en Huesca. Allí hay una inscripción: “A la memoria de María Ferrer Palau. Recuerdo de su compañero Manuel Montes”. Los historiadores Gonzalo Berger y Tània Balló acaban de revelar en el libro Les Combatents que se trata de una miliciana ibicenca de sólo 17 años que murió en el frente y su novio colocó allí el mármol para que su nombre no se borrara de la historia. Gracias a esta publicación y el testimonio inédito del anarquista menorquín Tòfol Pons, podemos hoy reconstruir gran parte del relato.

El 10 de agosto de 1936, María Ferrer se escapó de su casa en Ibiza con su amiga María Costa Torres, también de 17 años, para unirse a los catalanes que acababan de tomar la isla. En el puerto encontraron al grupo anarquista de Tòfol preparando una goleta para ir a Menorca y se apuntaron a la aventura: “Se acercaron dos muchachas y nos dijeron que venían con nosotros. A mí aquello no me gustaba pero ellas insistieron”. Primero pasaron por Cabrera y, cuando llegaron a Maó, el nuevo comandante de la isla, Pedro Marqués, pidió a Tòfol que las devolviera a sus padres porque las reclamaban. No sólo se negaron sino que le quitaron su pistola para dársela a una de las chicas:

–Tú no la necesitas y ella no tiene.

Ja m’has fotut –contestó Marqués.

“Las distinguíamos por la rubia y la morena. Fueron buenas luchadoras. Me siguieron en todas las operaciones como servidoras del fusil ametrallador. Cada una llevaba una mochila con los peines de balas”, cuenta Tòfol. Estuvieron en primera línea en las conquistas de Sa Torre Nova, Ses Talaies, Puig de Sa Font y Son Carrió. Ellas siempre repetían: “No te preocupes por nosotras, siempre estaremos a cubierto”, y consiguieron salir airosas. Tòfol asegura que no tuvieron sexo con ellas: “Las dos fueron consideradas como unas extraordinarias combatientes y recibieron el mismo trato que los hombres. Dormíamos todos juntos, incluso en pleno campo, y nunca pasó nada”.

Milicianas en la conquista de Ses Talaies (Mallorca) en una foto de La Vanguardia. La de la izquierda es Margarita Cabrero y la otra todavía no está identificada.

Tras la retirada de Mallorca, las dos marías se alistaron en Barcelona en la Columna Roja y Negra para luchar en el frente de Huesca. Allí sirvieron en la incómoda plaza de Igriés, donde María Ferrer perdió la vida. Su compañera sí consiguió sobrevivir y exiliarse tras la guerra. Murió hace algunos años.

Han pasado 85 años para que podamos recuperar la memoria de unas adolescentes que una mañana soleada de Ibiza se apuntaron a la aventura de cambiar el mundo. Sólo sus descendientes nos pueden ayudar a completar la historia si leen este artículo: ¿Cómo murió María Ferrer?

Según tres fuentes distintas, María Ferrer se suicidó por amor.

Las memorias inéditas de Tòfol Pons dicen: “En Igriés murió María Ferrer, la morena. Se suicidó por adversidad amorosa. Se había unido a un marino que se había agregado a la Roja y Negra después del desembarco de Mallorca”.

Las memorias del ibicenco Jean Serra Per memòria, vida dels meus pares, dicen: “María Costa y María Ferrer marcharon al frente de Aragón; esta última se suicidó, según me dijo Maria Costa, a la que vi por última vez en Valencia en el año 37”.

La historiadora ibicenca Francisca Riera Escandell, en Dones i guerra civil, incluye la fuente oral de Francisca Clapés, que también coincidió con Maria Costa en Valencia: “Costa li contarà a Francisca el suïcidi de Maria Ferrer, sembla que per un desengany amorós, estant al front republicà”. Es un capítulo del libro Memòria contra l’oblit. Les fosses de la Guerra Civil a Eivissa i Formentera.

Mi correo: manuelaguilerapovedano@gmail.com

(Columna Tejiendo historia, publicada en el diario Ultima Hora (Mallorca) el viernes 26 de febrero de 2021. Sale cada 15 días en papel)

Publicado en Historia, Opinión | Etiquetado , , , , | 2 comentarios

La guerra de mis abuelos

Priego de Córdoba. Foto: Wikipedia.

Mis abuelos vivieron la guerra en dos pueblos de la línea del frente de Córdoba. Era uno de los lugares más peligrosos en julio de 1936 porque la tierra se partió en dos y escoger entre un camino u otro era jugarse la vida. Eso fue lo que ocurrió en Zamoranos y El Cañuelo, dos aldeas de Priego de Córdoba que quedaron en zona sublevada sólo por unos metros.

Imagen recogida del excelente libro de Miguel Forcada: ‘Zamoranos, historia y vida’.

Desde pequeño he preguntado a mi familia sobre aquellos hechos y siempre he recibido respuestas muy breves porque nadie se había interesado. Interrogué muchas veces a mi abuela Nati, que me crio como una segunda madre en Palma, y me contaba dos cosas: que una bomba republicana rompió las ventanas de su casa y que sufrió mucho por su hermano Custodio, maestro de izquierdas al que estuvieron a punto de fusilar. Mi abuelo murió antes de que yo naciera y sólo sabemos que era falangista. “Nunca hablamos sobre ello”, confiesa mi padre. La vida en la posguerra era tan dura, hubo tanta miseria en aquella zona, que sobrevivir lo era todo y el pasado nada.

Mis abuelos por parte de madre tenían un bar en su casa de Zamoranos que se convirtió en el centro de reunión de la tropa nacional. Ellos votaban a la derecha pero no participaron en nada, se limitaron a salvar la vida porque sufrían ofensivas republicanas en la misma puerta del pueblo y muchas veces tuvieron que evacuar. “Toda la noche se oía shiii-pum”. Un hecho curioso es que la guerra les hizo “perder” a su primera hija. Resulta que justo antes del golpe militar se la llevó un hermano a un pueblo que quedaría en zona republicana y no pudieron recuperarla hasta el final de la guerra. Cuando volvió tenía ya 4 años y no reconocía a sus padres, así que la acabaron criando sus tíos.

Gracias a un reciente libro de Miguel Forcada, sabemos que en Zamoranos ocurrió lo mismo que en muchos pueblos de España, que los sublevados mataron al maestro y los republicanos al cura. El sacerdote, Alfonso Gallardo, estaba el 18 de julio en Puente Genil y allí fue herido en un tiroteo y rematado cuando lo trasladaban al hospital. El maestro, Pedro Pareja (hijo del maestro titular de Zamoranos), se presentó en Priego convencido de que le salvaría tener un hermano párroco. Lo metieron preso y fue asesinado en una saca con otros 17. Su fosa jamás se ha encontrado. La represión en la zona fue de las más altas de España.

El sacerdote Alfonso Gallardo y el maestro Pedro Pareja. Foto: Miguel Forcada, ‘Zamoranos, Historia y Vida’.

En mis visitas de verano al pueblo nunca oí hablar del tema. Mi recuerdo es un lugar feliz lleno de olivos y niños corriendo en la calle donde nadie es ajeno ni enemigo porque todos somos familia.

(Columna Tejiendo historia, publicada en el diario Ultima Hora (Mallorca) el viernes 12 de febrero de 2021. Sale cada 15 días en papel)

Publicado en Historia, Opinión | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

La doble tragedia de Jerónima Mas Verd

Damià Suñer Mascaró y Jerónima Mas Verd, en los años 30 en Cabrera. Imagen cedida por la familia.

Jerónima Mas Verd nació en Montuïri en 1891 en una familia campesina de siete hijos. El padre labraba la tierra mientras su madre se dedicaba a la casa y a Dios. Los hijos trabajaban en Palma y las hijas tenían que dejar el colegio a los 10 años para ayudar a sus padres. Jerónima ejerció de segunda madre de sus hermanos y uno de ellos, el menor de todos, era su preferido. Se llamaba Joan pero en casa todos le conocían como el preferit. Pasaron los años y Jerónima abandonó el hogar para casarse con el manacorí Damià Suñer Mascaró, con quien tuvo cinco hijos. El destino les llevaría a trasladarse a Cabrera como arrendatarios de la finca y vivir en un paraíso aislados del mundo.

En la pequeña isla convivieron con sólo otra familia, los Bonet Barceló, que tenían también cinco hijos, y trabajaban la tierra como amitgers. Jerónima y su familia eran de derechas y los otros de izquierdas, pero la política no era tan importante. Convivían felizmente. Nadaban, pescaban y cada año celebraban el Festival de Miss Cabrera.

La guerra civil acabaría con todo aquello. El 1 de agosto de 1936 los republicanos tomaron Cabrera y asesinaron al marido y los dos hijos varones de Jerónima: Joan, que se había hecho falangista con 19 años, y Gaspar, de sólo 17. Dos semanas después, se invirtieron las tornas y los franquistas permitieron a Jerónima y sus hijas volver a Montuïri. Allí le esperaba otra tragedia. Su hermano pequeño Joan, el preferit, era el alcalde republicano del pueblo y acababa de ser fusilado por un grupo de falangistas. Los salvajes de ambos bandos robaron a Jerónima todos los hombres de su vida. Sólo le quedaría un padre hundido en la pena. La familia vivió un duelo eterno dedicado al silencio y a Dios. Se atormentaban pensando que se podrían haber salvado si toda la familia se hubiera reunido los primeros días de la guerra. Unos y otros, los de derechas y los de izquierdas, se habrían protegido.

Joan Mas Verd, alcalde republicano de Montuïri y hermano pequeño de Jerónima.

Su hija Francisca Suñer publicó en 1993 el libro Viure a Cabrera donde cuenta que, siendo todavía una niña, vio cómo su madre lloraba por su hermano en las calles de Montuïri y pensó: “¿Por qué llora por el tío Joan? Ya tiene bastante con su marido e hijos para lamentarse toda la vida”. Pensaba que no le quedaba espacio para más aflicciones.

Jerónima murió en 1975. Su nieto Damià Heine Suñer la recuerda como una mujer fuerte que, a veces, por las noches, rompía a llorar. “En río revuelto ganan los malos. Los inteligentes y buenos se quedan atrás. Todos perdimos mucho en aquella guerra”, afirma.

El libro de la hija de Jerónima con sus memorias: ‘Vivir en Cabrera, una isla hecha a medida’.

(Columna Tejiendo historia, publicada en el diario Ultima Hora (Mallorca) el viernes 29 de enero de 2021. Sale cada 15 días en papel)

Publicado en Historia, Opinión | Etiquetado , , , , , , , | 1 Comentario

Vídeoblog sobre El final de la guerra: el Golpe de Casado

He resumido en un vídeo de seis minutos otra parte de mi tesis doctoral: “El final de la guerra: el Golpe de Casado“. La Guerra Civil Española terminó con una lucha interna en el ejército republicano en marzo de 1939 en Madrid.

¡Espero que os guste!

Publicado en Historia | Etiquetado , , , , | 2 comentarios

La Batalla de Mallorca. Los combates en el sector de Son Carrió (17-26 de agosto de 1936)

El libro de actas del Congreso Internacional de la Guerra Civil Española, 80 años después, celebrado en la Universidad Francisco de Vitoria (Madrid) en noviembre de 2019, recoge nuestro capítulo sobre el proyecto arqueológico “Espais de la Batalla de Mallorca y los combates en Son Carrió entre el 17 y 26 de agosto de 1936″. Se puede consultar aquí en PDF.

Para citarlo:

BERGER MULATTIERI, Gonzalo, AGUILERA POVEDANO, Manuel, LINARES FIGUERUELO, Alejandra, RIPOLL GIL, Elisabeth: “El proyecto Espais de la Batalla de Mallorca y los combates en el sector de Son Carrió (17-26 de agosto de 1936)”. EN CERVERA GIL, Javier (Coord): Actas del Congreso Internacional de la Guerra Civil Española, 80 años después. Universidad Francisco de Vitoria. Madrid, 2020. Págs. 91-100. En https://manuelaguilerapovedano.files.wordpress.com/2021/01/comunicaciocc81n-proyecto-batalla-de-mallorca-son-carriocc81-congreso-ufv-2019.pdf

Publicado en Artículos académicos | Etiquetado , , , , | 2 comentarios

El sueño del conde Rossi

Informe del conde Rossi el 20 de octubre de 1936. Archivo del Ministerio de Exteriores italiano.

El profesor Javier Rodrigo, de la Universitat Autònoma de Barcelona, me ha enviado estos días documentación interesante sobre el conde Rossi, el emisario de Mussolini que lideró una salvaje represión en Mallorca. Hay varios informes que han pasado desapercibidos en la historiografía y revelan nuevos datos del personaje.

Una novedad es que el conde Rossi también causó mala impresión a uno de los dos capitanes italianos que ya estaban en la isla: Luigi Sansonetti, comandante del crucero Fiume, anclado en Palma. Este oficial y Carlo Margottini, comandante del crucero Malocello, eran los verdaderos “hombres fuertes” de Mussolini en Mallorca, como apunta Massot i Muntaner. Sansonetti envió un informe a Roma el 30 de agosto de 1936, cuando todavía estaba por decidir la Batalla de Mallorca, en el que lamentaba la elección de Rossi como emisario: “Es un hombre de corazón, un hombre de acción, un verdadero capitán de la fortuna, enérgico, impresionante, pero engorroso, sin demasiado tacto y carente de suficiente pasado militar”. Por eso, le ordenó limitarse a asesorar al Marqués de Zayas en la organización de La Falange. Otro que desconfiaba de él era el comandante de la aviación italiana, Leone Gallo.

Rossi escribió su primer informe a Roma poco después, el 11 de septiembre de 1936, cuando estaba en pleno júbilo por el triunfo sobre Bayo: “Tras la soberbia victoria, la entrada en todos los pueblos de Mallorca se realiza con maravilloso entusiasmo, entre continuas aclamaciones a nuestra Patria, al Duce y al Fascismo”. Su sueño en ese momento era conquistar todas las islas, dar todo el poder a La Falange y luego desembarcar en la península, pero encontró varios obstáculos.

En el texto señala a los principales enemigos de la “fascistización” de Mallorca: “Los masones y los capitalistas”. Desconfiaba de personalidades como Joan March. A hablar de sus apoyos, demuestra sus dotes para la exageración: “Las Falanges, el Ejército, el Pueblo y el Clero, a los que llevé a la Victoria, me siguen y me estiman (al menos eso creo). Estoy cosechando los beneficios del prestigio personal que gané en el Frente”. En realidad, su participación en la batalla fue testimonial y los únicos que le seguían eran los falangistas. Los militares enseguida advirtieron su ignorancia y quisieron deshacerse de él.

El 20 de octubre envió otro informe que incluye una frase tremenda sobre la represión: “El número de prisioneros que encontré a mi llegada ha disminuido considerablemente. Cada día hay una limpieza radical de los lugares y de las personas infectadas”. Como concluye Massot i Muntaner, los militares y las potencias democráticas evitaron la consolidación de la obra de Rossi, pero el daño que hizo en el intento es imborrable.

(Columna Tejiendo historia, publicada en el diario Ultima Hora (Mallorca) el viernes 15 de enero de 2021. Sale cada 15 días en papel)

Publicado en Historia, Opinión | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

Ultima Hora publica la oferta de cesión de Mahón a los ingleses en 1938

El diario mallorquín Ultima Hora ha publicado como reportaje este martes 5 de enero de 2021 mi investigación sobre la oferta de cesión del puerto de Mahón a los ingleses en 1938 para conseguir su apoyo al bando republicano. Lo firma el periodista Josep Pons Fraga. Se puede leer online aquí. Lo avancé en un artículo de opinión aquí.

El reportaje publicado en la página 20 de Ultima Hora el 5 de enero de 2021.
Publicado en Historia | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

Los Hechos de Mayo de 1937 en Youtube

He seguido el consejo de mi sobrino y he subido mi primer vídeoblog a Youtube. He elegido una de las partes más importantes de mi tesis doctoral: los Hechos de Mayo de 1937 en Barcelona. Resumo en seis minutos unas cien páginas. ¡Espero que os guste!

A lo mejor hago otro del Golpe de Casado o del tema que me propongáis :)))

Publicado en Historia, Opinión | Etiquetado , , , , , | 1 Comentario

Un diario menos y 179 periodistas en paro

Informe de la Profesión Periodística 2020, de la Asociación de la Prensa de Madrid.

Esta pandemia ha acabado finalmente con el tercer diario de la comunidad: El Mundo / El Día de Baleares. Ayer mismo conocimos la decisión de la empresa: echan a nueve trabajadores y dejan sólo dos corresponsales en Mallorca e Ibiza. Desaparece así una cabecera regional con 40 años de historia que se había distinguido en el periodismo de investigación y la defensa de la unidad de España. Dicen que muchos corruptos están en la cárcel gracias a su perseverancia, y no se equivocan.

Baleares es líder en descenso del PIB (-26%) y eso se refleja también en el sector del periodismo. Si hace un año teníamos una salud de hierro, ahora somos un paciente en UCI. Según el Ministerio de Trabajo, hay actualmente 179 periodistas en paro, algo más del doble que en 2019. Somos la comunidad donde más ha crecido con mucha diferencia: un 121%. En comparación, la media nacional ha subido un 23%. La pandemia ha roto todas las estadísticas. En Baleares llevábamos seis años reduciendo el número de parados en el sector hasta tener sólo 81. Estábamos prácticamente invictos, como el RCD Mallorca, y de repente hemos saltado al descenso directo.

El pasado viernes los periodistas nos manifestamos en la plaza de Cort. Un centenar de profesionales, sumando a los compañeros fotógrafos, cámaras y otros técnicos, protestamos para que la gente sepa que también lo pasamos mal. Nosotros, que trabajamos dando voz a todas las reivindicaciones sociales, poniendo un micrófono donde sólo hay silencio y discriminación, nos pusimos delante de la cámara para ser esta vez los protagonistas de la noticia. Nos pilla en un momento donde estamos organizados y unidos en la Asociación y el Sindicato de Periodistas, algo que hacía años que no ocurría. Los lemas fueron “Mi precariedad es tu desinformación” y “El final de esta crisis no tendrá quien lo cuente“.

Los periodistas pedimos dos cosas: que la sociedad sea consciente de que sin periodismo vamos al triunfo de la mentira y al abuso de poder; y que necesitamos el apoyo de la ciudadanía, las empresas y la Administración. Los gobiernos democráticos siempre han subvencionado los medios porque son un pilar de la democracia pero desde 2011 el Govern balear ha eliminado todas las ayudas. Sólo sobreviven las subvenciones a la prensa en catalán.

La primera facultad de Periodismo nació en 1903 en EEUU y en España hubo que esperar hasta 1971. Desde entonces, hay miles de profesionales formados para auditar la realidad y el poder, y ellos tienen que seguir siendo la referencia. A veces nos equivocamos, pero recuerde que esa información que llega por Whatsapp sólo puede ser verificada por un periodista. Por favor, siga confiando en nosotros.

(Columna Tejiendo historia, publicada en el diario Ultima Hora (Mallorca) el viernes 18 de diciembre de 2020. Sale cada 15 días en papel)

Publicado en Opinión | Etiquetado , , , , | Deja un comentario