Los hijos de Mussolini en Mallorca

El archivo italiano Luce guarda una joya inédita: la película de la visita de dos hijos de Mussolini, Bruno y Vittorio, a Palma el 15 de septiembre de 1929. Hasta ahora, sólo conocíamos el episodio gracias al libro Mussolini, a la conquista de las Baleares, del anarquista Camilo Berneri. Él cuenta, en base a los papeles del consulado italiano en Barcelona, que un crucero con mil camisas negras desfiló con todos los honores por la capital mallorquina. En su opinión, era un claro ejemplo de que el sueño imperial de Mussolini incluía Baleares. Hoy, gracias al vídeo de Luce, sabemos mucho más.

El crucero fascista salió de Roma y visitó Nápoles, Barcelona y Lisboa. Su última parada fue Palma, donde desfilaron hasta a la plaza de Cort. El alcalde –Joan Aguiló, del partido conservador– y varios concejales los recibieron en el Ayuntamiento “extendiendo el brazo en saludo fascista”. Después, visitaron el Castillo de Bellver. En la película hay una panorámica de toda la bahía filmada desde una de las torres con planos cortos de Bruno Mussolini, que entonces tenía sólo 11 años. Él se muestra interesado en el paisaje y trata de coger todos los detalles con su propia cámara de vídeo. En la siguiente imagen, aparece bebiendo agua del pozo del castillo.

La visita continuó en la recién inaugurada plaza de toros que diseñó Gaspar Bennàssar. Allí, les reservaron 1.200 asientos gratis, incluidos varios en el palco, junto al alcalde. Antes de empezar el evento, cantaron el himno de la Opera Nazionale Balilla (juventud fascista italiana) y recibieron una gran ovación del público mallorquín. Bruno se sentó muy cerca de la arena para grabar la escena con su cámara. Al terminar, los mil fascistas salieron en orden rumbo a la plaza de España. Era el 700 aniversario de la conquista cristiana de Mallorca y aprovecharon la ocasión para hacer una ofrenda floral a la estatua de Jaume I. Continuaron hasta el muelle y reembarcaron rumbo a su país. En el viaje de vuelta, bailaron y representaron una corrida de toros en la cubierta.

Bruno Mussolini volvería a Mallorca con 19 años como piloto de la Aviación Legionaria de Baleares. Llegó en septiembre de 1937, se alojó en el Gran Hotel como “señor López” y se puso al mando de un bombardero Savoia Marchetti SM.79, el avión más rápido y devastador de la flota italiana. Participó en los ataques a las ciudades del litoral republicano que causaron miles de víctimas. Sobrevivió y participó en la II Guerra Mundial como piloto del moderno cuatrimotor Piaggio P.108B, con base en Pisa. Murió en un accidente de aterrizaje el 7 de agosto de 1941.

(Columna Tejiendo historia, publicada en el diario Ultima Hora (Mallorca) el viernes 4 de junio de 2021. Sale cada 15 días en papel)

Publicado en Historia, Opinión | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

Lo que queda por saber

Dos milicianas en la cima de Ses Talaies, en Sant Llorenç des Cardassar (Mallorca), en agosto de 1936. La Vanguardia.

El otro día, el compañero Gonzalo Berger reveló el nombre de otra miliciana de la Batalla de Mallorca. Hasta ahora, sólo conocíamos su rostro gracias a una foto que publicó La Vanguardia en agosto de 1936. En la imagen aparecen dos mujeres con un fusil y una bandera en la cima de Ses Talaies, al lado de Son Carrió, en Sant Llorenç des Cardassar. Ahora sabemos que una se llamaba Margarita Cabrero Guiu, tenía 18 años, era de Barcelona y militaba en el Partit Socialista Unificat de Catalunya (PSUC). Sobrevivió a la guerra, tuvo dos hijos y murió en 1995.

Margarita Cabrero Guiu. Imagen de Gonzalo Berger.

Todavía queda mucho por saber sobre la batalla que duró 20 días en Manacor, Sant Llorenç y Son Servera. Por ejemplo, nos falta conocer el número de participantes, su nombre, su ideología y la cantidad exacta de muertos y heridos. Asimismo, hay que reinterpretar el transcurso de los combates gracias a la nueva documentación de archivo y al trabajo arqueológico que llevamos cuatro años realizando en el proyecto ‘Espais de la Batalla de Mallorca 2017-2022’. Este verano volveremos a la zona para acabar de prospectar el terreno y proteger el material en el Museo de Mallorca (ya hemos entregado más de 150 objetos). La idea es crear una web con toda la información, rutas de memoria y un centro de interpretación donde conocer de cerca los hechos más importantes del siglo XX español.

Todo este trabajo lo hacemos ocho personas de manera desinteresada. No hemos recibido subvención ni remuneración alguna. Sólo el Ayuntamiento de Son Servera nos ofrece alojamiento y comida los días de trabajo de campo. El Consell de Mallorca nos da la autorización y luego le entregamos el material con una memoria de 200 páginas. Ya hemos publicado varios artículos científicos y participado en congresos de la península donde hemos colocado a Baleares en el mapa. Los medios de comunicación también han valorado nuestro trabajo, sobre todo en la campaña de 2019, cuando excavamos por primera vez en la historia una trinchera en Mallorca.

El Gobierno central y las comunidades están invirtiendo en estos estudios y la recuperación de los espacios de la guerra civil. Ya existen museos y centros de interpretación de las batallas del Ebro, Teruel, Jarama, Brunete, etc. Según un estudio de Newtral, el Govern balear destina 1,3 millones a Memoria Histórica, el segundo mayor porcentaje en base al presupuesto total de la comunidad –sólo le gana Navarra–. Lo usa principalmente para financiar trabajos sobre la represión y organizar actos de homenaje.

Queda todavía mucho por saber, también sobre los bombardeos y la ocupación italiana. Estamos convencidos de que los hechos de Mallorca fueron más trascendentales de lo que nos han contado.

(Columna Tejiendo historia, publicada en el diario Ultima Hora (Mallorca) el viernes 21 de mayo de 2021. Sale cada 15 días en papel)

Publicado en Historia, Opinión | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

Un menorquín republicano en el gulag

Campos de concentración de la URSS. Fuente: Antonu – Собственная работа, основанная на материалах справочника «Система исправительно-трудовых лагерей в СССР», подготовленного правозащитным обществом «Мемориал»., CC BY-SA 3.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=16122807

El historiador sineuer Rafel Cifre Romero está recuperando la memoria de los baleares internados en los campos de reeducación soviéticos, los llamados gulags. Exmiembros de la División Azul pero también republicanos que sufrieron las delirantes persecuciones políticas del estalinismo en los años cuarenta. Cifre está terminando un trabajo muy necesario, sobre todo por lo novedoso, que nos hará recordar que el peligro totalitarista no sólo nos viene por la derecha.

Un ejemplo es la historia del menorquín Arturo Fernández Prieto, un piloto de caza del bando republicano que fue enviado a la URSS para culminar su formación en los últimos meses de la guerra civil. Quería luchar contra el fascismo y al final se enfrentó a otro tipo de totalitarismo. La victoria de Franco le sorprendió en tierras soviéticas y cometió el error de solicitar salir del país. Al recibir el rechazo, realizó gestiones con varias embajadas extranjeras y aquello fue suficiente para que el sanguinario servicio secreto soviético lo tachara de traidor a la causa comunista. Fue detenido por el NKVD (futuro KGB) e internado en varios campos donde sufrió trabajos forzados y toda clase de penurias durante casi 15 años.

Se calcula que en Rusia hubo más de 400 gulags que reprimieron a millones de personas. Entre sus prisioneros se podían encontrar tanto a los nazis y fascistas vencidos en la II Guerra Mundial como a presos comunes y antifascistas disidentes de la dictadura estalinista. En el bloque de estos últimos, Cifre tiene identificados por ahora a tres baleares. Algunos tuvieron que esperar hasta la muerte de Stalin en 1953 para obtener la libertad.

El origen de su investigación está en su anterior trabajo sobre las verdaderas motivaciones que llevaron a baleares a luchar en la División Azul, el contingente de voluntarios que envió Franco a Hitler en su invasión de la URSS, concretamente al cerco de Leningrado. El libro se llama División: Vivencias de mallorquines alistados en la División Azul 1941-1944. En el transcurso de aquella investigación observó que los que cayeron prisioneros compartieron cautiverio en los gulags con republicanos españoles. Aquel hecho llamó su atención y decidió investigarlo para saber si había también antifascistas de las islas.

Cifre afirma que es un tema olvidado y silenciado “en parte por la gran injusticia que se cometió con aquellos demócratas leales. Fueron luchadores por la República que en diferentes etapas fueron víctimas de los totalitarismos y a los que no se les ha reconocido. Merecen ser homenajeados y recuperada su memoria”. Ojalá sea así y perdamos los remilgos a recordar que durante el siglo XX la lucha por la libertad se jugó en varios frentes.

(Columna Tejiendo historia, publicada en el diario Ultima Hora (Mallorca) el viernes 7 de mayo de 2021. Sale cada 15 días en papel)

Publicado en Historia, Opinión | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario

Hila y la estatua de Espartero

La estatua de Espartero de la calle Alcalá de Madrid fue inaugurada en 1886.

El primer ministro de Gobernación de la II República, Miguel Maura, cuenta una anécdota en su libro Así cayó Alfonso XIII que me ha recordado al alcalde de Palma, José Hila. El que fuera hijo del único mallorquín presidente del Gobierno de España, Antonio Maura, dice que pasó los días 14 y 15 de abril de 1931 en su despacho del Ministerio gestionando los relevos de los gobernadores monárquicos. Cuando salió a la calle, eran las cinco de la madrugada y todavía quedaba gente de celebración. Él volvía a su casa, “extenuado pero satisfecho”, cuando llegó a la altura del monumento al general Espartero en la calle Alcalá y se encontró “a unos mozalbetes que habían enlazado la estatua con un fino cable de acero e iban a derribarla”. Maura mandó detener el coche y se enfrentó a ellos:

– ¿Qué estáis haciendo?

– Vamos a ejecutar a este tío –dijo uno de los chavales.

– Este “tío”, como tú dices, era un liberal, y derribar una estatua es una salvajada.

– Pero, vamos a ver, ¿usted quién es?

– El ministro de Gobernación de la República.

En ese momento, los jóvenes se quitaron sus gorras y comenzaron a vitorearle. Maura salvó así la efigie que hoy sigue en pie y ha popularizado el dicho: “Tienes más huevos que el caballo de Espartero”. Otras, como la de Felipe III en la Plaza Mayor de Madrid, sí que fueron derribadas en aquella enorme y, en general, pacífica movilización popular.

La estatua de Felipe III, derribada en la Plaza Mayor de Madrid el 14 de abril de 1931.

Maura defendió a Espartero porque sabía que derrotó al carlismo y contribuyó a la implantación de libertades en el siglo XIX español. En cambio, José Hila retiró las placas de Churruca, Gravina y Cervera el pasado 22 de marzo sin saber quiénes eran: “No sé quiénes son estos almirantes. No tengo por qué saber de todo”, declaró. Cuatro días después, descubrió que no eran franquistas sino militares que murieron antes de que Franco naciera y decidió rectificar. Un desatino que nos llevó al ridículo nacional.

La estatua de Espartero fue respetada en el Madrid republicano de la guerra civil. 1937. Archivo Rojo.

Como Hila, nadie sabe de todo, principalmente del siglo XIX, que viene a ser como la segunda página de Google: el mejor lugar para enterrar un cadáver. Por eso, antes de enlazar un cable al cuello de una estatua, debemos contrastar las informaciones, incluso las procedentes de historiadores, y rectificar a tiempo. Así, podremos saber que hay escritores que apoyaron el franquismo y nadie cuestiona, como Llorenç Villalonga, que incluso da nombre al premio Ciutat de Palma de Novela que entrega Hila. Otros, como Gabriel Fuster Mayans, fundaron esos premios y ahora quieren quitarle su busto en la Plaza Mayor.

(Columna Tejiendo historia, publicada en el diario Ultima Hora (Mallorca) el viernes 23 de abril de 2021. Sale cada 15 días en papel)

Publicado en Historia, Opinión | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

Memoria para Maria Picornell y Alfonsito Bueno

Maria Picornell Mayol. Imagen del archivo de Isabel Picornell.

Cada primero de noviembre, Isabel visita el Cementerio de Palma y se sienta en el nicho de la familia Picornell-Bueno. Allí hay dos tumbas de sus antepasados, María Picornell y Alfonso Bueno, una madre y su hijo que murieron durante la guerra civil en un bombardeo. Isabel siempre espera varias horas para conocer a alguien de la familia Bueno. Quiere encontrar sus raíces porque, a pesar de su apellido –Picornell–, ella nació en Filipinas y reside en el Reino Unido. Ha venido a la isla varios noviembres, pero no ha habido suerte.

En 2018 publiqué un artículo sobre el bombardeo de Palma del 31 de mayo de 1937 e Isabel contactó conmigo. Gracias a ella y sus pesquisas, hemos podido conocer más sobre aquel suceso. Maria Picornell era una palmesana hija de barbero que se casó con Antonio Bueno, un inspector de tranvía con quien tuvo seis hijos. Durante la guerra vivían en la céntrica plaza del Pes de Sa Palla y allí sufrieron uno de los mayores ataques que sufrió la ciudad. Aquella madrugada, tres bimotores despegaron de la Catalunya republicana para atacar la Palma franquista. Sólo uno se atrevió a soltar su carga y mató a diez civiles inocentes. Dos fueron María y su hijo Alfonso de 15 años. También murieron sus vecinas Antonia, Magdalena y Mercedes, tres hermanas que fueron alcanzadas cuando corrían al refugio. La pequeña tenía sólo 7 años. Justo al lado, en la Iglesia del Temple, murió otra niña de 11 años. El avión sería después derribado por un caza italiano en Andratx y uno sus pilotos, el checo Jan Ferak, sobreviviría y sería encerrado en Bellver [aquí, la historia de Ferak].

Apenas sabíamos nada más de aquella madre y su hijo. El periódico La Almudaina publicó que María tenía entonces 41 años pero el archivo diocesano dice que tenía 67. Nadie se ha molestado en investigarlo y el Ayuntamiento ha votado en contra de ponerles una placa.

Las víctimas del bombardeo en el diario La Almudaina del 4 de junio de 1937.

El otro día se abrió un halo de esperanza. Un miembro de la familia Bueno contactó conmigo: “La padrina de mon pare era Maria Picornell Mayol”. La historia que se ha contado entre generaciones es que su hijo “Alfonsito” era un enamorado del motor y cuando sonaron las sirenas se quedó en medio de la plaza para contemplar el enorme avión que se acercaba. Su madre fue a agarrarlo cuando les cayó la bomba. Otro de sus hijos fue quien encontró los cadáveres. Tenía también una hija que estaba encerrada en la prisión de Can Sales por sus ideas de izquierdas.

Ahora, 84 años después, Isabel Picornell y la familia Bueno están en contacto vía mail y pronto se encontrarán en Mallorca. La memoria se abre camino.

*Estas son las víctimas del bombardeo de Palma del 31 de mayo de 1937:

  1. Francisca Brindis Moragues, 44 años. Calle Teresas, 7.
  2. Magdalena Colombás Pujol, 84 años. Calle Socorro, 10.
  3. Antonia Muñoz Martí, 23 años. Plaza Pes de Sa Palla, 10.
  4. Magdalena Muñoz Martí, 21 años. Plaza Pes de Sa Palla, 10.
  5. Mercedes Muñoz Martí, 7 años. Plaza Pes de Sa Palla, 10.
  6. Maria Picornell Mayol, 67 o 41 años. Plaza del Pes de Sa Palla, 4, 4ª.
  7. Alfonso Bueno Picornell, 15 años. Plaza del Pes de Sa Palla, 4, 4ª.
  8. Juana Salas Oliver, 60 años. Calle Socorro, 11.
  9. Antonio Marí Juan, 19 años. Calle Aragón, 3, 1ª.
  10. Isabel Llabrés, 11 años. Convento del Temple.

Las víctimas de los bombardeos están reconocidas por la Ley 2/2018 de Memoria y Reconocimiento Democráticos de las Illes Balears en el artículo 4.3b y como tales tienen derecho a memoria, justicia y reparación.

Pincha aquí para más información sobre los bombardeos de Palma en la guerra civil.

Registro del bautizo de Maria Ana Picornell Mayol el 12 de julio de 1870. Archivo diocesano de Mallorca.
Bombardeos Mallorca
Diario La Almudaina, 11 de junio de 1937, página 2.

(Columna Tejiendo historia, publicada en el diario Ultima Hora (Mallorca) el viernes 9 de abril de 2021. Sale cada 15 días en papel)

Publicado en Historia, Opinión | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario

Los tiros de la Puerta de Alcalá

Guardias de Asalto de Madrid. Jerónimo Rodríguez está en la fila superior, es el sexto empezando por la izquierda. Archivo de la familia.

Carlos Rodríguez tenía 14 años cuando salió a pasear con su abuelo por Madrid. Al pasar por la Puerta de Alcalá, Jerónimo, de 85 años, le dijo: “Madre mía, no he pegado yo tiros aquí contra los comunistas”. Carlos no entendía nada. Su abuelo había sido guardia de asalto republicano durante la guerra, así que aquello no tenía sentido. Observó los impactos que conserva el monumento y supo que justo al lado, en la calle Serrano número 6, estaba la sede central del Partido Comunista.

La Puerta de Alcalá en 2021. Foto: Manuel Aguilera.

Jerónimo Rodríguez falleció dos años después, en 2008, y al inicio de la pandemia Carlos se propuso resolver todas sus dudas. Así conoció el levantamiento contra los comunistas que hubo en Madrid en marzo de 1939, un mes antes de terminar la guerra. El llamado Golpe de Casado aglutinó a republicanos, socialistas y anarquistas contra el Gobierno de Negrín y el entonces poderoso PCE de corte estalinista. Fueron los primeros que derrotaron al comunismo porque, cuando entró Franco en Madrid, sus principales líderes estaban ya en las cárceles republicanas o habían huido. Aunque suene paradójico, en España fue la misma izquierda la que eliminó el peligro de totalitarismo comunista.

Casadistas con brazaletes blancos, después de tomar los Nuevos Ministerios a los comunistas en marzo de 1939.

Eso es lo que representan los impactos de la Puerta de Alcalá. Carlos contactó conmigo el otro día porque yo hice la tesis doctoral sobre el tema y entre los dos hemos reconstruido el periplo de su abuelo. La Puerta de Alcalá y el Retiro estaban defendidos por soldados de la 300 División de guerrilleros y la 5ª Brigada de carabineros. Su abuelo acababa de cumplir 18 años y su regalo fue un brazalete blanco que le distinguiría del enemigo. Se montó en una tanqueta de la Guardia de Asalto y subió por el Paseo del Prado para tomar aquella plaza. Durante varios días sobrevivió a un fuego durísimo, con artillería y numerosas ametralladoras en ambos bandos. Los proyectiles volaban por encima de la Cibeles y fueron avanzando con muchos heridos hasta que cumplieron la misión.

El Comité Provincial del Partido Comunista, en la calle Antonio Maura, 9, en el año 1937. Fue saqueado por casadistas en marzo de 1939.
Casadistas, en el saqueo de la sede del Comité Provincial del PCE, en la calle Antonio Maura, 9, en marzo de 1939. Foto de Martín Santos Yubero. Archivo Regional de Madrid.
La antigua sede provincial del PCE en la calle Antonio Maura, 9, conserva los impactos. Foto: Manuel Aguilera (2021).

Carlos tiene ahora 28 años, trabaja como conductor de autobús y dedica su tiempo libre a investigar. Su paciencia le ha llevado a encontrar fotos inéditas de la Puerta de Alcalá con los parapetos que levantaron los comunistas. Las retrató el fotógrafo Martín Santos Yubero y dormían en el Archivo Regional de Madrid. Hay unas 20 imágenes de soldados con brazaletes blancos felices por haber vencido a sus nuevos enemigos, antes compañeros. El nuevo gobierno republicano fusilaría después a dos líderes comunistas: el coronel Luis Barceló y el comisario José Conesa.

Se cumplen 82 años de aquellos hechos. La izquierda sigue dividida y el lema de debate es parecido al de entonces: “Comunismo o libertad”.

*Para saber más del Golpe de Casado, consulta este amplio artículo.

Casadistas, en el saqueo de la sede del Comité Provincial del PCE, en la calle Antonio Maura, 9, en marzo de 1939. Foto de Martín Santos Yubero. Archivo Regional de Madrid.
Barricadas comunistas en la calle Alfonso XI, muy cerca de la Puerta de Alcalá. Foto de Martín Santos Yubero. Archivo Regional de Madrid.
La Voz del Combatiente, 11 de marzo de 1939. Era el diario portavoz del Ejército del Centro republicano.
Portada de Claridad, órgano de la UGT, del 12 de marzo de 1939.
El coronel Segismundo Casado lideró el golpe contra el Gobierno Negrín y el Partido Comunista en marzo de 1939. Foto de Martín Santos Yubero. Archivo Regional de Madrid.

(Columna Tejiendo historia, publicada en el diario Ultima Hora (Mallorca) el viernes 26 de marzo de 2021. Sale cada 15 días en papel)

Publicado en Historia, Opinión | Etiquetado , , , , | 6 comentarios

La miliciana irreverente

La miliciana desconocida, Teresa Bellera, Daría Buixadé, Mercedes Buixadé y María García Sanchís en la Escola Graduada de Manacor el 5 de septiembre de 1936. Las asesinaron pocas horas después en el cementerio de Son Coletes.

Uno de los grandes misterios de la guerra civil en Mallorca es el nombre de la miliciana que se atrevió a mirar a los ojos de su verdugo. Estaba entre las cinco que quedaron presas tras el reembarque de Bayo y fueron fotografiadas antes de ser violadas y asesinadas. Sólo una mira a la cámara, tiene los brazos cruzados y una mirada irreverente, desafiante. De ella conocemos su diario de guerra pero, sin su nombre, no sabemos nada.

Varios investigadores han invertido mucho tiempo en tirar del hilo. Han buscado el diario original porque el que tenemos es sólo una transcripción. El escrito deja en bastante mal lugar a los milicianos que desembarcaron en 1936 y el historiador Gonzalo Berger cree que podría ser una “manipulación o falsificación con finalidad propagandística”. Por eso, es importante encontrar el original. Es posible que se lo llevara el Conde Rossi a Italia. Quizá se quedó en Mallorca y hoy duerme en algún archivo familiar. Ojalá algún día salga a la luz. (Mi correo: manuelaguilerapovedano@gmail.com)

En la transcripción del diario se adivina a una mujer formada, que sabe tocar el piano y tiene unas profundas convicciones antifascistas. Sus compañeras –Mercedes y Daría Buixadé, Teresa Bellera y María García– pertenecían al Batallón Femenino del PSUC, es decir, comunistas. Se embarcaron juntas en Barcelona y acabaron sirviendo de enfermeras. No pegaron ni un tiro. La autora muestra su carácter al hablar de sus problemas con Teresa: “Se ha enfadado sin motivo y ha estado llorando todo el día. No me habla porque dice que soy quien la ha ofendido más. Lo mejor será no hacerle más bromas, pues no tiene correa para aguantarlas”.

El final del diario es terrorífico: cuenta la mañana en que advierten que todos los milicianos se han ido y ellas están atrapadas en la isla. A partir de ahí contamos con fuentes franquistas. El periodista de La Almudaina las encontró en un pajar de Sa Coma y cuenta lo que le dijo Teresa: “Nos han engañado, pues nos situaron en Son Carrió dándonos seguridad de que, de haber retirada, nos avisarían. Y ahí nos han dejado, solas e indefensas”. El inglés Norman Bray dice que una de ellas tenía una actitud desafiante y repetía que no le importaba morir porque su espíritu sobreviviría. Encaja con la autora del diario.

La crónica del diario La Almudaina el 6 de septiembre de 1936.

El falangista Enrique García Gallud relata una ejecución de enfermeras que también tenían una escalofriante actitud de desafío: “Una de ellas, atada ya de manos, aún tuvo rabia para separar la primera capa de tierra y nos escupió diciendo que no quería morir sobre suelo fascista. El pelotón ejecutó la sentencia. La vista de cuanto sucedió me dio vómitos”. Todavía no lo sabemos, pero bien podría ser nuestra miliciana desconocida.

El libro del historiador manacorí Antoni Tugores, donde aparece el testimonio del falangista Enrique García Gallud.

(Columna Tejiendo historia, publicada en el diario Ultima Hora (Mallorca) el viernes 12 de marzo de 2021. Sale cada 15 días en papel)

Publicado en Historia, Opinión | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Los Hechos de Mayo en ‘Federica Montseny, la dona que parla’

Este lunes 8M, en las televisiones catalana, valenciana y balear estrenaron la película Federica Montseny, la dona que parla.

Me gustó el enfoque. Muy recomendable para entender las divergencias en el bando republicano y los Hechos de Mayo de 1937. Esta es una escena de aquellos sucesos, en la que Montseny casi muere de camino a la Generalitat:

Publicado en Historia | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

Las milicianas ibicencas María Ferrer y María Costa

El mármol que se conserva justo detrás de la iglesia de Igriés (Huesca). Foto: Gonzalo Berger.

Cada 14 de abril, alguien deja unas flores sobre un mármol de la iglesia del pueblo de Igriés, en Huesca. Allí hay una inscripción: “A la memoria de María Ferrer Palau. Recuerdo de su compañero Manuel Montes”. Los historiadores Gonzalo Berger y Tània Balló acaban de revelar en el libro Les Combatents que se trata de una miliciana ibicenca de sólo 17 años que murió en el frente y su novio colocó allí el mármol para que su nombre no se borrara de la historia. Gracias a esta publicación y el testimonio inédito del anarquista menorquín Tòfol Pons, podemos hoy reconstruir gran parte del relato.

El 10 de agosto de 1936, María Ferrer se escapó de su casa en Ibiza con su amiga María Costa Torres, también de 17 años, para unirse a los catalanes que acababan de tomar la isla. En el puerto encontraron al grupo anarquista de Tòfol preparando una goleta para ir a Menorca y se apuntaron a la aventura: “Se acercaron dos muchachas y nos dijeron que venían con nosotros. A mí aquello no me gustaba pero ellas insistieron”. Primero pasaron por Cabrera y, cuando llegaron a Maó, el nuevo comandante de la isla, Pedro Marqués, pidió a Tòfol que las devolviera a sus padres porque las reclamaban. No sólo se negaron sino que le quitaron su pistola para dársela a una de las chicas:

–      Tú no la necesitas y ella no tiene.

–      Ja m’has fotut –contestó Marqués.

“Las distinguíamos por la rubia y la morena. Fueron buenas luchadoras. Me siguieron en todas las operaciones como servidoras del fusil ametrallador. Cada una llevaba una mochila con los peines de balas”, cuenta Tòfol. Estuvieron en primera línea en las conquistas de Sa Torre Nova, Ses Talaies, Puig de Sa Font y Son Carrió. Ellas siempre repetían: “No te preocupes por nosotras, siempre estaremos a cubierto”, y consiguieron salir airosas. Tòfol asegura que no tuvieron sexo con ellas: “Las dos fueron consideradas como unas extraordinarias combatientes y recibieron el mismo trato que los hombres. Dormíamos todos juntos, incluso en pleno campo, y nunca pasó nada”.

Milicianas en la conquista de Ses Talaies (Mallorca) en una foto de La Vanguardia. Todavía no se han identificado.

Tras la retirada de Mallorca, las dos marías se alistaron en Barcelona en la Columna Roja y Negra para luchar en el frente de Huesca. Allí sirvieron en la incómoda plaza de Igriés, donde María Ferrer perdió la vida. Su compañera sí consiguió sobrevivir y exiliarse tras la guerra. Murió hace algunos años.

Han pasado 85 años para que podamos recuperar la memoria de unas adolescentes que una mañana soleada de Ibiza se apuntaron a la aventura de cambiar el mundo. Sólo sus descendientes nos pueden ayudar a completar la historia si leen este artículo: ¿Cómo murió María Ferrer?

Según tres fuentes distintas, María Ferrer se suicidó por amor.

Las memorias inéditas de Tòfol Pons dicen: “En Igriés murió María Ferrer, la morena. Se suicidó por adversidad amorosa. Se había unido a un marino que se había agregado a la Roja y Negra después del desembarco de Mallorca”.

Las memorias del ibicenco Jean Serra Per memòria, vida dels meus pares, dicen: “María Costa y María Ferrer marcharon al frente de Aragón; esta última se suicidó, según me dijo Maria Costa, a la que vi por última vez en Valencia en el año 37”.

La historiadora ibicenca Francisca Riera Escandell, en Dones i guerra civil, incluye la fuente oral de Francisca Clapés, que también coincidió con Maria Costa en Valencia: “Costa li contarà a Francisca el suïcidi de Maria Ferrer, sembla que per un desengany amorós, estant al front republicà”. Es un capítulo del libro Memòria contra l’oblit. Les fosses de la Guerra Civil a Eivissa i Formentera.

Mi correo: manuelaguilerapovedano@gmail.com

(Columna Tejiendo historia, publicada en el diario Ultima Hora (Mallorca) el viernes 26 de febrero de 2021. Sale cada 15 días en papel)

Publicado en Historia, Opinión | Etiquetado , , , , | 2 comentarios

La guerra de mis abuelos

Priego de Córdoba. Foto: Wikipedia.

Mis abuelos vivieron la guerra en dos pueblos de la línea del frente de Córdoba. Era uno de los lugares más peligrosos en julio de 1936 porque la tierra se partió en dos y escoger entre un camino u otro era jugarse la vida. Eso fue lo que ocurrió en Zamoranos y El Cañuelo, dos aldeas de Priego de Córdoba que quedaron en zona sublevada sólo por unos metros.

Imagen recogida del excelente libro de Miguel Forcada: ‘Zamoranos, historia y vida’.

Desde pequeño he preguntado a mi familia sobre aquellos hechos y siempre he recibido respuestas muy breves porque nadie se había interesado. Interrogué muchas veces a mi abuela Nati, que me crio como una segunda madre en Palma, y me contaba dos cosas: que una bomba republicana rompió las ventanas de su casa y que sufrió mucho por su hermano Custodio, maestro de izquierdas al que estuvieron a punto de fusilar. Mi abuelo murió antes de que yo naciera y sólo sabemos que era falangista. “Nunca hablamos sobre ello”, confiesa mi padre. La vida en la posguerra era tan dura, hubo tanta miseria en aquella zona, que sobrevivir lo era todo y el pasado nada.

Mis abuelos por parte de madre tenían un bar en su casa de Zamoranos que se convirtió en el centro de reunión de la tropa nacional. Ellos votaban a la derecha pero no participaron en nada, se limitaron a salvar la vida porque sufrían ofensivas republicanas en la misma puerta del pueblo y muchas veces tuvieron que evacuar. “Toda la noche se oía shiii-pum”. Un hecho curioso es que la guerra les hizo “perder” a su primera hija. Resulta que justo antes del golpe militar se la llevó un hermano a un pueblo que quedaría en zona republicana y no pudieron recuperarla hasta el final de la guerra. Cuando volvió tenía ya 4 años y no reconocía a sus padres, así que la acabaron criando sus tíos.

Gracias a un reciente libro de Miguel Forcada, sabemos que en Zamoranos ocurrió lo mismo que en muchos pueblos de España, que los sublevados mataron al maestro y los republicanos al cura. El sacerdote, Alfonso Gallardo, estaba el 18 de julio en Puente Genil y allí fue herido en un tiroteo y rematado cuando lo trasladaban al hospital. El maestro, Pedro Pareja (hijo del maestro titular de Zamoranos), se presentó en Priego convencido de que le salvaría tener un hermano párroco. Lo metieron preso y fue asesinado en una saca con otros 17. Su fosa jamás se ha encontrado. La represión en la zona fue de las más altas de España.

El sacerdote Alfonso Gallardo y el maestro Pedro Pareja. Foto: Miguel Forcada, ‘Zamoranos, Historia y Vida’.

En mis visitas de verano al pueblo nunca oí hablar del tema. Mi recuerdo es un lugar feliz lleno de olivos y niños corriendo en la calle donde nadie es ajeno ni enemigo porque todos somos familia.

(Columna Tejiendo historia, publicada en el diario Ultima Hora (Mallorca) el viernes 12 de febrero de 2021. Sale cada 15 días en papel)

Publicado en Historia, Opinión | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

La doble tragedia de Jerónima Mas Verd

Damià Suñer Mascaró y Jerónima Mas Verd, en los años 30 en Cabrera. Imagen cedida por la familia.

Jerónima Mas Verd nació en Montuïri en 1891 en una familia campesina de siete hijos. El padre labraba la tierra mientras su madre se dedicaba a la casa y a Dios. Los hijos trabajaban en Palma y las hijas tenían que dejar el colegio a los 10 años para ayudar a sus padres. Jerónima ejerció de segunda madre de sus hermanos y uno de ellos, el menor de todos, era su preferido. Se llamaba Joan pero en casa todos le conocían como el preferit. Pasaron los años y Jerónima abandonó el hogar para casarse con el manacorí Damià Suñer Mascaró, con quien tuvo cinco hijos. El destino les llevaría a trasladarse a Cabrera como arrendatarios de la finca y vivir en un paraíso aislados del mundo.

En la pequeña isla convivieron con sólo otra familia, los Bonet Barceló, que tenían también cinco hijos, y trabajaban la tierra como amitgers. Jerónima y su familia eran de derechas y los otros de izquierdas, pero la política no era tan importante. Convivían felizmente. Nadaban, pescaban y cada año celebraban el Festival de Miss Cabrera.

La guerra civil acabaría con todo aquello. El 1 de agosto de 1936 los republicanos tomaron Cabrera y asesinaron al marido y los dos hijos varones de Jerónima: Joan, que se había hecho falangista con 19 años, y Gaspar, de sólo 17. Dos semanas después, se invirtieron las tornas y los franquistas permitieron a Jerónima y sus hijas volver a Montuïri. Allí le esperaba otra tragedia. Su hermano pequeño Joan, el preferit, era el alcalde republicano del pueblo y acababa de ser fusilado por un grupo de falangistas. Los salvajes de ambos bandos robaron a Jerónima todos los hombres de su vida. Sólo le quedaría un padre hundido en la pena. La familia vivió un duelo eterno dedicado al silencio y a Dios. Se atormentaban pensando que se podrían haber salvado si toda la familia se hubiera reunido los primeros días de la guerra. Unos y otros, los de derechas y los de izquierdas, se habrían protegido.

Joan Mas Verd, alcalde republicano de Montuïri y hermano pequeño de Jerónima.

Su hija Francisca Suñer publicó en 1993 el libro Viure a Cabrera donde cuenta que, siendo todavía una niña, vio cómo su madre lloraba por su hermano en las calles de Montuïri y pensó: “¿Por qué llora por el tío Joan? Ya tiene bastante con su marido e hijos para lamentarse toda la vida”. Pensaba que no le quedaba espacio para más aflicciones.

Jerónima murió en 1975. Su nieto Damià Heine Suñer la recuerda como una mujer fuerte que, a veces, por las noches, rompía a llorar. “En río revuelto ganan los malos. Los inteligentes y buenos se quedan atrás. Todos perdimos mucho en aquella guerra”, afirma.

El libro de la hija de Jerónima con sus memorias: ‘Vivir en Cabrera, una isla hecha a medida’.

(Columna Tejiendo historia, publicada en el diario Ultima Hora (Mallorca) el viernes 29 de enero de 2021. Sale cada 15 días en papel)

Publicado en Historia, Opinión | Etiquetado , , , , , , , | 1 Comentario

Vídeoblog sobre El final de la guerra: el Golpe de Casado

He resumido en un vídeo de seis minutos otra parte de mi tesis doctoral: “El final de la guerra: el Golpe de Casado“. La Guerra Civil Española terminó con una lucha interna en el ejército republicano en marzo de 1939 en Madrid.

¡Espero que os guste!

Publicado en Historia | Etiquetado , , , , | 2 comentarios

La Batalla de Mallorca. Los combates en el sector de Son Carrió (17-26 de agosto de 1936)

El libro de actas del Congreso Internacional de la Guerra Civil Española, 80 años después, celebrado en la Universidad Francisco de Vitoria (Madrid) en noviembre de 2019, recoge nuestro capítulo sobre el proyecto arqueológico “Espais de la Batalla de Mallorca y los combates en Son Carrió entre el 17 y 26 de agosto de 1936″. Se puede consultar aquí en PDF.

Para citarlo:

BERGER MULATTIERI, Gonzalo, AGUILERA POVEDANO, Manuel, LINARES FIGUERUELO, Alejandra, RIPOLL GIL, Elisabeth: “El proyecto Espais de la Batalla de Mallorca y los combates en el sector de Son Carrió (17-26 de agosto de 1936)”. EN CERVERA GIL, Javier (Coord): Actas del Congreso Internacional de la Guerra Civil Española, 80 años después. Universidad Francisco de Vitoria. Madrid, 2020. Págs. 91-100. En https://manuelaguilerapovedano.files.wordpress.com/2021/01/comunicaciocc81n-proyecto-batalla-de-mallorca-son-carriocc81-congreso-ufv-2019.pdf

Publicado en Artículos académicos | Etiquetado , , , , | 1 Comentario

El sueño del conde Rossi

Informe del conde Rossi el 20 de octubre de 1936. Archivo del Ministerio de Exteriores italiano.

El profesor Javier Rodrigo, de la Universitat Autònoma de Barcelona, me ha enviado estos días documentación interesante sobre el conde Rossi, el emisario de Mussolini que lideró una salvaje represión en Mallorca. Hay varios informes que han pasado desapercibidos en la historiografía y revelan nuevos datos del personaje.

Una novedad es que el conde Rossi también causó mala impresión a uno de los dos capitanes italianos que ya estaban en la isla: Luigi Sansonetti, comandante del crucero Fiume, anclado en Palma. Este oficial y Carlo Margottini, comandante del crucero Malocello, eran los verdaderos “hombres fuertes” de Mussolini en Mallorca, como apunta Massot i Muntaner. Sansonetti envió un informe a Roma el 30 de agosto de 1936, cuando todavía estaba por decidir la Batalla de Mallorca, en el que lamentaba la elección de Rossi como emisario: “Es un hombre de corazón, un hombre de acción, un verdadero capitán de la fortuna, enérgico, impresionante, pero engorroso, sin demasiado tacto y carente de suficiente pasado militar”. Por eso, le ordenó limitarse a asesorar al Marqués de Zayas en la organización de La Falange. Otro que desconfiaba de él era el comandante de la aviación italiana, Leone Gallo.

Rossi escribió su primer informe a Roma poco después, el 11 de septiembre de 1936, cuando estaba en pleno júbilo por el triunfo sobre Bayo: “Tras la soberbia victoria, la entrada en todos los pueblos de Mallorca se realiza con maravilloso entusiasmo, entre continuas aclamaciones a nuestra Patria, al Duce y al Fascismo”. Su sueño en ese momento era conquistar todas las islas, dar todo el poder a La Falange y luego desembarcar en la península, pero encontró varios obstáculos.

En el texto señala a los principales enemigos de la “fascistización” de Mallorca: “Los masones y los capitalistas”. Desconfiaba de personalidades como Joan March. A hablar de sus apoyos, demuestra sus dotes para la exageración: “Las Falanges, el Ejército, el Pueblo y el Clero, a los que llevé a la Victoria, me siguen y me estiman (al menos eso creo). Estoy cosechando los beneficios del prestigio personal que gané en el Frente”. En realidad, su participación en la batalla fue testimonial y los únicos que le seguían eran los falangistas. Los militares enseguida advirtieron su ignorancia y quisieron deshacerse de él.

El 20 de octubre envió otro informe que incluye una frase tremenda sobre la represión: “El número de prisioneros que encontré a mi llegada ha disminuido considerablemente. Cada día hay una limpieza radical de los lugares y de las personas infectadas”. Como concluye Massot i Muntaner, los militares y las potencias democráticas evitaron la consolidación de la obra de Rossi, pero el daño que hizo en el intento es imborrable.

(Columna Tejiendo historia, publicada en el diario Ultima Hora (Mallorca) el viernes 15 de enero de 2021. Sale cada 15 días en papel)

Publicado en Historia, Opinión | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

Ultima Hora publica la oferta de cesión de Mahón a los ingleses en 1938

El diario mallorquín Ultima Hora ha publicado como reportaje este martes 5 de enero de 2021 mi investigación sobre la oferta de cesión del puerto de Mahón a los ingleses en 1938 para conseguir su apoyo al bando republicano. Lo firma el periodista Josep Pons Fraga. Se puede leer online aquí. Lo avancé en un artículo de opinión aquí.

El reportaje publicado en la página 20 de Ultima Hora el 5 de enero de 2021.
Publicado en Historia | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

Los Hechos de Mayo de 1937 en Youtube

He seguido el consejo de mi sobrino y he subido mi primer vídeoblog a Youtube. He elegido una de las partes más importantes de mi tesis doctoral: los Hechos de Mayo de 1937 en Barcelona. Resumo en seis minutos unas cien páginas. ¡Espero que os guste!

A lo mejor hago otro del Golpe de Casado o del tema que me propongáis :)))

Publicado en Historia, Opinión | Etiquetado , , , , , | 1 Comentario

Un diario menos y 179 periodistas en paro

Informe de la Profesión Periodística 2020, de la Asociación de la Prensa de Madrid.

Esta pandemia ha acabado finalmente con el tercer diario de la comunidad: El Mundo / El Día de Baleares. Ayer mismo conocimos la decisión de la empresa: echan a nueve trabajadores y dejan sólo dos corresponsales en Mallorca e Ibiza. Desaparece así una cabecera regional con 40 años de historia que se había distinguido en el periodismo de investigación y la defensa de la unidad de España. Dicen que muchos corruptos están en la cárcel gracias a su perseverancia, y no se equivocan.

Baleares es líder en descenso del PIB (-26%) y eso se refleja también en el sector del periodismo. Si hace un año teníamos una salud de hierro, ahora somos un paciente en UCI. Según el Ministerio de Trabajo, hay actualmente 179 periodistas en paro, algo más del doble que en 2019. Somos la comunidad donde más ha crecido con mucha diferencia: un 121%. En comparación, la media nacional ha subido un 23%. La pandemia ha roto todas las estadísticas. En Baleares llevábamos seis años reduciendo el número de parados en el sector hasta tener sólo 81. Estábamos prácticamente invictos, como el RCD Mallorca, y de repente hemos saltado al descenso directo.

El pasado viernes los periodistas nos manifestamos en la plaza de Cort. Un centenar de profesionales, sumando a los compañeros fotógrafos, cámaras y otros técnicos, protestamos para que la gente sepa que también lo pasamos mal. Nosotros, que trabajamos dando voz a todas las reivindicaciones sociales, poniendo un micrófono donde sólo hay silencio y discriminación, nos pusimos delante de la cámara para ser esta vez los protagonistas de la noticia. Nos pilla en un momento donde estamos organizados y unidos en la Asociación y el Sindicato de Periodistas, algo que hacía años que no ocurría. Los lemas fueron “Mi precariedad es tu desinformación” y “El final de esta crisis no tendrá quien lo cuente“.

Los periodistas pedimos dos cosas: que la sociedad sea consciente de que sin periodismo vamos al triunfo de la mentira y al abuso de poder; y que necesitamos el apoyo de la ciudadanía, las empresas y la Administración. Los gobiernos democráticos siempre han subvencionado los medios porque son un pilar de la democracia pero desde 2011 el Govern balear ha eliminado todas las ayudas. Sólo sobreviven las subvenciones a la prensa en catalán.

La primera facultad de Periodismo nació en 1903 en EEUU y en España hubo que esperar hasta 1971. Desde entonces, hay miles de profesionales formados para auditar la realidad y el poder, y ellos tienen que seguir siendo la referencia. A veces nos equivocamos, pero recuerde que esa información que llega por Whatsapp sólo puede ser verificada por un periodista. Por favor, siga confiando en nosotros.

(Columna Tejiendo historia, publicada en el diario Ultima Hora (Mallorca) el viernes 18 de diciembre de 2020. Sale cada 15 días en papel)

Publicado en Opinión | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

El marketing del narcotráfico

Noticia publicada por El País el 6 de noviembre de 2020 (Madrid).

Si hay un sector que ha sabido reinventarse en la pandemia, es el sufrido y siempre poco reconocido gremio de los camellos. Carecen de sindicato, apoyo social y política alguna de Promoción, pero han cuidado las otras tres pes del marketing para mantener el negocio a flote: Producto, Precio y Punto de venta (distribución). Hablemos primero del Producto. Fuentes de toda insolvencia me confirman que, a pesar de los años, la calidad se mantiene. Pueden acabar con doce Pablos Escobar e incautar toneladas en el Atlántico, siempre hay stock para atender la demanda, incluso en picos como Nochevieja.

Hablemos del Precio. He aquí la muerte de toda regla de mercado. En la cocaína no existe inflación, valor moneda ni desequilibrios entre oferta y demanda. Un gramo cuesta exactamente lo mismo que hace 30 años: 60 euros (10.000 pesetas). Si quieres mejor calidad sube a 70 o incluso a 100 si es “original”. Es un producto que ha sabido absorber el factor euro. En cambio, un café cuesta ahora casi el doble.

La mayor reinvención ha sido en la distribución. Antes obligaban al consumidor a ir al poblado de Son Banya, lo que creaba bochornosos atascos nocturnos con coches de alta gama. Aunque se intentaba proteger al cliente y “el ambiente de compra”, las malas lenguas –y narices– hablan de casos de asalto, así que no era una experiencia agradable. Durante el confinamiento dieron un vuelco al asunto y trasladaron la venta a los pasillos de los supermercados. Era el único lugar donde podía ir el cliente, así que allí estaban ellos. Con la vuelta a la circulación, han dado un paso más y llevan el material a tu propia casa. Sólo hay que enviarles ubicación, como si fuera un Uber.  

El problema se ha dispersado, ya no está en un sólo sitio –Son Banya–, así que es más difícil de detectar. Ahora, para circular por la ciudad, los camellos van en patinete eléctrico y se disfrazan de deportistas, repartidores de comida o de obreros con la droga dentro de las herramientas. ¿Quién va a sospechar de un humilde trabajador cargado de precariedad? Pues es un pequeño traficante que va de casa en casa. En lo alto de la pirámide alimentaria está el camello taxista.

El último informe del Observatorio Europeo sobre Drogas avisó de dos cosas: que España sigue líder en consumo de cocaína y cannabis, y que internet ha “uberizado” la distribución. Los camellos han convertido las crisis en oportunidades y mueven unos 7.000 millones de euros al año en España. Este dinero no tributa pero computa en el PIB nacional desde 2013. Una peligrosa salida en una sociedad con un 40% de paro juvenil.

Noticia publicada por el diario Ultima Hora el 23 de octubre de 2020 (Palma).

(Columna Tejiendo historia, publicada en el diario Ultima Hora (Mallorca) el viernes 4 de diciembre de 2020. Sale cada 15 días en papel)

Publicado en Opinión | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

Las tres muertes del 20N

Buenaventura Durruti, en el frente de Aragón en agosto de 1936.

El 20 de noviembre es la efeméride del fascismo en España por las muertes este día del fundador de Falange Española, José Antonio Primo de Rivera, y del dictador Francisco Franco. El primero murió ejecutado por el bando republicano en la cárcel de Alicante en 1936 acusado de conspirar contra la República; el segundo en un hospital de Madrid en 1975 tras gobernar el país durante 40 años. El hecho de que coincidieran –o se hicieran coincidir– ha convertido esta fecha en un día de enfrentamiento entre nostálgicos de la dictadura y antifascistas. Cada año hay manifestaciones y se saldan viejas cuentas.

El 20N, sin embargo, se llevó otra vida importante en la Historia de España: la del anarquista Buenaventura Durruti. Este leonés nacido en 1896 es la figura que mejor representa el ardor libertario que germinó en el país a principios del siglo XX. Expulsado de la UGT por su papel en una huelga, se pasó al sindicato anarquista CNT y vivió en permanente clandestinidad. Participó en el asesinato del arzobispo de Zaragoza en 1923, preparó un atentado contra Alfonso XIII y desplegó su activismo contra los patrones en países de Europa y América. El 19 de julio de 1936 lideró a los anarquistas de Barcelona en su victoria contra los golpistas y partió a la conquista de Zaragoza con 3.000 hombres y mujeres bajo el nombre de Columna Durruti.

La muerte le llegó en la defensa de Madrid. El 19 de noviembre de 1936 se acercó a la primera línea del Hospital Clínico a detener una desbandada de sus hombres. Nunca se ha sabido qué pasó realmente. Sólo sabemos que una bala le atravesó el pecho al entrar en su coche. Algunos creen que le disparó uno de sus hombres; otros que fue una bala perdida del enemigo. La tercera versión es que se le disparó su propio subfusil. Tuve la ocasión de investigar a fondo el suceso en mi tesis doctoral y todo encaja con la última hipótesis. Creo firmemente que fue un terrible accidente. Murió al día siguiente en el Hotel Ritz de Madrid. Su entierro en Barcelona congregó a medio millón de personas.

Su figura se mueve entre la realidad y la leyenda. Se han escrito varias biografías y personajes de película. El sacerdote que sirvió en su columna, Jesús Arnal, lo describió así en sus memorias tituladas Por qué fui secretario de Durruti: “Durante mi permanencia a su lado no vi en él más que a un hombre normal, sin vicios ni grandes pasiones humanas: no era bebedor ni mujeriego; jamás le vi rencoroso ni vengativo, ni tampoco sanguinario, como muchos han pretendido. Más bien me pareció un buen compañero para todos los que le rodeaban”.

(Columna Tejiendo historia, publicada en el diario Ultima Hora (Mallorca) el viernes 20 de noviembre de 2020. Sale cada 15 días en papel)

Publicado en Historia, Opinión | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario

Memoria selectiva ‘versus’ Historia

Cartel explicativo en Berlín de la Legión Cóndor, la Spanische Allee y la Gernica-Platz.

Berlín tiene una calle dedicada a la Legión Cóndor. Sí, eso ocurre en un país que se usa en España para dar lecciones de antifascismo. Se trata de la “Spanische Allee” (Avenida Española) y no se crean que no se han planteado cambiarla. Lo que ocurre es que prefirieron resignificarla. Llamaron al parque que está en la misma avenida “Guernica-Platz” y añadieron una placa explicativa: “La ciudad de Guernica fue destruida por el escuadrón de vuelo alemán de la Legión Cóndor en la Guerra Civil Española en 1937. Este crimen provocó muchas víctimas civiles. La Spanische Allee obtuvo su nombre con motivo del regreso de la Legión Cóndor en 1939”.

Italia, el país que inventó el fascismo y colgó a Mussolini de una gasolinera, también se usa en España para dar lecciones de antifascismo y tiene un enorme monolito en la puerta de su Ministerio de Exteriores con la leyenda “Mussolini Dux”. Cualquiera que circule un poco por Roma puede verlo.

Monolito a Mussolini en Roma.

Estos dos países se ponen siempre de ejemplo porque allí la apología del fascismo es delito –aquí sólo la apología del genocidio– pero prefirieron no borrar toda la Historia. Han optado por resignificar y educar en lugar de destruir, como hizo la exalcaldesa socialista de Palma Aina Calvo en Sa Feixina. Este planteamiento es el que defiende el historiador inglés Paul Preston, uno de los más respetados por la profesión y la izquierda española. Para él, los vestigios deben ser “instrumentos de educación” porque “no se puede borrar a Franco de la Historia”.

La semana pasada, el relator de la ONU para la verdad y la justicia (muy orwelliano todo), Fabián Salvioli, vino a Palma a inaugurar un posgrado de memoria histórica y afirmó que monumentos como Sa Feixina “revictimizan a las víctimas”. No quiero ni pensar en qué dirá en Roma o Berlín.

Monumento de Sa Feixina (Palma) con la inscripción de condena de las guerras y dictaduras.

La línea de Salvioli es la del Govern balear, por eso le invitaron. Ya han cambiado el nombre al polideportivo Príncipes de España porque su origen es franquista. También la semana pasada los partidos que nos gobiernan rechazaron una moción para homenajear a los muertos en los bombardeos republicanos de Palma y perdieron una oportunidad de oro para demostrar que su memoria no es selectiva.

El historiador Santos Julià afirmó en su libro Elogio de Historia en Tiempo de Memoria (2006) que “un Estado democrático no puede recordar a unos y olvidar o volver invisibles y excluir a otros, como fue el caso de la dictadura, por la simple razón de que una democracia no es una dictadura vuelta del revés”. Avisó de que la función social de los historiadores no puede ser sustituida por una memoria “selectiva y subjetiva”. Se puede ser antifascista sin llevar un martillo demoledor de la Historia.

(Columna Tejiendo historia, publicada en Ultima Hora el viernes 6 de noviembre de 2020. Sale cada 15 días en papel).

Publicado en Opinión | Etiquetado , , , , , | 1 Comentario

Nazis en Mallorca

El Restaurante Sigfrido es ahora un supermercado. Carretera Alcúdia-Artà, número 41.

Este martes visité la zona militar de La Albufera, en el Port d’Alcúdia, con el investigador local Manuel Espinosa y, al pasar por la carretera a Artà, me dijo: “Mira, ahí estaba el restaurante Sigfrido, donde iban los nazis de la isla”. Ahora hay un letrero con la leyenda “Supermercado Sigfrido”. “En la venta exigieron al nuevo propietario que mantuviera el nombre”. Manuel me contó que Otto Skorzeny, unos de los mejores oficiales de Hitler, pasó allí buenos ratos con amigos y camaradas. Un teniente coronel de las SS que nunca se arrepintió de nada. Muchos alcudiencs le recuerdan –también Manuel– porque se dejaba ver en la playa o en la plaza del pueblo. Era fácil reconocerlo: medía dos metros y tenía una enorme cicatriz en la cara.

Otto Skorzeny y Adolf Hitler.

La historia de Skorzeny se conoce muy bien gracias a su archivo. En marzo TVE e IB3  estrenaron un excelente documental de la productora Quindrop: El hombre más peligroso de Europa. Así le llamaban sus enemigos. Era inmensamente popular por cumplir operaciones imposibles, como la liberación de Mussolini. Tras la guerra, Skorzeny se libró de la muerte por ser demasiado valioso y muchos países lo contrataron como asesor, incluso Israel. Franco lo protegió y él eligió Alcudia para descansar. Se compró una casa frente al mar y nadie lo molestó hasta su muerte en 1975.

Todos sabemos que Mallorca fue un atractivo refugio para los nazis derrotados pero lo extraño es que hemos encontrado muy pocos. Hay muchas leyendas, como que compraron fincas y celebraban reuniones. El libro El nazismo al desnudo (CNT, 1938) reveló que en 1936 el sindicato nazi tenía 35 afiliados en Mallorca y había células en Santa Ponsa, Sóller, Muro, Formentor y Cala Rajada. El periodista de Mallorca Magazin Alexander Sepasgosarian ha publicado en su libro en alemán Mallorca bajo la cruz gamada (2017) que el partido nazi llegó a tener 55 miembros en la isla. También había alemanes antifascistas que acabaron siendo perseguidos por sus compatriotas.

Muchos se quedarían a vivir pero en todos estos años sólo he conseguido encontrar a dos. Ambos habían pertenecido a las Juventudes Hitlerianas y lo curioso es que ninguno estaba arrepentido. Uno vivía en Palma y en su casa exponía sin miedo todas sus insignias. Justificaba las acciones de Hitler salvo el Holocausto, que juraba desconocer, y recordaba cómo su padre, que era socialista, murió como soldado de la Wehrmacht en la defensa de Budapest. Llegó a decirme cosas tan graves que decidí omitirlas en la entrevista. Otro lo encontré en el Arenal y nunca publiqué nada. Recuerdo que insistía en que todos eran nazis porque la economía mejoraba y que lo más importante es dar de comer a tus hijos.

(Columna Tejiendo historia, publicada en Ultima Hora el viernes 23 de octubre de 2020. Sale cada 15 días en papel).

Publicado en Historia, Opinión | Etiquetado , , , , | 4 comentarios

La calle a Indalecio Prieto de Palma

Ahora que estamos de escalada cainita y debatimos sobre quién merece y desmerece una calle, voy a lanzar una pregunta inocente: ¿Indalecio Prieto merece la calle que tiene en Palma? Desde el punto de vista democrático, sí, porque fue un socialista moderado que luchó por la libertad y la democracia. Además, fue un acérrimo antiestalinista que se opuso a la deriva soviética de Negrín y el PCE durante la guerra civil. Sin embargo, su relación con Mallorca tiene dos hechos oscuros que debemos recordar.

Prieto fue el principal responsable de la retirada republicana en la Batalla de Mallorca. Se oponía a que la República dedicara esfuerzo alguno a luchar contra el fascismo en la isla. “La conquista de cualquier provincia española vale de momento muchísimo más que la toma de Mallorca”, afirmó en un artículo el 26 de agosto de 1936, justo cuando las operaciones republicanas iban mejor. El capitán Alberto Bayo dice que aquello fue “un bombardeo más terrible que el de los italianos” y le culpó el resto de su vida. Prieto consiguió lo que quería: el gobierno republicano dio orden de reembarcar y ya nunca más se intentó liberar a la isla de las garras del fascismo. Prieto luchó por la libertad y la democracia, pero no en Mallorca.

En su artículo, el socialista asturiano decía que la isla podía quedarse en manos rebeldes porque no tenía armada y “no van a venir los mallorquines a nado, con su fusil a la espalda, a invadirnos por Levante”. Lo que ocurrió fue que los italianos montaron una base aérea y machacaron la retaguardia republicana con más de 5.000 muertos. Vamos, que son los franquistas mallorquines los que deberían ponerle una calle a Prieto por despreciar de esa manera una posición tan importante.

Además, durante la guerra fue ministro de Marina y Aire, y después ministro de Defensa Nacional, es decir, que fue el principal responsable de los bombardeos sistemáticos e inútiles contra la población civil mallorquina. Aquellos ataques, además de incumplir todas las normas del derecho internacional, sólo conseguían enfurecer a los franquistas para que reprimieran más, como ocurría en el bando contrario. Por ejemplo, el 31 de mayo de 1937 tres aviones atacaron el centro de Palma (calle Socorro) y mataron a 10 civiles inocentes, entre ellas las hermanas Antonia, Magdalena y Mercedes Muñoz Martí. En total, murieron 108 civiles en los bombardeos, 35 de ellos niños. Ninguno tiene una calle en Palma.

Poca gente con poder en 1936 aguanta un análisis crítico si se rasca un poco. Parafraseando al cardenal Richelieu, dadme seis líneas del hombre más honrado de Francia y encontraré razones para ahorcarlo. Tenemos debates cainitas para rato.

(Columna Tejiendo historia, publicada en Ultima Hora el viernes 9 de octubre de 2020. Sale cada 15 días en papel).

Publicado en Historia, Opinión | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

El plan de bombardeo republicano de Roma

El ‘Katiuska’ tenía una autonomía de 1.450 kilómetros. El trayecto de Mahón a Roma y vuelta era de 1.436.

De todos los planes de la República por ganar la guerra, posiblemente el más disparatado fue el de bombardear Roma y el Vaticano. Un plan que apenas aparece en los libros de Historia. La idea era despegar desde Menorca una escuadrilla de Tupolev SB-2 –llamados Katiuskas–, volar hasta Roma, soltar la carga y volver. Todo para dar un buen susto al Papa y a la Italia fascista.

El teniente coronel Leocadio Mendiola, uno de los pilotos más laureados de la República, confesó poco antes de morir que la propuesta fue suya: “Aquella idea partió de mí y se la hice saber a Hidalgo de Cisneros. No pensé en bombardear los lugares sagrados, sino en lanzar una pancarta que dijera que como los obispos bendecían a los aviones italianos que venían a matar españoles, nosotros podríamos corresponder a tan indigno proceder. El Katiuska tenía autonomía suficiente para volar hasta Roma y regresar a Menorca. Me denegaron totalmente el proyecto. Decían los políticos que la República no podía incrementar la espiral de guerra”. Por esa razón le rechazaron también la idea de bombardear la fábrica de aviones de Turín.

El tanquista republicano Álvaro Cortés Roa dice en sus memorias que también hubo un plan para bombardear de verdad Roma. Afirma que estaba preparada una escuadrilla de Katiuskas “con las bombas colocadas en sus lugares” y “todo lo necesario para ir, bombardear y volver a la base”. Sin embargo, “una contraorden llegó justo a tiempo para evitar que la escuadrilla emprendiera el vuelo”. Aquello creó un gran debate en el Ejército Popular, con unos a favor y otros en contra. Sólo se podía hacer desde Menorca, así que Baleares quedaría en medio del follón.

El bombardero ruso Tupolev SB-2, alias ‘Katiuska’.

La República estaba desesperada por la ayuda inglesa y francesa. Algunos proponían atacar a Alemania o Italia para que declarasen oficialmente la guerra y así remover el avispero europeo. El estallido de la II Guerra Mundial podía salvar a la República Española. El coronel Vicente Rojo propuso hundir barcos alemanes en el Canal de la Mancha pero Negrín y Azaña se negaron.

Rojo tenía sus razones. La marina nazi había bombardeado Almería como respuesta a un ataque en Ibiza al acorazado Deutschland y los italianos de Mallorca devastaban Barcelona sin rendir cuentas a nadie, salvo a Mussolini. Incluso llegaron a atacar la capital catalana despegando directamente desde Roma, como explica Gaspar Salom Ferragut en su libro Mallorca, el teatre decisiu (Purpurina, Manacor, 2019). Aquello eran agresiones extranjeras en toda regla pero las democracias europeas no reaccionaron. El ministro de Defensa, Indalecio Prieto (PSOE), llegó a ofrecer los puertos de Mahón y Cartagena al Reino Unido a cambio de su apoyo. Tampoco hubo respuesta. Este abandono condicionó el resultado de la guerra.

(Columna Tejiendo historia, publicada en Ultima Hora el viernes 25 de septiembre de 2020. Sale cada 15 días en papel).

Publicado en Historia, Opinión | Etiquetado , , , , , | 2 comentarios

El nivel ‘Que te jodan’

La noticia sobre el premio que publiqué en El Mundo / El Día de Baleares el 14 de julio de 2008.

Esta es la historia real e increíble de Xisco, un chaval de Pere Garau que llegó al nivel ‘Que te jodan’, es decir, la capacidad de mandar a la mierda a quien quieras. Ocurrió en 2008. Él tenía 31 años y trabajaba en una empresa de construcción. Cada domingo sufría ataques de ansiedad pensando en el lunes. Su trabajo le absorbía y quería dejarlo todo. Y vaya si lo dejó.

En enero de aquel año vio que los compañeros del almacén jugaban a la Primitiva y propuso a su departamento hacer lo mismo. Cada lunes, seis compañeros ponían dos euros. Siempre la misma combinación, ninguna especial. Ni siquiera él la recuerda. Fue la que salió al azar en la primera apuesta. El 12 de julio de 2008 les tocaron 15 millones de euros, el segundo mejor premio de la historia de Baleares en ese momento. Era sábado y Xisco todavía no sabía nada. Salió de marcha y no entró en el Backstage para no pagar la entrada.

El domingo dormía la siesta cuando le llamó un compañero: “¡Nos ha tocado!”. “¿Cómo? ¿Cuánto?”. Se cortó la llamada y entró en la web de la Primitiva. Vio el premio (2,5 millones por cabeza) y salió corriendo a por el que guardaba el boleto. Se abrazaron en una calle de Son Oliva y rodaron por el suelo. Una vecina les preguntó desde una ventana: “¿Sois vosotros los de la lotería?”. La noticia estaba en todos los medios. El banco les abrió en domingo y les prometió algo increíble: iban a cobrar cada uno 8.000 euros al mes sólo en intereses.

El lunes fueron los seis al trabajo en estado de shock. Los compañeros del almacén les esperaban ansiosos en la puerta: “¡Qué cabrones!”. Dos de los ganadores soltaron a la empresa el ‘Que te jodan’ ese mismo día. Los otros esperaron unas semanas.

Hace 12 años que Xisco no trabaja. Ahora vive con su novia en una discreta casa en las afueras de Palma. Su vida es ir al gimnasio, leer, viajar… “En los sitios caros me siento algo incómodo”, confiesa. Recuerda algo extraño: el día antes del premio, soñó que un pájaro entraba en su cuarto. Buscó en Google el significado y decía: “Tu vida va a tocar las puertas del éxito”. “Yo siempre digo que me tocó dos veces, porque fue justo al inicio de la crisis y me hubieran despedido. Mi premio es el tiempo. Es levantarme un lunes y no tener obligaciones. Prefiero esto que un coche caro”. Y repite la escena de John Goodman en la película El Jugador: “Si ganas 2,5 millones, te pones el resto de tu vida al nivel ‘Que te jodan”.

(Columna Tejiendo historia, publicada en Ultima Hora el viernes 11 de septiembre de 2020. Sale cada 15 días en papel).

Según la UOC, el 70% de los ganadores de la lotería se arruinan en 5 años.

Publicado en Opinión | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario

Los milicianos de Son Coletes

El arqueólogo Cesc Busquets, junto a la zanja donde han encontrado seis milicianos. Última visita pública a la fosa, el 13 de agosto de 2020.

La excavación de la fosa del cementerio de Son Coletes (Manacor) era una apuesta arriesgada del Govern que ha salido bien. Arqueólogos y antropólogas de la empresa ATICS han trabajado varios meses y justo al final han encontrado 18 cuerpos de asesinados en 1936. Algunos creían que no habría nada y, por eso, dicen que “se han tapado muchas bocas”.

El éxito ha sido efímero porque ya han parado hasta el año que viene. Ahora que han localizado la zanja donde se supone que hay unos 40 milicianos, habrá que esperar a que el Govern autorice una segunda fase.

Son Coletes se creó en 1820 para enterrar fora vila a los muertos por la peste. Era un cementerio fantasma en un pequeño valle con una cruz en el centro. En 1936 se convirtió en un lugar perfecto para eliminar opositores a la sublevación militar. Allí asesinaron a izquierdistas mallorquines y a los milicianos que quedaron prisioneros tras la batalla del Desembarco de Bayo. Gracias a varios testigos, sabemos que los falangistas cavaron zanjas cerca de la cruz y apiñaron allí los cuerpos. Después el tiempo y el silencio quemaron su memoria.

Milicianos antifascistas presos tras la Batalla de Mallorca el 4 de septiembre de 1936 en la Escola Graduada de Manacor. Todos fueron fusilados y enterrados en Son Coletes.

En 1953 volvieron las excavadoras para convertir el lugar en un gran cementerio municipal. Se cementó todo y se levantaron grandes paredes y nichos. Algunos testigos afirman que algunos huesos se metieron en sacos y se llevaron en camiones a un lugar desconocido. Por eso, era tan difícil que quedara algo de la guerra civil.

Los arqueólogos no pueden tocar las tumbas actuales, así que sólo excavan los pasillos. Su primer éxito fue encontrar la base de la cruz. Muy cerca había dos zanjas con doce cuerpos de 1936 que parecen ser civiles. Hay dos mujeres con cal viva encima que conservaban botones de camisa y unos zapatos de tacón. Por edad, no son las cinco milicianas que dejaron un diario.

A unos tres metros había otra acequia mal hecha, posiblemente falangista, con seis cuerpos de hombres que sí podrían ser milicianos. Hay insignias de infantería, correaje, botas y alguna bala. Uno de ellos iba vestido de militar y guardaba una moneda soviética en el bolsillo. Es posible que sea uno de los rusos que vino con Bayo. También podría ser un oficial comunista que guardó esa moneda hasta el último momento. Será difícil confirmarlo.

Moneda encontrada en el bolsillo de un individuo vestido de militar asesinado en 1936 en Son Coletes.

La meta de los arqueólogos Jordi Ramos y Cesc Busquets es identificar al menos a uno y entregar el cuerpo a los familiares. Para ello, seguirán excavando el año que viene y obtendrán nuevas pistas. Les ayudaremos todos los investigadores. Por lo pronto, ya han conseguido despertar un interés sin precedentes.

(Columna Tejiendo historia, publicada en Ultima Hora el viernes 28 de agosto de 2020. Sale cada 15 días en papel).

Publicado en Historia, Opinión | Etiquetado , , , , , | 2 comentarios